Vivimos es una época tan trivial como ajetreada y muchas veces dejamos pasar ciertos detalles o damos por sentadas cosas de nuestras vidas que quizá deberían importarnos más o al menos ver con otros ojos. En lo personal siempre he encontrado en los videojuegos una experiencia de entretenimiento a la vez que enriquecedora  —al menos, la mayoría de las veces pasa— .

Entre las experiencias que más me han movilizado en los últimos años se encuentra Hellblade: Senua’s Sacrifice, que entre otras cosas es una gran representación jugable de las tribulaciones a la que es sometida Senua, un personaje tan fuerte como vulnerable que debe afrontar entre otras cosas la paranoia y diferentes desordenes mentales, en este juego de acción desarrollado por Ninja Theory.

En este apartado, la compañía británica ha sido reconocida en reiteradas ocasiones por la seriedad del tratamiento de las afecciones mentales dentro del juego, además de contar con el asesoramiento de diversos profesionales y organizaciones de ayuda para la salud mental.

Sin duda era cuestión de tiempo que el público general pudiese apreciar el enfoque que el juego le da a estas cuestiones, no obstante, hubo un comentario en las redes sociales que llamó particularmente mi atención, este último no era sino un agradecimiento directo a Ninja Theory a través de su perfil de redes sociales, por haber salvado una vida humana.

Tamaña declaración hacia los creadores de una obra que aprecio de tal manera me obligó a ponerme en contacto con este usuario y conocer más acerca de él, o en este caso de ella.

A continuación les comparto la entrevista a la que Jessica amablemente accedió para compartir con todos nosotros, el porque de tamaño agradecimiento y el porque los videojuegos también salvan vidas.

P. Antes que nada, ¿cómo está tu hijo? 

R. Él está un poco mejor, no tan bien como esperaba pero al menos continúa determinado a seguir adelante a pesar de todo lo que le ha tocado vivir. Eso me da esperanza y me aferro a ella, a pesar de estar muy ansiosa y estresada por su bienestar.

P. ¿Cómo ha sido el proceso que afrontó la familia hasta aquí?

R. La atención médica en lo que respecta a salud mental no es buena en los Estados Unidos, y en la zona en la que vivimos es aún peor, especialmente para los adolescentes. No hay suficientes proveedores de salud mental. La mayoría no trata a niños/adolescentes, y conseguir cita con los pocos que hay es muy difícil. Además, los hospitales locales no ofrecen este tipo de especialidades. Tuvo que ser recibido en un hospital a poco más de dos horas de casa y solo pudimos verlo un par de veces durante un periodo de tres semanas, antes de ir a recogerle. Fue algo muy duro para nosotros.

P. ¿Podrías describir el momento en el que él dijo que tenía un asunto “demasiado pesado” de cargar por sí solo y cuál fue tu reacción? Es decir: ¿alguna vez creíste que deberías afrontar algo así?

R. Le envió un mensaje de texto a su padre y le pidió que viniera a mi casa después del trabajo para poder hablar con ambos. Sabía que algo estaba pasando: estaba ansioso y preocupado, estaba pensando que diría que necesitaba ir al hospital. (Había tenido dos estancias cortas anteriormente, pero había estado encubriendo lo que realmente estaba sucediendo, por lo que no recibió la ayuda necesaria).

No paró de hablar durante casi una hora, lo cual es algo muy atípico en él. Incluso había escrito algunas notas para recordar todo lo que quería decirnos. Nos contó cosas desgarradoras, sobre cosas y sucesos horribles que encontró a través de Internet cuando era más pequeño. Este tipo de material realmente le han generado verdaderos problemas psíquicos y emocionales. ¿Sabías que hay vídeos reales en Internet de personas siendo asesinadas, y cosas aún peores? Sí, peores. Y aunque hemos controlado lo que veía o hacía nuestro hijo, de alguna manera logró quedar expuesto ante este tipo de material y ocultárnoslo. Es algo horrendo —exclama Jessica—. Él continua trabajando estos traumas reprimidos con su terapeuta personal. Es algo que va a tomar tiempo en sanar.

Esperaba que estuviera bien, y que no tuviera que luchar con ningún obstáculo importante para su salud mental. Su hermana es bipolar, y las cosas fueron increíblemente difíciles cuando se estuvo en medio de su mayor crisis. Durante mucho tiempo él ocultó el hecho de que no estaba bien. Finalmente, compartió que no lo estaba, pero no fue hasta esta última vez que el realmente tomó seriamente la decisión de pedir ayuda. A pesar de todo, estoy muy agradecida de que haya llegado a ese punto y haya podido hablarlo.

P. Mencionaste que Hellblade os había ayudado a tu hijo y a tu familia. En lo personal, ¿habías tenido alguna experiencia similar hacia algún videojuego?

R. No creo que haya tenido una experiencia similar, pero he tenido experiencias positivas al conocer gente a través de los videojuegos y formar maravillosas amistades a larga distancia. Jugué a Guild Wars durante un tiempo y conocí a un puñado de personas en el juego que se convirtieron en maravillosos amigos en la vida real. Soy muy receptiva para con los videojuegos, ya que muchas cosas buenas pueden provenir de ellos, más allá de los aspectos artísticos y de entretenimiento en sí.

P. ¿Cómo crees que la historia de Hellblade ayudó en la situación que tu hijo estaba afrontando?

R. Hubo algo en el camino y en las luchas de Senua que le habló a Liam, mi hijo. No estoy segura exactamente con qué se identificó exactamente, pero algo en su historia le impidió seguir adelante y detuvo su plan de suicidarse. Y estoy increíblemente agradecida para con los artistas, desarrolladores y escritores detrás del juego, por eso. Sin duda, ellos también salvaron su vida.

P. ¿Esto ha cambiado tu percepción sobre los videojuegos?

R. No, no creo que mis percepción de los videojuegos haya cambiado. Siempre he sentido que eran algo positivo en su mayoría. Lo cierto es que, hay seres humanos terribles en todos los aspectos de la vida, por lo que los videojuegos en sí no pueden ser culpados por ninguno de estos detrás del mando. Sin embargo, en mi experiencia, estoy muy agradecida por la creación de este juego, y de que se haya acercado a las enfermedades mentales de manera realista y responsable. Creo que ya ha ayudado a muchas personas y continuará haciéndolo. Y eso es algo que encuentro simplemente brillante.

P. ¿Tuviste oportunidad de jugar Hellblade? ¿Qué te ha parecido?

Todavía no he tenido la oportunidad de jugarlo. Lo que sí he podido es conseguirlo durante la última gran venta de Steam. Estoy emocionada de poder jugarlo, y espero hacer tiempo pronto para jugarlo. Aunque espero poder finalizar Bioshock Infinite primero.

P. Si tuvieses algo que comentar a otros padres sobre tu experiencia y cómo ha resultado todo, ¿qué consejos podrías compartir con ellos y con todos nosotros?

R. Debemos tratar de ser más conscientes de lo que nuestros hijos consumen en línea, siempre estar disponibles para el diálogo y mantener una comunicación abierta. Debemos hacerles saber a nuestros hijos que pueden contarnos cualquier cosa —resalta Jessica— a cualquier hora del día o de la noche. Ser conscientes de los juegos que juegan nuestros hijos y promover aquellos que son”“buenos” para ellos. No dar por sentado los pensamientos ni los sentimientos de los hijos. Solo son humanos más jóvenes, y sus experiencias importan tanto como las nuestras. Por último, decidle a vuestros hijos que los amáis, decídselo todo el tiempo, es importante.

Jessica continúa apoyando a su hijo y a su familia para superar estos duros momentos. Todos los datos compartidos fueron expresamente mencionados por ella y esta nota se encuentra disponible bajo su total consentimiento.

Desde Bitjuegos, no podemos más que agradecerle infinitamente por habernos dado la oportunidad de compartir esta experiencia con nosotros.

Y a ti del otro lado, te invitamos a jugar Hellblade Senua’s Sacrifice, disponible en PS4, PC y Xbox One.

1+

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre