Tras su paso por PlayStation 4, Xbox One, PlayStation Vita, iOS y PC, Super Hydorah desembarca en Nintendo Switch. Locomalito, creador de Maldita Castilla, nos trae otro videojuego de inspiración retro acompañado de una banda sonora de estilo 16 bits compuesta por Gryzor87. Claramente influenciado por clásicos como Gradius, Parodius o R-Type, Super Hydorah parece saltar desde una Super Nintendo para ofrecernos acción rápida y directa.

Locomalito y Gryzor87, dos desarrolladores españoles independientes, han dejado ya bien claro lo amantes que son de lo retro, no solo por Maldita Castilla, sino por muchas otras razones. Aparte de que el nick del compositor procede del nombre japonés del clásico Contra, Super Hydorah es “el videojuego que siempre quise hacer”, tal y como afirma el propio Locomalito en un mensaje oculto en el tutorial. Además, nos dice lo siguiente ahí mismo: “¡que te diviertas!”. Es difícil que un mensaje así no saque una sonrisa a más de uno, ya que es un indicio claro del gran amor y dedicación que hay en esta obra.

El origen de Super Hydorah es curioso: sin su prefijo, “Hydorah” salió en 2010 como título gratuito para luego ser expandido y convertirse en un videojuego comercial junto a la colaboración del equipo barcelonés Abylight Studios. Gracias a su éxito inicial, ha podido ir dando el salto a nuevas plataformas y ha recibido actualizaciones que están presentes en esta edición para la consola híbrida de Nintendo.

Únete a la Delta Lance Force, ponte a los mandos de tu fiel nave y prepárate para acabar con la amenaza Meroptiana, una raza de seres biomecánicos que amenaza el universo en Super Hydorah, un shooter de estilo bullet hell en el que debemos combinar habilidad y reflejos.

Una amenaza alienígena despiadada

En Super Hydorah nos pondremos en la piel de un afamado piloto de naves de combate con una importante misión: luchar contra los malvados Meroptians, una raza de seres biomecánicos que está invadiendo el universo y causando destrucción a su paso. A pesar de que todas las esperanzas parecen perdidas, nuestro protagonista sabe que puede ganar y se embarcará en una gran aventura espacial para salvar la galaxia.

La historia es simple, directa y una excusa para hacernos jugar, como es tradición en los clásicos del género. Ese golpe de nostalgia extra nos hará enseguida ponernos a los mandos de este shooter en 2D de estilo “matamarcianos” o “juego de naves” a bordo de nuestra Delta Lance.

Este género suele tener una característica que comparten casi todos los videojuegos del estilo: la dificultad es muy elevada. Por suerte, Locomalito es consciente de que muchos jugadores pueden tener problemas a la hora de enfrentarse a esta clase de títulos, por lo que a la hora de iniciar una nueva partida podemos escoger dos modalidades: la clásica, en la que morimos de un solo golpe (¿en qué género pensabais que estábamos) o en una pensada para jugadores menos avezados, en la que deberemos ser golpeados tres veces para perder una vida. Elijamos lo que elijamos el juego será bastante retante, como cabría esperar.

Tras ponernos a los mandos de nuestra nave descubriremos enseguida no solo el amor por lo retro de los creadores, sino que los niveles están desarrollados de forma excelente, por personas que conocen bien el género y que saben lo que gusta a los jugadores. Como ocurría con Gradius, podemos movernos de forma no lineal por las fases, por lo que enseguida encontraremos varios caminos y secretos que harán que valga la pena rejugarlos en varias ocasiones. Que hablando de rejugabilidad: hay más de 30 niveles divididos en distintas ramificaciones, así como muchísimos (y espectaculares) jefazos de fase. Todo ello, sumado a la presencia de varios finales de la historia, aseguran muchísimas horas que podremos disfrutar tanto en solitario como en compañía de un amigo, ya que Super Hydorah cuenta con un modo multijugador cooperativo.

La banda sonora también es muy destacable. Hay decenas de piezas de mucha calidad y variedad: la música es un claro homenaje a las melodías de Konami de finales de los 80 y principios de los 90, tanto si hablamos de las propias composiciones como de los instrumentos. Por desgracia, los efectos de sonido a veces ocultan las magníficas melodías, que en algunas partidas pueden pasar desapercibidas por los disparos y explosiones que no pararemos de oír en todas las pantallas. Por suerte disponemos de una opción para calibrar el volumen de los efectos, aunque deberemos hacerlo antes de empezar a jugar.

El apartado visual también es acorde a la música: la influencia de los clásicos del género es palpable, por lo que nos encontramos ante un precioso estilo píxel art que hará las delicias de los amantes de esta clase de juegos. Sin embargo, no se nota “antiguo”, a diferencia de otras obras que se escudan en el “estilo retro” para justificar gráficos poco trabajados. Super Hydorah es un festival de colores, elementos en movimiento y escenarios increíblemente variados para un título del género. Cada nivel ha sido cuidado con mimo y además el título funciona a 60 FPS, tanto en modo dock como portátil.

Acción desafiante, como la de antes

La estructura de los niveles es “en árbol”, por lo que podemos elegir entre varios caminos y explorar a fondo distintas fases a lo largo de nuestro viaje para acabar con los Meroptians. Vale la pena que superemos muchas pantallas, ya que al terminar cada una de ellas obtendremos nuevas armas y mejoras con las que equipar nuestra nave.

Aún con todo, quizá por esa estructura de niveles nos tengamos que enfrentar en ciertas ocasiones a algún que otro salto de dificultad. Durante nuestras partidas hemos podido apreciar que algunos niveles son bastante más retantes que los inmediatamente anteriores, pero eso no significa que esa sea la tendencia: es perfectamente posible que el siguiente se sienta considerablemente más fácil, ya sea por su estructura, enemigos o jefes. Aún con todo, ese hecho le añade un plus de sorpresa a Super Hydorah.

Por otra parte, a esa rejugabilidad se le suman una enorme cantidad de fases, una importante garantía de duración que no estaba presente en los clásicos del género, que a menudo podían terminarse en una tarde (aunque tras haber muerto en múltiples ocasiones y haberse aprendido bien sus caminos y mecánicas).

Aquellos lectores interesados en este juego tendrían que tener bien claro lo que ofrece. Como buen homenaje a los clásicos, es un bullet hell de estilo noventero con todas las de la ley, y aunque tenga un modo para jugadores menos avezados, sigue siendo un título muy exigente. Super Hydorah es justo lo que promete: es un videojuego hardcore y enfocado a los amantes del género, pero precisamente esos mismos elementos son una barrera de entrada para posibles nuevos jugadores. De hecho, también hay que remarcar no ofrece ninguna propuesta especialmente innovadora o distinta, como hizo en su día Ikaruga.

Estamos ante una obra de acción de estilo 16 bits que homenajea un género que con el paso del tiempo ha ido perdiendo popularidad. A pesar de no ser especialmente nuevo u original, Super Hydorah es un videojuego bien hecho, divertido y que nunca decepcionará a un amante del género. Está disponible en muchas plataformas y con Nintendo Switch y PlayStation Vita podemos llevárnoslo a cualquier lado, función que sienta como un guante a un videojuego como este y que le da un plus importante de interés.

La versión analizada ha sido la de Nintendo Switch.

  • 8.5/10
    Jugabilidad - 8.5/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 8.4/10
    Sonido - 8.4/10
  • 5.5/10
    Innovación - 5.5/10
  • 8.6/10
    Duración - 8.6/10
8.3/10

Resumen

Super Hydorah es justo lo que promete: un shooter en 2D de acción lateral como los de antes, divertido, desafiante y con una música a la altura. Su aroma a 16 bits lo convierte en una joyita para los amantes del género y de títulos como Gradius o Axelay. Por si todo ello fuera poco, es una obra larga, trabajada y con personalidad, aún tras beber de los clásicos.

Antes de hacerse con él hay que tener en cuenta que es un videojuego considerablemente difícil y con un enfoque muy concreto, no apto para todo el mundo. Sin embargo, si formas parte de ese grupo de jugadores que ama los retos difíciles, deberías plantearte su compra. Por otro lado, si eres fan del género ya deberías estar haciéndote con él: no te decepcionará.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre