El desarrollo de Dragon Age 4 ha sido uno de los más afectados por la producción de Anthem. La cuarta parte de la saga de fantasía fue reiniciada como consecuencia, aunque esto todavía puede ser positivo para el nuevo episodio de la serie.

Según explica Jason Schreirer en su reportaje de Kotaku, había una sensación “muy positiva” en BioWare sobre la dirección del RPG dirigido por Mike Laidlaw. Al menos así fue hasta 2017, momento en el que el estudió decidió que toda la plantilla debía volcarse en Anthem, incluido el productor de Dragon Age 4, Mark Darrah. Joplin, nombre en clave del juego, fue cancelado. El director del mismo abandonó BioWare y desde la organización se decidió reiniciar el desarrollo. Se dedicó un equipo más modesto y se le dio el nombre en clave Morrison.

La cuarta parte de la saga de fantasía recupera el protagonismo en el momento en el que Anthem sale a la venta. El equipo empieza a desarticularse y del soporte poslanzamiento se ocupa BioWare Austin. La plantilla de Edmonton puede volver a nuevos proyectos, como reforzar la plantilla de Dragon Age 4.

Morrison tiene una nueva estrategia y lo primero que quiere BioWare es empezar a hablar pronto del videojuego. Otro foco es el que gira en torno a todo lo relacionado con la tecnología. Según Kotaku, “en lugar de empezar de cero, el próximo Dragon Age estará construido sobre la base de código de Anthem“. “No se puede empezar de cero constantemente cada desarrollo hasta que encuentras qué es lo que lo hace divertido. Eso podía funcionar en el pasado pero ya no te sirve en los tiempos modernos”. No hay que olvidar que BioWare ya ha sufrido en varias ocasiones los problemas derivados de Frostbite. Por lo que aprovechar la base de Anthem para un nuevo juego se podría traducir en un avance y una mejora sustancial. Resta ver lo que enseñará el estudio.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre