Rare ha desechado la idea de incluir en un futuro penalizaciones por morir en su último videojuego, Sea of Thieves.

En un post del blog de desarrollo del título se anunció el “Coste por muerte”, en el que se deducía una cantidad no determinada de oro cada vez que el jugador muere en Sea of Thieves. La cifra oscilaba en función del tipo de muerte, cuanto más ridícula era, más caro era este impuesto.

El productor ejecutivo de Sea of Thieves, Joe Nate, afirmó en su cuenta de Twitter que esta idea se ha cancelado definitivamente tras escuchar a la comunidad.

Por otro lado, Sea of Thieves ha recibido este martes una actualización para corregir errores, inestabilidad y mejorar la experiencia de juego. El tamaño de la actualización es grande: 9.99GB en Xbox One, 18.97GB en Xbox One X y 19.53GB en Windows 10.

Sea of Thieves ya está disponible en Xbox One y Windows 10, además de estar incluido en el servicio de suscripción Xbox Game Pass desde su lanzamiento.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre