Google ha presentado durante la Game Developers Conference de San Francisco Google Stadia, una iniciativa que busca ser un paso de gigante en el mundo de los videojuegos. En primer lugar, Stadia es un sistema de juego que prescinde de un PC físico o consola. Sí, es un sistema de juego por streaming.

El objetivo de Google es hacerle competencia directa a gigantes de la talla de Sony, Nintendo y Microsoft, y la compañía estadounidense ha explicado que “el futuro no son las consolas”. Esa oración es toda una declaración de intenciones: Google quiere ser el futuro de los videojuegos. Y cree que lo será.

Como los juegos se funcionarán mediante streaming, podremos jugar en cualquier dispositivo: tabletas, móviles, ordenadores, nuestro televisor… siempre y cuando tengamos un mando y una conexión a Internet.

Sin hardware. Todo en la nube

Google ha decidido que Google Stadia funcionará íntegramente desde Internet. Es decir: no necesitaremos ningún dispositivo físico que haga funcionar el juego, ya que este se retransmitirá desde Internet. Esto nos permitirá jugar a cualquier título, incluyendo los de triple A, desde una aplicación como Google Chrome.

Según la compañía, la velocidad y el buen funcionamento de los servidores de Google hace que todo este sistema sea viable. Hasta los juegos triple A más ambiciosos funcionarán en cualquier dispositivo mediante Google Stadia. ¿Y todo esto cómo? Una “buena conexión a Internet” será imprescindible, según la propia compañía. Es cierto que en muchísimos países no todo el mundo dispone de un buen Internet, por lo que es una incógnita cómo funcionará Stadia en diferentes Estados o incluso zonas. ¿Con baja calidad? ¿Con tirones o input lag? Es complicado saberlo todavía, ya que la compañía no ha ofrecido muchos detalles al respecto. Aún con todo, Google ha afirmado que ha querido apostar por la accesibilidad, aunque aún desconocemos los precios que tendrá la suscripción.

Google Stadia tendrá su propio mando, que recuerda muchísimo al de PlayStation 4. Será a priori la única inversión en hardware que quizá necesitemos, que desde luego será muy inferior a la de un PC o consola.

Potencia y números

Google ha querido sacar pecho anunciando que Google Stadia será mucho más potente que PlayStation 4 Pro y Xbox One X. Evidentemente, se empiezan a dar los primeros pasos hacia la siguiente generación, por lo que no deberíamos sorprendernos en exceso. A pesar de ello, las cifras son impresionantes: la máquina de Sony tiene 4,2 teraflops de capacidad procesamiento, mientras que Xbox One X, la consola más potente del mercado hasta el momento, cuenta con 6,0 teraflops. Google Stadia contará con 10,7 teraflops.

Phil Harrison, de la división de videojuegos de Google, ha afirmado que de salida tendremos los triple A más potentes funcionando en Google Stadia en 4K y 60 FPS con HDR. ¿Y qué más? Que con el tiempo tendremos ya cifras monstruosas a nuestra disposición: 8K y 120 FPS.

Apuesta por el consumidor de YouTube

Google ha prometido características muy interesantes que harán las delicias de cierto grupo de jugadores. La vinculación con YouTube será total: si estamos viendo un tráiler de un título que nos guste y tenemos activa la suscripción a Google Stadia, podremos ponernos a jugarlo con un solo clic. También, si estamos viendo a un youtuber o streamer mostrando un juego que nos interese, podremos ponernos a jugar a ese título siguiendo ese mismo procedimiento.

Incluso, podremos llevar más allá ese exponente más “casual” y podremos comprar directamente el título y empezar a jugarlo en el punto en el que ellos lo han dejado. ¿Y si nuestro streamer ofrece partidas multijugador? Podremos unirnos a ellas de inmediato. La línea entre videojuego, vídeo y partida en streaming se difuminará hasta un límite nunca visto.

Las partidas online masivas y los juegos de moda parecen la prioridad para Google, que ha prometido un servicio completamente libre de tramposos y hackers.

¿Una revolución?

Facilidad de desarrollo, accesibilidad, ausencia de hardware, sistemas que mezclan el juego con lo social… desde luego, la apuesta de Google es increíblemente ambiciosa y parece destinada a cambiar el mundo de los videojuegos tal y como lo conocemos. ¿Será finalmente así? ¿Va a obligar a Sony, Microsoft y Nintendo a cambiar su hoja de ruta?

Un tema preocupante para el jugador más tradicional es la ausencia completa de formato físico. De hecho, ya no se dispondrá siquiera del juego en formato digital: el usuario nunca llegará a tener el videojuego. Google Stadia se muestra a sí misma como un servicio de suscripción, como Netflix o HBO.

Todavía queda por ver si este sistema triunfará y hasta qué punto las aventuras para un solo jugador tradicionales, los títulos indie o las obras más clásicas tendrán cabida en Google Stadia. O, más bien, de qué forma podrán tener cabida. Por el momento, la plataforma ha querido mostrarse como el sistema más rápido y mainstream (streaming, accesibilidad, conexión con youtubers y streamers).

Es un sistema que probablemente vaya a dar mucho dinero y que funcione muy bien con importantes nichos de jugadores. Solo el tiempo lo dirá, y aunque parece difícil hacerle la competencia a Nintendo, Microsoft o Sony, parece que el juego en streaming ha venido para quedarse. Solo queda una incógnita que probablemente se desvelará en el E3: ¿Qué hará la competencia para responder a Google?

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre