Muchos esperan con ganas el lanzamiento del próximo Animal Crossing para Nintendo Switch. Aprovechando este hype por la nueva versión de esta simpática saga, vamos a echar hoy una mirada atrás para conocer sus orígenes. Esto es Animal Crossing, el videojuego original lanzado para Nintendo 64. ¿Qué? ¿No salió para Nintendo GameCube? Lo cierto es que sí… y no. Este es el origen de una de las sagas más importantes de Nintendo en la actualidad.

Animal Crossing nació alrededor de la idea de aprovechar un reloj en un videojuego, por sorprendente que pueda parecer. El cartucho original de Nintendo 64, Animal Forest, salió en 2001 en Japón, unos pocos meses del lanzamiento de Nintendo GameCube. Como es lógico, este título no llegó a Europa para su consola original, sino directamente como un título de Nintendo GameCube.

Ese port resultó ser una versión extendida del clásico original, que ya de por sí era muy completo. Si echamos la vista atrás y volvemos al Animal Crossing de Nintendo GameCube, es fácil apreciar que es una revisión de un juego anterior: hay muchas opciones y se nota que los desarrolladores pulieron “algo”.

Las horas, estaciones y un calendario son el núcleo de Animal Crossing, y a partir de él se desarrolló todo lo demás. Hoy os hablamos del origen de una de las sagas más emblemáticas de Nintendo en la actualidad.

Una vida ideal

Animal Crossing es un videojuego que nos propone un planteamiento muy simple a primera vista: vivir nuestra propia vida. Sin embargo, las cosas no serán típicas, precisamente: tendremos que mudarnos a un pueblo aislado en mitad de la nada… habitado exclusivamente por animales, siendo el jugador el único vecino humano. Así, de repente, sin dinero ni pertenencias, llegaremos a nuestro pueblo: nuestro futuro hogar.

Tom Nook, el propietario de la tienda del pueblo, nos recibirá al llegar, y nos enseñará nuestra pequeña casa. Tras ver que no tenemos dinero para pagarla (realista, ¿verdad?), nos ofrecerá un trabajito en su tienda para ir abonando la deuda, y cuando expire el contrato, deberemos seguir pagando nuestra casa… Si queremos.

Así, en nuestro pueblo, podremos realizar decenas de actividades muy variadas, y seguiremos un calendario real con sus respectivas fiestas. Habrá un mundo vivo en nuestra consola, en el que siempre pasarán cosas, aunque nosotros no estemos.

Podremos relacionarnos con nuestros vecinos, pagar nuestra casa para ir ampliándola, decorarla a placer, capturar y coleccionar insectos y peces para exponerlos en nuestra casa, venderlos o donarlos al museo local, visitar los pueblos de nuestros amigos… Y todo, sin que nadie nos obligue a nada: el jugador dispone de su vida virtual con total libertad, y él es, en todo momento, el que decide cómo llevarla.

Igual que en entregas más recientes de la saga, ¿verdad? A pesar de que Animal Crossing podría considerarse una serie que ha ido actualizándose con cada lanzamiento, hay razones para disfrutar del juego original.

Un enorme abanico de opciones

Animal Crossing se caracteriza por tener muchísimas posibilidades que se basan en la libertad que hay: el jugador decide en todo momento qué es lo que debe y quiere hacer, y él mismo establece las normas de su pueblo.

Podemos decorar y ampliar la casa a nuestro gusto (ahorrando e invirtiendo dinero en ello, obviamente), dedicarnos a cazar y capturar bichos, a pescar peces, a relacionarnos y hablar con nuestros vecinos, hacer de recaderos, pagar la hipoteca de nuestra casa, asistir a eventos y concursos, recolectar fósiles…

Las posibilidades son muchas y muy variadas, y dado que el juego utiliza un reloj real (el interno de la consola), en el pueblo siempre pasarán cosas, aunque nosotros no estemos: los vecinos se darán cuenta si estamos mucho tiempo sin jugar, o recordarán si el día anterior hablamos con ellos, por ejemplo. Si el juego nos engancha, costará que nos cansemos o aburramos, porque siempre hay tareas por realizar.

Los habitantes tienen decenas de diálogos diferentes para que hablar con ellos resulte ameno y entretenido.

Dado que cada pueblo se origina de forma aleatoria, nuestro núcleo urbano será único e irrepetible, así que acceder al de otros usuarios o que ellos visiten el nuestro resulta siempre interesante. Para hacerlo, deberemos utilizar las Memory Cards de Nintendo GameCube: podremos hacer turismo en el pueblo de otra consola, que estará insertado en la otra Memory Card, o llevarnos a nuestro personaje en una tarjeta para poder visitarlo a placer. Eso es bueno porque nos sirve para mantener los beneficios de haber entrado en un pueblo ajeno en nuestra partida, ya sea el conocer nuevos vecinos (de los cuales hay decenas) o conseguir frutas y objetos que son exóticos en nuestro pueblo.

¿Qué tal ha envejecido?

Animal Crossing es un videojuego muy cuidado en general que posee muchísimas posibilidades distintas cubiertas. El calendario era muy completo, ya había cientos de muebles y trajes, poseía muchos vecinos distintos, un montón de cosas que hacer… Animal Crossing salió muy perfeccionado, tanto que si se disfruta hoy no se nota arcaico en absoluto. No tiene tantas cosas que envidiar a los títulos de la saga contemporáneos, de hecho: es una prueba de que ya se hizo un trabajo excelente en su día.

Gráficamente… los originales de Nintendo 64 eran excelentes. Realmente es el techo gráfico de la máquina de 64 bits, pero para GameCube el aspecto mostrado es un poco mediocre. Sin embargo, este videojuego se puede permitir el tener estos gráficos, ya se que se apoya en el particular y único estilo artístico de la franquicia.

La música también se nota que es de otra plataforma, a pesar de la calidad y variedad de las composiciones. En la cuestión audiovisual se siente muy desfasado. En su día ya se notaba que fue desarrollado para Nintendo 64, por lo que ese sentimiento aumenta al ser jugado hoy, a pesar de la calidad de los gráficos en su plataforma original.

Por lo demás… tiene poco que envidiar a los juegos recientes de la saga. Evidentemente, no tiene tantas opciones, el multijugador es más limitado y la personalización no es tan profunda, pero el núcleo jugable es exactamente el mismo. Cientos de muebles, decenas de vecinos distintos, uno de los pueblos más grandes de la saga, peces, bichos, fósiles… sigue siendo un juego que aguanta sorprendentemente bien el tipo.

¡Ah! Aparte de que el juego puede jugarse durante años sin problemas, incluye numerosos extras para alargar más su vida como posibilidades de conexión con Game Boy Advance (para usarla como herramienta de diseño o acceder a una isla secreta) o varios juegos de NES completos, entre los que están clásicos como Excitebike, Donkey Kong, Pinball o Balloon Fight. Este último extra no ha sido incluido en juegos recientes de la serie.

¿Dónde y cómo puedo jugarlo?

Hasta que Nintendo relance juegos de Nintendo GameCube, el juego original con su consola original sigue siendo el único modo de jugar a Animal Crossing en 2019.

Conseguir una copia original debería costar alrededor de 50 euros si la compramos por Internet, ya que se ha convertido en un juego algo escaso en tiendas de segunda mano y mercadillos. La versión original de Nintendo 64 solo salió en Japón, por lo que es mucho más rara y difícil de encontrar. Tampoco hemos de olvidarnos de que la edición de GameCube llegó no solo con numerosos extras, sino con una excelente traducción al español.

0

2 COMENTARIOS

  1. Me sorprende ver que hasta el Animal Crossing de Nintendo 64 aún se mantenga a día de hoy como un entrega sólida tras tantos años. Para ser sincero, creía que el AC de GC era eso, la entrega de GC pero no la de 64. Mi contacto con la saga ha sido con Wild World, al cual le eché cantidad de horas. Y ahora me encuentro entre que si debería de comprar 3D Leaf o esperarme al de Switch… Tengo muchas ganas de volver a la franquicia.

    Lo que sí he estado leyendo a otra gente durante entregas es que han ido suavizando esa mala baba que tenían los personajitos, lo cual es una pena.

    0
  2. ¡Buenas! Gracias por tu comentario, Yuri-Meza.

    Sí, eso es cierto. Había personajes con muy mal genio en las primeras entregas. Algunos eran incluso crueles en algunas ocasiones. Con el tiempo lo fueron suavizando, y también me pregunto si con la traducción al español se cambió alguna que otra cosa para el público occidental.

    Sí, el Animal Crossing de GameCube es un port con más opciones del de Nintendo 64, pero en su núcleo sigue siendo eso: un título de Nintendo 64. Aunque es increíblemente sólido y avanzado para su consola, como has podido ver.

    0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre