Desde que dio sus primeros pasos en PlayStation 2, la saga God of War se ha convertido en uno de los buques insignia más importantes de Sony y en una de sus sagas más importantes de la actualidad.

Lo ha logrado a través de juegos cuidados que no bajaban la guardia ni cuando se trataba de subproductos o spin-off. De hecho, su denominación como subproducto viene principalmente porque se alejan de la historia principal para contar una historia secundaria, aunque realmente apenas se diferencian de los juegos principales. Pero de eso hablaré más adelante. En cualquier caso, cronológicamente el juego está situado entre God of War y God of War II.

Las visiones del pasado siguen atormentando a Kratos, ahora dios de la guerra. Sin ningún respeto por lo que su cargo implica, Kratos decide dejar su trono para ir en busca de uno de los huecos de su memoria que más llenan sus pesadillas: el día en el que alguien atacó su aldea y se llevó con él a su hermano Deimos. Con la esperanza de encontrar de nuevo a su hermano, el dios de la guerra se encamina hacia la legendaria ciudad de Atlantis, en los dominios de Poseidón.

God of War: Ghost of Sparta fue el segundo subproducto de la saga God of War para PSP. Fue creado, al igual que sus predecesores, por Santa Monica Studio, compañía bajo el mando de Sony, pero también por Ready at Dawn Studio, que se encargó también de Chains of Olympus y del Daxter (subroducto de Jak & Daxter), para PSP.

Posteriormente, fue remasterizado junto a Chains of Olympus y lanzado a la venta para PS3, de modo que está disponible para cualquiera que posea la consola. Consola en la que, por cierto, se puede jugar a toda la saga menos al juego para móvil. A toda, excepto al juego de PS4, evidentemente.

Al igual que en Chains of Olympus, Santa Monica es de los que saben hacer un buen subproducto. ¿Por ser uno ya iba a ser peor que un juego de la saga principal?

No voy a esperar para dar una respuesta: No.

Como ya he hablado de la premisa, empezaré con la trama.

Los hermanos de Esparta

La historia comienza inmediatamente después de God of War, y trata sobre la búsqueda, por parte de Kratos, del origen de la llamada que tanto le atormenta, para lo cual tendrá que atravesar la Atlántida, entre otros muchos lugares.

Un punto que me gustó también es el hecho de que esta vez nos acercaremos algo más al papel de Esparta en el antiguo mundo. Ya sabemos que Kratos es espartano, pero nunca habíamos estado tan cerca de ese origen espartano como hasta ahora.

No quiero extenderme más porque la historia en sí es escasa, pero está tan bien narrada como siempre. La épica sigue igual de eficaz que siempre, y además, esta vez el viaje es más variado que en el primer God of War y Chains of Olympus. No visitaremos dos sitios iguales. Casi dará lástima que estemos tan poco sitio en algunos lugares.

En fin, que la trama cumple como siempre. Aunque en principio no se queda atrás ni delante, por ciertas escenas del juego, sí diría que se sitúa algo por delante de los dos juegos anteriores.

El Olimpo gráfico de PSP

Gráficamente, God of War nos tiene acostumbrados a lo mejor, y esta por supuesto no es la excepción. Los gráficos seguirían siendo muy buenos aun siendo de PlayStation 2, así que al pasarlo a PSP… nos encontramos lo de siempre, unos gráficos alucinantes que dan lo mejor de la consola. Pero ahí no acaba todo. En cuestión de escenarios y enemigos, esta vez veremos mucha más variedad que en God of War y God of War: Chains of Olympus. Esta genial variedad de enemigos y escenarios no cesará en ningún momento, lo que se convierte en un punto muy a favor del juego.

Tampoco es ninguna sorpresa si digo que la banda sonora es tan buena como siempre. Quien haya jugado ya a God of War sabe de lo que hablo, y realmente, sería bastante extraño estrenar saga con Ghost of Sparta. La banda sonora tiene el estilo de siempre, así que quizá por eso le cuesta destacar, porque el impacto que podría causar en un principio ya se ha suavizado por haber sido escuchada en varios juegos anteriores. Además, se utilizan varios temas repetidos de juegos anteriores y los nuevos no son tan buenos como en la saga principal.

De hecho, los temas nuevos son bastante escasos (tan solo 15 canciones), y recuerdan demasiado a los juegos anteriores. Además, no tiene ningún tema especialmente “épico”, por así decirlo, así que en ese punto, diría que dentro de la saga, Ghost of Sparta se contenta con mantener la línea musical.

A Kratos le da igual estar en un subproducto

Dicho todo esto, ya queda claro que el hecho de ser un subproducto no implica nada para Santa Monica. Jugablemente también lo demuestra, ofreciendo una experiencia de gran calidad que sin duda es lo mejor que veremos que la portátil de Sony. En el primer God of War se le daba mucha importancia a la resolución de puzzles y nos centrábamos en unos pocos escenarios. En Chain of Olympus nos movíamos un poco más pero seguíamos manteniendo esa estela.

En este caso, el juego se torna más activo, erradicando casi por completo los rompecabezas y centrándose en la acción directa. Para apoyar a este objetivo el juego nos ofrece una excelente variedad de enemigos y escenarios: Cambiaremos de lugar cada dos por tres, y en cada mapa veremos nuevos enemigos. Además, tendremos bastantes batallas contra jefes, y la misma cantidad de combos a la que estamos acostumbrados.

Con respecto a las armas secundarias, en esta ocasión volvemos a tener una principal y una secundaria, y aunque no voy a decir cuál es el arma secundaria, su manejo me gustó mucho, y además tiene una implicación importante en la trama.

Así pues, la experiencia resultante de jugar God of War: Ghost of Sparta, es tan satisfactoria como siempre. La nueva forma de utilizar a Kratos, centrándose más en la acción, ha traído muchas cosas nuevas y hace del segundo subproducto de PSP un juego muy eficaz e intenso. No cabe duda de que todo fan de God of War lo disfrutará como un enano, aunque tiene que tener claro que esta vez las batallas cobran especial importancia y los rompecabezas casi desaparecen. Que este enfoque sea bueno o malo es cuestión de gustos, y en mi caso solo hace al juego de otra forma.

Así que si tienes la PS3, la PS4 o la PSP y te gusta God of War, no dejes atrás a los subproductos de PSP, porque han demostrado con creces ser merecedores de los mismos elogios que la saga principal.

Si aún no has jugado God of War, tampoco hay nada que te impida jugar Ghost of Sparta. Aunque empezar por este punto sería extraño, no te perderías nada por hacerlo.

Si deseas leer más artículos del autor, incluyendo este texto, visita Diario de Tellus.

1+

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre