Muchas personas dicen que la Super Nintendo Entertainment System es la mejor consola que ha existido jamás. El debate está abierto porque la cantidad de máquinas con grandes juegos es considerable, pero hay que reconocer que quizá no les falte razón. La cantidad de joyas que “El Cerebro de la Bestia” nos dejó durante esa brutal guerra contra Sega es inmensa, y no hablamos solo de juegos buenísimos, sino de obras maestras atemporales que han influido de forma notoria a lo largo del desarrollo de la todavía joven industria de los videojuegos.

Fijar los 10 mejores juegos de SNES es difícil, y nuestro punto de vista siempre va a estar ahí, por lo que aclaramos lo siguiente antes de empezar: este top está basado exclusivamente en la percepción personal del redactor.

Sin más preámbulos, aquí tenéis el top de los 10 mejores juegos de SNES según el punto de vista de Bitjuegos:

10. Super Castlevania IV

Desarrolladora: Konami.
Género: Plataformas.
Año: 1991.

La verdad es que era complicado imaginar un top de juegos de SNES sin Super Castlevania IV dentro, uno de los títulos más aclamados de la veterana saga de cazavampiros de Konami.

Pocos juegos de plataformas en SNES superan a este título en ambientación, control y diversión. La lucha de Simon Belmont para vencer a Drácula en la primera entrega de la saga Castlevania se reimaginó para este título. Y el resultado fue increíble, complicado de superar, con una banda sonora buenísima y una epicidad difícil de imaginar dentro de un cartucho de 16 bits.

9. Contra III: The Alien Wars/Super Probotector: Alien Rebels

Desarrolladora: Konami.
Género: Run and Gun.
Año: 1992.

En la escena multijugador, creemos que Contra III (conocido en Europa como Super Probotector: Alien Rebels por la censura alemana) es el juego más divertido de Super Nintendo. Manteniéndose en la línea de su saga, este título tiene una dificultad inmensa, epicidad y acción a raudales.

Para muchos usuarios, Contra III: The Alien Wars es el mejor juego de toda la serie. Y es perfectamente comprensible, ya que la capacidad de adicción que puede llegar a crear este cartucho (sobre todo si tenemos a un segundo usuario con nosotros, insistimos) es complicada de igualar. Terminarlo es una odisea, pero el camino es tan divertido que vale la pena morir millones de veces para conseguirlo.

8. Mega Man X

Desarrolladora: Capcom.
Género: Plataformas y Acción.
Año: 1993.

Los de Capcom fueron listos. Mega Man había sido un éxito en NES, y dado que muchos de los fans del héroe azul habían crecido un poco y ya no eran tan niños, la compañía decidió renovar la imagen de la franquicia con un spin-off algo más maduro y adaptado a los adolescentes.

La jugabilidad a prueba de bomba de la saga se mantuvo (e incluso se potenció en algunos aspectos), la dificultad subió todavía más y el apartado técnico desarrollado fue espectacular: no solo los gráficos del juego son magníficos, sino que la banda sonora hizo gala de unas composiciones e instrumentos que no parecían sacados de SNES.

7. Killer Instinct

Desarrolladora: Rare.
Género: Lucha.
Año: 1995.

Street Fighter II, el otro gran candidato a aparecer aquí, fue un éxito de ventas, y en parte por esa gran popularidad nacieron obras como Killer Instinct. La profundidad de este juego, lanzado por la compañía británica Rare, fue tan grande que la cantidad total de combos y movimientos disponibles era bastante superior a la mostrada en otros títulos de lucha de la competencia.

Tal vez tenía menos personajes que otras obras del género, pero su sistema de juego, espectaculares gráficos y magnífico control hacen que tal vez sea la mejor obra de peleas de los 16 bits. Al fin y al cabo, por su sistema su vida útil era bastante superior.

6. The Legend of Zelda: A Link to the Past

Desarrolladora: Nintendo.
Género: Aventuras.
Año: 1991.

La primera epopeya de Super Nintendo fue superada en calidad por muy pocas, y eso que llegaron muchas y buenísimas. Sus numerosas influencias a lo largo de la historia en el género de las aventuras y en el de los action RPG son incontables, y por ese motivo es uno de los títulos más importantes de la consola: de no ser por él, muchísimos juegos posteriores nunca habrían existido.

Un gran mundo para explorar, numerosas y enrevesadas mazmorras y el establecimiento de unas importantes bases que iban a ser una clave para el desarrollo de una de las sagas más importantes de la historia de los videojuegos. A Link to the Past significó todo eso dentro de uno de las obras más divertidas de la máquina.

5. Super Mario World

Desarrolladora: Nintendo.
Género: Plataformas.
Año: 1990.

Dado que fue el primer juego lanzado para “El Cerebro de la Bestia”, Super Mario World quedó desfasado gráficamente en no mucho tiempo. En lo que nunca fue superado (y esto es lo importante) es la jugabilidad. Los usuarios que pudieron recorrer las decenas de niveles que este cartucho esconde pueden dar fe de ello: todo en este juego está calculado al milímetro, y se ve en él una dedicación pocas veces vista en otros títulos.

Terminarlo por completo era una tarea difícil y muy larga, y encima es uno de los cartuchos más rejugables de la consola. Super Mario World fue apuesta segura por la diversión pura y dura y una obra maestra de las plataformas que definió el género.

4. Final Fantasy VI

Desarrolladora: Squaresoft.
Género: RPG.
Año: 1994.

A menudo se dice que Super Nintendo es la consola con los JRPG de mayor calidad que han existido jamás (el debate se centra entre ella y la primera PlayStation), y Final Fantasy VI es una de esas obras que hacen a uno pensarlo. Decir que para gran parte de los jugadores más veteranos es el mejor título de la saga es decir mucho (aunque algunos defienden que es la novena entrega).

Esta obra contiene la que es, quizá, la historia más increíble jamás contada en un cartucho de 16 bits. Y por si eso no fuera poco, Final Fantasy VI posee una banda sonora magnífica, unos personajes inolvidables y un mínimo de 30 horas de juego. Fue una obra adelantada a su tiempo, y gran parte de la fama que se merecía acabó concentrada en su sucesor.

3. Terranigma

Desarrolladora: Enix/Quintet.
Género: Action RPG.
Año: 1995.

¿Otro RPG? Sí, y aunque a algunos no les suene, se trata de uno de estatus legendario. A menudo se habla de que Squaresoft “se corrompió con la llegada de Enix”, pero las personas que dicen eso no han conocido a esa increíble desarrolladora, creadora de títulos tan grandes como este magnífico Terranigma.

Llegó en español (sí, en serio) y es un juego poco conocido porque no llegó nunca a América. Su buenísima historia, enorme originalidad, divertidísimo sistema jugable y un apartado gráfico y sonoro sobresaliente hacen de él un gran juego, pero no solo por esas cuestiones, sino por las impagables sensaciones que logra transmitir en el usuario. De lo mejor que se ha hecho jamás en el género.

2. Chrono Trigger

Desarrolladora: Squaresoft.
Género: RPG.
Año: 1995.

¿Existe un RPG de Squaresoft lanzado para Super Nintendo que sea mejor que el increíble Final Fantasy VI? Sí: Chrono Trigger. Aunque la historia de este título sea un poco inferior a la del otro juego, brilla todavía más que él en el resto de aspectos. Esta aventura basada en viajes en el tiempo posee unos mejores personajes, una banda sonora de todavía mayor calidad, unos gráficos muy superiores y un esquema jugable mucho más adictivo.

Parecía imposible, pero existe. Es habitual verlo en la cima de las listas clasificatorias de su género, y también del Cerebro de la Bestia. Sin embargo, hay un juego que todavía es más perfecto que el casi intocable Chrono Trigger, y está en el primer puesto…

1. Super Metroid

Desarrolladora: Nintendo.
Género: Aventuras (metroidvania).
Año: 1994.

Si no era Chrono Trigger el primero, tenía que ser este otro. Hablar de Super Metroid no es fácil, ya que es hacerlo de una de las obras más grandes y perfectas que nos ha dejado la industria de los videojuegos en toda su historia.

Aunque cueste creerlo, posee una ambientación muy superior a la de juegos de esta generación que buscan transmitirla, a pesar de las enormes limitaciones técnicas en comparación a la actualidad. El trabajo detrás de este cartucho es titánico, y eso empieza a notarse desde el primer minuto de juego. Gráficos, sonido, dificultad, jugabilidad… todo está ajustado a la perfección, y en el apartado técnico se explota el Cerebro de la Bestia hasta el máximo posible.

Muy rejugable e imposible de imaginar en otro medio que no sean los videojuegos. Super Metroid es una obra maestra que fácilmente podría estar no solo liderando una lista de los mejores títulos de SNES, sino una que reuniese los mejores videojuegos de la Historia. Y no es para menos.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre