Hace casi 30 años los juegos basados en licencias cinematográficas no tenían por qué ser de mala calidad, sino todo lo contrario. Ducktales (1989), Castle of Illusion (1990) o Aladdin (1993), entre muchos otros, fueron videojuegos excelentes y referencias de sus respectivas plataformas. Hoy os hablamos de Quackshot (1991), tal vez el mejor videojuego protagonizado por el Pato Donald.

¿Os gustan los títulos de plataformas clásicos? Y los dibujos de Donald Duck, ¿qué tal? Si habéis respondido con un “sí” a cualquiera de esas dos cuestiones, Quackshot os interesa. Este clásico de 16 bits fue desarrollado por la mismísima Sega. Es un título en el que se puso toda la carne en el asador, y se nota: es una aventura por todo el mundo en toda regla, con exploración, recopilación de objetos, plataformas e impresionantes jefes finales.

Con un simpático estilo de dibujos animados por el que apenas ha pasado el tiempo, una banda sonora pegadiza y un magnífico control, pocas excusas hay para no probar este clásico de las plataformas en 2D. ¿Listos para viajar por todo el globo en busca de un legendario tesoro?

El Pato Donald, cazador de tesoros

El Pato Donald comienza a investigar la biblioteca del Tío Gilito (Rico McPato en Latinoamérica), y entre los libros más antiguos encuentra la historia del Rey Garuzia. Ese personaje fue el emperador del Gran Reino Pato y logró reunir muchísimas riquezas. Al abrir el libro, cae un mapa que parece conducir al lugar en el que se encuentra el legendario tesoro del emperador, y en él ve Donald la oportunidad de hacerse inmensamente rico. Sí, incluso más que el mismísimo Tío Gilito.

El famoso pato decide llamar a sus sobrinos Jorgito, Juanito y Jaimito (Hugo, Paco y Luis en Latinoamérica) para que piloten una avioneta y le ayuden a recorrer todo el mundo en busca de las riquezas del Rey Garuzia. Sin embargo, espiando a Donald, la malvada banda de Pete se entera de la existencia del tesoro, y decide perseguirle durante toda la aventura para hacerse con él antes que nuestro héroe.

En Quackshot nuestro objetivo es hallar el tesoro del Rey Garuzia, pero antes tendremos que recorrer todo el globo para reunir pistas y encontrar otro mapa. Al empezar el juego, podemos acceder a tres localizaciones: México, Patoburgo y Transilvania. Cuando las superemos todas, obtenderemos otro mapa con el que tendremos la posibilidad de acceder a nuevas zonas, y así hasta que finalmente logremos llegar al lugar en el que se encuentra el legendario tesoro.

Podemos acceder a todas las localizaciones que tengamos disponibles a placer, pero habrá que visitarlas todas para poder superar el juego, pues deberemos recoger armas y objetos como llaves, talismanes o notas para avanzar. Para poder hacer esto, deberemos utilizar nuestra avioneta, a la que podremos llamar en ciertos puntos de las fases.

Por ejemplo, para acceder a ciertos recintos cerrados, necesitaremos llaves, o nos hará falta una nota para resolver un puzle en concreto en cierto punto del juego. Y es que para terminar Quackshot no bastará nuestra habilidad: también tendremos que explorar y recorrer las fases usando los objetos que hayamos ido consiguiendo.

Eso también se aplica a las armas: nuestra arma principal será una pistola que dispara desatascadores (sí, en serio) y con ese arma básica podremos atontar a los enemigos, pero no matarlos. Para eliminarlos tendremos que usar maíz (que se dispara como si fuera una ametralladora, pero debemos ir recargándola para que no se nos acabe la munición) o bolas de chicle que conseguiremos en cierto punto del juego. Las bolas de chicle nos servirán también para romper determinados muros.

Las fases y los enemigos son variados. A pesar de ser un juego de plataformas de avance lateral, la acción también coge importancia, e incluso la exploración cuando accedamos a recintos cerrados.

El juego es retante en todo momento, y tiene una dificultad totalmente apropiada y ascendente. Sin duda, han hecho un buen trabajo, aunque (curiosamente) quizá pueda ser algo complicado para los más pequeños de la casa. Necesitarán paciencia para terminarlo, pero lo conseguirán con esfuerzo.

¿Qué tal ha envejecido?

Todos estos toques de metroidvania hacen que Quackshot sea un videojuego increíblemente variado todavía en la actualidad. También ayuda el apartado visual, muy cuidado por aquel entonces: cuenta con un logrado estilo Disney. Donald es clavado al pato que veían los niños por televisión, y su aspecto cómico y cartoon se mantiene en Quackshot. Si la consola hubiera sido actual, con semejante esfuerzo artístico uno tiene claro que el título habría tenido un cel-shading casi perfecto.

Los escenarios están ambientados por todo el mundo (al estilo pato, claro) y visitaremos lugares como el castillo de Drácula en Transilvania, Egipto, México, la famosa Patoburgo… Hay un montón de lugares diferentes por explorar, y todos están plenamente diferenciados de los otros.

La banda sonora también cumple de manera sobrada. Aunque por los instrumentos ha pasado el tiempo, Quackshot tiene una calidad de composiciones bastante competente, ya que hay temas acordes a cada escenario y que pegan a la perfección con cada fase.

También es un videojuego de plataformas relativamente largo para la época. Como ocurre con casi todos los juegos de este estilo, su secreto está en la rejugabilidad. A pesar de todo, para pasárnoslo por primera vez necesitaremos varios intentos porque Quackshot no es tan sencillo como a primera vista pueda parecer. Además, es más largo que otros juegos de plataformas de la época, como Sonic the Hedgehog. Terminarnos el juego nos llevará cerca de dos horas si ya nos lo conocemos, pero pasárnoslo por primera vez nos llevará algo más de tiempo.

Los continues infinitos reducen la duración del cartucho, pero uno entiende que son casi necesarios. De hecho, sin continues sería bastante complicado terminarse el juego. Y un título del Pato Donald no puede permitirse tener una dificultad parecida a la de Mega Man o Metroid.

Con una curva de dificultad brillante y un apartado técnico bastante bonito, Quackshot se revela como uno de los grandes títulos de los 16 bits y una auténtica joya de las plataformas. Es tan divertido hoy como en su día.

¿Dónde y cómo puedo jugarlo?

A diferencia de lo que ocurre con Castle of Illusion, Quackshot no ha recibido remakes ni relanzamientos, por lo que la única forma de jugarlo es usando un cartucho original de Sega Mega Drive. No debería ser muy difícil encontrar una copia por Internet por menos de 20 euros. En mercadillos y tiendas retro también es un título relativamente fácil de hallar, ya que fue muy vendido en su día.

¡Ah! Es bastante probable que os lo encontréis también en un cartucho que incluya el también sensacional Castle of Illusion, ya que se vendieron juntos durante los últimos años de Sega Mega Drive. No lo dudéis: el título de Mickey Mouse también vale la pena.

1+

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre