A veces hay que dejar atrás viejas decisiones y optar por otras nuevas, más llamativas. Y es por ello que a partir de hoy El Rincón de Tellus pasará a llamarse Expediente Gamer, donde seguiremos hablando de lo que más nos gusta: los videojuegos. De entre los grandes catálogos de los que podemos disfrutar hay muchas obras de interés, por diversos motivos.

Y la de hoy es una pobre incomprendida nueva IP, desarrollada por la mismísima Intelligent Systems, desarrolladora de la saga Fire Emblem. Los RPG tácticos son un género que IS controla de maravilla, pero, por desgracia, Code Name S.T.E.A.M. no contó con la cálida acogida que merecía y vendió poco más de 200 000 unidades por todo el mundo, menos de un tercio de lo que generaba la saga Fire Emblem. ¿El motivo? Probablemente un estilo gráfico que no entró por los ojos que debían.

Pero, como fan de Fire Emblem, era evidente que no iba a tardar en jugarlo, y que iba a devolverle un poco del mérito que merece. Comencemos:

Ciudadanos, no temáis, llega Code Name: S.T.E.A.M.

Code Name: S.T.E.A.M. es un RPG táctico por turnos con toques de acción en 3D desarrollado por Intelligent Systems para Nintendo 3DS en el año 2015, como respuesta a una petición de los fans de Nintendo por una nueva IP de la compañía, pese a lo cual el juego fue bastante ignorado.

Está ambientado en una versión alternativa del siglo XIX versión Steampunk y con gráficos estilo cómic en la que Abraham Lincoln no murió, sino que fingió su muerte para luchar contra una invasión aligenígena.

Un cómic al más puro estilo americano

Lo primero que entra por los ojos de quien lo ve es su peculiar elección ambiental: Unos gráficos cell-shading muy marcados estilo cómic, ambientados en una versión Steampunk de Londres. Pese a la mala recepción por parte del público de este apartado visual, el estilo funciona muy bien en el juego y le hace lucir de una forma carismática y eficaz. Durante las cinemáticas se utiliza una transición por viñetas que se aferra a ese estilo, algo que no es nada que no se haya visto ya en el mundo de los videojuegos pero que funciona bien cuando se usa como en este juego.

La historia en sí tiene un toque cómico, a pesar de que los momentos serios no son una broma. No voy a entrar todavía en la calidad de la trama, pero conviene mencionar que los protagonistas son todos personajes clásicos de Norteamérica. El líder es Abraham Lincoln, y a partir de ahí obtendremos viejas leyendas o personajes de novelas clásicas como Moby Dick o Las aventuras de Tom Sawyer. Sus diseños se han actualizado mezclando esos elementos clásicos con armamento Steampunk, pero al mismo tiempo de aspecto futurista.

Y, por supuesto, dejando de lado la lógica. ¿Qué más da que uno de los protagonistas sea un león? Más variedad al plantel.

Todo en el juego luce con esa personalidad Steampunk-cómic-futurista-americana o como se le quiera llamar, logrando, sobre todo, mucho carisma.

En cuanto a los diseños de los malos, son alienígenas de un diseño menos “loco” que el resto del juego, criaturas con tentáculos o cerebros expuestos que atacan con rayos y hielo. Quizá podría haber habido más variedad en ellos, pero el apartado gráfico del juego cumple sobradamente.

Munición sonora potente y con estilo

A esta ambientación la acompaña una banda sonora bastante potente, con guitarras eléctricas y mucha percusión. En su estilo recuerda mucho a Advance Wars: Dark Conflict, lo que no es de extrañar siendo una obra del mismo compositor, Yoshito Hirano.

Son temas que funcionan, dan fuerza y quedan bastante bien, aunque quizá pequen de ser temas muy ambientales, que fuera del juego no funcionan tanto. Aunque bueno, a fin de cuentas las bandas sonoras están hechas para casar con el juego, ¿no? Lo que sí es cierto es que los temas podrían diferenciarse mejor entre sí. Es muy difícil identificar un tema con un punto concreto.

Pero vamos ya a la jugabilidad.

Escoge a tu batallón y que empiece la acción

Siendo de los creadores de Fire Emblem, no es de extrañar que Code Name S.T.E.A.M. sea un RPG táctico por turnos en 3D, aunque es un juego que no se parece en nada a la otra obra de Intelligent System, pues su control se asemeja al de un shooter en tercera persona. Hay una parte del juego que es acción pura, aunque se limita a ciertos combates de momentos aislados de la historia.

El movimiento es en 3D aunque está marcado por casillas. Básicamente consiste en moverse por el mapa y vencer a los enemigos usando los distintos tipos de arma, aunque las batallas son más complejas que eso.

Lo son porque tenemos tres tipos de personajes: ligeros, medios y pesados, pero cada uno de los doce personajes tiene sus habilidades únicas. Eso quiere decir que lo que hace un personaje no lo puede imitar ningún otro. Elegir los personajes más convenientes es clave para salir victorioso, y que no te quepa duda de que Code Name S.T.E.A.M. es un juego desafiante, que exige al jugador elegir cuidadosamente qué personajes usar y cómo usarlos. Esto no quiere decir que tengamos que usar siempre a los mismos, porque aquellos muy buenos en ciertas misiones pueden ser inútiles en otras. De todos modos, el abanico de estrategias que podemos desplegar según los personajes que escojamos es enorme.

Esta estrategia cada vez más retante en la que tendremos que proceder con cabeza para enfrentarnos a los múltiples tipos de enemigos encantará a los fans de los desafíos en este género, aunque puede ser hasta frustrante para otra clase de jugadores. Y es que hacia el final el juego se vuelve realmente difícil, quizá demasiado para algunos.

Así que la aventura que ofrece el juego es única, está bien planteada y es bastante retante, con lo que gustará a los amantes de los RPG tácticos a los que les gusta pensar.

Más allá de la estrategia

Contenido al margen de la propia historia no hay mucho, eso sí. Repetir las misiones con limitaciones o a mayor dificultad y reunir los engranajes repartidos por los mapas (cosa que se puede lograr perfectamente en una primera partida) para obtener todas las armas y accesorios.

El modo online, basado en combates en el mapa como los de la historia contra otros jugadores, por desgracia está vacío de jugadores.

La historia es bastante normal y corriente: Una Londres imaginaria del siglo XIX en la que se ha desarrollado tecnología Steampunk es atacada de repente por alienígenas. Para salvarla entrará en acción la Sección de Tropas de Élite contra Amenazas Mundiales, o S.T.E.A.M., liderada por Abraham Lincoln, cuya muerte fue fingida para prepararse contra la invasión.

Vamos, lo normal.

La historia en sí no es nada del otro mundo, pero funciona y está salpicada de personajes bastante carismáticos sacados de obras famosas de EE.UU.. Aquí hay que tener cuidado, pues la traducción española optó por alterar los nombres y la identidad de los personajes se pierde, pero todos y cada uno de ellos están sacados de alguna parte. Como los personajes hablan durante las batallas, su carisma le da algo de aire fresco a una historia que solo sirve para contextualizar el juego.

Esto logra un plantel curioso con una ambientación curiosa dentro de una historia algo típica sobre una invasión alienígena, pero que funciona gracias a lo carismático (o extraño, según quién opine) del contexto.

Pero aunque no sea la mejor historia del mundo tiene sus momentos y también se dirige a una buena conclusión, así que cumple con creces.

En conclusión, Code Name S.T.E.A.M. fue una respuesta más que competente a la petición de hacer una nueva saga que no se pareciera a nada que ya existiera. Tiene sus fallos, lo cual es normal en nuevas IP, pero es un juego muy interesante con una jugabilidad y una ambientación únicas, y que ofrece unos retantes desafíos de inteligencia y estrategia.

Es una pena que pasara tan desapercibido, porque es un juego que vale mucho la pena y que encantará a los fans del componente más estratégico de los SRPG.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre