Super Smash Bros. crece más que nunca con su última entrega. Tras más de 300 horas de juego, en Bitjuegos nos preparamos para publicar el análisis de uno de los videojuegos de lucha más importantes de todos los tiempos, disponible para Nintendo Switch desde diciembre. ¿Es Super Smash Bros. Ultimate el homenaje definitivo al videojuego japonés? Te lo contamos.

No acostumbro a hablar en primera persona en mis análisis. Tengo varias razones para hacerlo: pienso que como periodista de videojuegos mi objetivo no es contarle mi vida al lector, sino exponerle qué ofrece el juego, qué virtudes tiene y cuáles son sus defectos. Sin embargo, en esta ocasión haré una pequeña excepción, y a continuación os expondré mis razones.

Mi vínculo con este juego (saga, más bien), es muy personal. He crecido jugando a Smash con mis amigos y familia desde Super Smash Bros. para Nintendo 64, tengo casi 1000 horas acumuladas en Brawl, Melee y cerca de 1500 más si combinamos Super Smash Bros. para Wii U y Nintendo 3DS. Sigo jugando activamente a Super Smash Bros. Ultimate: de hecho, lo hago competitivamente y soy el fundador de Super Smash Bros. Mallorca, comunidad que sigo dirigiendo y organizando en la actualidad. Aún con todo, intentaré ser profesional, honesto y todo lo imparcial que pueda, como debe esperarse de mi posición como periodista.

Tras jugarlo antes del lanzamiento ya os hablamos de la mecánica de Super Smash Bros. Ultimate aplicada al competitivo, así que si tenéis interés en ese aspecto, os aconsejamos que os dirijáis a ese artículo.

Un monstruo de fanservice descomunal

Super Smash Bros. es una saga que se aprovecha mucho del hype. Los jugadores de todo Internet intentan dilucidar qué personajes serán los siguientes en unirse al plantel. Salen filtraciones a diario (la mayor parte de ellas, falsas), los rumores están a la orden del día y los jugadores están atentos a cualquier movimiento por parte de Nintendo. La locura de los fans ha llegado hasta el punto de que muchos de ellos han acosado al director de la saga y creador de Kirby, Masahiro Sakurai, para que incluya a sus personajes favoritos.

Toda esta histeria colectiva está algo más apagada desde que Super Smash Bros. Ultimate llegó a las tiendas, pero muchos fans siguen intentando descubrir qué cinco personajes incluirá el Pase de Temporada. Por ahora solo está confirmado Joker, protagonista de Persona 5. Los demás luchadores que se incluirán son un misterio.

Esta enorme expectación y apuesta por el misterio que Nintendo ha estado explotando para la serie desde Brawl es uno de los secretos de su éxito, precisamente porque Super Smash Bros. es un enorme monstruo hecho de fanservice. Está ahí para que las discusiones entre frikis sobre qué personaje es más fuerte puedan llevarse a la pantalla. ¿Es Link mejor espadachín que Cloud? ¿Mario puede vencer a Sonic aún a pesar de la velocidad del erizo azul? ¿Samus cuenta con mejor arsenal que Mega Man?

Este buen fanservice, que se manifiesta en escenarios, objetos, música y luchadores, es el principal valor de una franquicia que se ha hecho más grande que nunca. El subtítulo, “Ultimate” viene a decirnos que estamos ante una especie de juego definitivo. Nos transmite que es el crossover más ambicioso no solo de la historia de los videojuegos, sino de cualquier otro sector cultural. No solo vuelven todos los personajes que han peleado alguna vez en la saga, sino que llegan nuevos héroes y villanos para expandir aún más el “juego de lucha crossover definitivo”. Sin embargo, ¿qué hay de verdad en todo esto?

Un plantel de ensueño

Siendo claros: el plantel de Super Smash Bros. Ultimate es increíble. Cuenta con la mayor parte de las franquicias históricas más importantes del videojuego japonés. Con más de 70 luchadores (y los que están por llegar), hace tiempo ya que dejó de ser una mera recopilación de personajes de Nintendo.

Sonic the Hedgehog, Castlevania, Final Fantasy, Metal Gear, Mega Man, Pac-Man o Street Fighter son sagas legendarias, y aunque en pleno 2019 no sorprenda tanto ver a sus personajes peleando contra Mario, Link, Pikachu o Samus, lo cierto es que es un logro increíble. Es una ambiciosa mezcla de licencias que ha convertido a Super Smash Bros. Ultimate en lo imposible hecho realidad.

Aún con todo, la cantidad de personajes nuevos es, por ahora, escasa. Con una suma de siete, estamos ante la expansión de plantel más baja de la historia de la franquicia. Hay muchos personajes, sí, pero con más tiempo de desarrollo podrían haberse añadido a luchadores muy solicitados por los fans que habrían dejado incuestionable el subtítulo de Ultimate. No hablo de luchadores third party, sino de personajes first party y second party que quizá se hayan quedado fuera por no ser lo suficientemente populares o históricos para Masahiro Sakurai y Nintendo. Esperamos que estos pocos luchadores no impliquen una tormenta de DLC de pago para obtener una “expansión” que en juegos anteriores llegaba con el título ya de lanzamiento.

Un sistema de combate afinado y veloz

Super Smash Bros. Ultimate ha querido también ser “definitivo” en su vertiente jugable. Ya me extendí al respecto en un artículo publicado antes del lanzamiento del juego, así que seré breve: la velocidad del juego y su profundidad se encuentra a medio camino entre Super Smash Bros. for Wii U y el inmortal Melee. La mecánica del parry y la finta direccional son inclusiones muy acertadas, y Ultimate cuenta con plantel extremadamente equilibrado. Eso es digno de elogio, ya que imaginamos que balancear un título con más de 70 luchadores debe de ser una auténtica pesadilla para los desarrolladores.

Los personajes están bien hechos y se sienten naturales. A pesar de lo distintos que son entre sí, no hay ninguno que “no pegue” o que parezca que no se ajuste al mundo de Smash Bros.. Y, al mismo tiempo, son “ellos”. Bayonetta hace combos muy complejas y largas, como hace en su hack and slash. Snake cuenta con un potente y variado arsenal. El Entrenador Pokémon puede cambiar entre Squirte, Ivysaur y Charizard. Ryu cuenta con comandos sacados directamente de Street Fighter y una mecánica de golpes fuertes y débiles. Little Mac se comporta como un boxeador y debe mantenerse pegado al suelo. Mr. Game & Watch está en dos dimensiones y no se siente extraño. Todo esto ocurre con el plantel entero.

Las batallas son frenéticas, emocionantes y siempre distintas. Cuenta con múltiples opciones para el jugador casual y el competitivo, así como muchos escenarios legales. Podemos apagar los mecanismos en muchos de ellos y cada uno tiene su versión plana y de estilo Campo de Batalla. Esos más de 100 escenarios, por ello, cuentan con cuatro modalidades distintas: normal, sin mecanismos, campo de batalla y destino final. En cuestión de contenido, Super Smash Bros. sigue siendo descomunal.

Números para sacar pecho

Más grande y mejor” es una estrategia que suele seguir Nintendo para pulir y mejorar sus desarrollos. Super Smash Bros. Ultimate es literalmente eso. A los más de 70 personajes y más de 100 escenarios se suman casi 900 canciones (entre originales, remixes nuevos y remixes viejos) y más de 1300 espíritus que podemos conseguir.

No voy a aburriros hablando de modos y opciones, no solo porque a estas alturas no es necesario, sino porque a pesar de que “Ultimate” quiere ser el Smash Bros. definitivo, muchos de los modos de juego clásicos se han eliminado. Ya no contamos con un editor de escenarios ni con Dianas Smash. Por otra parte, modos como el All-Star se han simplificado y los Eventos han desaparecido.

Es evidente: Super Smash Bros. Ultimate es un juego en esencia multijugador, y eso ha provocado que los esfuerzos de desarrollo se enfoquen ahí. ¿Qué significa esto? Que tenemos el mayor plantel de la historia de la serie, pero el mismísimo Super Smash Bros. Melee para Nintendo GameCube cuenta con más opciones para un solo jugador.

Y sí, es cierto. Ultimate cuenta con un modo historia. Sin embargo, eso no es del todo cierto…

El modo espíritus no es el Emisario Subespacial

Cuando el Mundo de las Estrellas Perdidas fue anunciado, todos los jugadores recordaron el Emisario Subespacial, el famoso modo historia de Super Smash Bros. Brawl. Sin embargo, todos nos equivocamos al hacerlo. El modo aventura de Brawl era una historia épica en la que los personajes de distintos universos se mezclaban entre sí para salvar el mundo. Estaba formado por fases que mezclaban plataformas, exploración, aventura y lucha que se intercalaban por impresionantes escenas cinemáticas. Todo ello, para animar un particular fanfiction jugable diseñado para tocar el corazón de los jugadores.

El Mundo de las Estrellas Perdidas no tiene nada que ver con el Emisario Subespacial. Aparte de que no cuenta con el magnífico multijugador cooperativo presente en el modo historia de Wii (lo cual no deja de ser curioso teniendo en cuenta la fuerte apuesta por el multijugador en este juego), las escenas cinemáticas son muy pocas y están presentes solo al inicio y al final de la aventura.

Este nuevo “modo espíritus” mezcla los clásicos eventos con un mapa explorable. Básicamente, para superarlo, debemos ir derrotando enemigos explorando un enorme mapa siguiendo unas condiciones especiales. Es considerablemente divertido y puede llevarnos más de 30 horas sin problema, más teniendo en cuenta que esconde muchos secretos, guiños y curiosidades relacionados con las sagas que representa. No hablaré de casos concretos para no spoilear a nadie, pero cada espíritu se comporta de forma idéntica a su juego, con un nivel de detalle que roza lo enfermizo y que hará las delicias de los fans. Sin embargo, el modo espíritus no es el esperado “modo historia” que muchos usuarios demandaban con ansias.

Por otro lado, los espíritus pueden equiparse, nos dan poderes y hay más de 1300, pero… aunque representen a muchísimos iconos de la historia de los videojuegos, solo son simples artworks. Idénticos a las “pegatinas” que podíamos conseguir en Super Smash Bros. Brawl. ¿Y qué hay de los emblemáticos trofeos en 3D con descripciones de los personajes que se estrenaron con Melee? No hay ni rastro de ellos.

¿Multijugador online?

Super Smash Bros. Ultimate es uno de los grandes estandartes de Nintendo Switch Online, uno de esos juegos que tienen que animarnos a comprar suscripciones. ¿Y vale la pena hacerlo por este título? Lo cierto es que sí, pero con algunas reservas.

El multijugador online de Super Smash Bros. Ultimate está, en muchas cosas, desfasado. El sistema de clasificaciones es simple y sigue una estructura confusa y ajena a toda lógica. El Global Smash Power (GSP) es un ranking inverso. Es decir: cuanto más alto sea nuestro número, mejor jugador se supondrá que seremos. Representa nuestro nivel en comparación a otros usuarios: si nuestro GSP es de 1,5 millones, por ejemplo, significará que seremos mejores que 1,5 millones de jugadores, y se nos juntará con personas de un GSP similar.

Esto tiene varios inconvenientes. En primer lugar, al juntarnos siempre con personas de “nuestro nivel”, nunca podremos mejorar de verdad enfrentándonos a jugadores superiores. O eso sería así si el GSP funcionara bien por norma: en Élite Smash o combates VIP (modo en el que solo pueden entrar los “mejores jugadores del mundo”), hay personas de nivel bajo que han llegado ahí por razones inexplicables y en “Individual” hay algunos usuarios de nivel alto por motivos desconocidos.

En muchas cosas es un paso atrás a Super Smash Bros. for Wii U. Los modos “sin objetos”, “individual”, “por parejas” o “batalla todos contra todos” ya no existen. Deberemos escoger nuestras normas favoritas en un menú antes de jugar, y aunque generalmente se respetan nuestras opciones, no siempre es así. Y dado que el sistema está mezclado, si jugamos una partida sin objetos a nivel bajo será complicado que se respeten nuestras normas, y si encendemos los ítems a alto nivel para disfrutar de partidas sencillas estaremos boicoteando a usuarios que busquen partidas competitivas. Y sí: una victoria 1 VS 1 sin objetos vale tanto como una partida de cuatro con objetos en Pac-Land.

Por si todo ello fuera poco, no podemos cambiar de personaje entre partidas mientras peleamos contra una misma persona. Tendremos que salir del modo, escoger a otro luchador y volver a entrar. Ese problema existe también en las salas “con amigos”, en las que hay un sistema de espera absurdo y que no permite a los usuarios entretenerse luchando entre ellos mientras esperan al combate principal, entre otras opciones.

El modo online es poco ambicioso, cuenta con decisiones de diseño e interfaz cuestionables y encima los servidores de Nintendo no son especialmente buenos. La calidad es similar a la de Super Smash Bros. for Wii U, pero hemos de recordar que en el título anterior el online era gratuito. En Ultimate tenemos lo mismo que antes, pero ahora pagamos por ello.

Super Smash Bros. Ultimate es un juego que probablemente seguirá creciendo con actualizaciones, contenidos descargables y nuevos luchadores. Es una experiencia pensada para el multijugador local y la competición con personas de carne y hueso. En ese sentido, es de lo mejor que puede ofrecerte no solo Nintendo Switch, sino la actual generación de consolas. Es más limitado en opciones que anteriores títulos de la serie, pero su variado y equilibrado plantel, multitud de escenarios y pulido sistema de lucha lo convierten en una de las mejores obras para disfrutar en compañía de otras personas, ya sea de forma competitiva o casual.

  • 9.3/10
    Jugabilidad - 9.3/10
  • 9.2/10
    Gráficos - 9.2/10
  • 10/10
    Sonido - 10/10
  • 6/10
    Innovación - 6/10
  • 9.4/10
    Duración - 9.4/10
9/10

Resumen

Super Smash Bros. Ultimate es un juego de lucha divertido, profundo y con un plantel de ensueño que seguramente disfrutarás durante toda la generación si tienes gente con la que jugarlo.

Tiene muchísimos escenarios, una banda sonora gigantesca y de enorme calidad y un “modo historia” que vale bastante la pena. Su online no es lo mejor del mundo y cuenta con menos opciones de un solo jugador que otros títulos de la serie, pero es una obra cuidada y el Super Smash Bros. más equilibrado, grande y variado hasta la fecha. Es toda una oda al juego japonés e historia viva de los videojuegos.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre