En 1996 nace la saga Tomb Raider, en la que conocemos por primera vez a nuestra querida Lara Croft, apasionada arqueóloga y mujer de acción. Comenzamos con ella una gran aventura, llena de exploración, tesoros, plataformas, puzles y enemigos de todo tipo que amenazan la integridad de la joven. Hoy os hablaremos de Shadow of the Tomb Raider, ya disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC.

¿Quién no soñó con Indiana Jones y ser un legendario arqueólogo? Tomb Raider nos dio la posibilidad durante años de coger los mandos de la historia de Lara que, con cada entrega, nos traía apasionantes aventuras, nuevos lugares magníficos que investigar y más posibilidades de morir.

Viajamos al origen

Lara siempre se nos mostró como una persona dura, calculadora, inteligente y que no dudaba en apretar el gatillo. Con el relanzamiento de la saga en 2013, quisieron mostrarnos sus orígenes, el cómo y el porqué de su forma de ser. Nos encontramos con una protagonista “normal” que no está acostumbrada a disparar, enfrentarse a peligros terroríficos y que no tiene la forma física que en el futuro le hará ser poco menos que un Terminator.

Un inicio muy colorido.

La primera parte de esta nueva trilogía era interesante pero repetitiva; el lavado de cara a la saga no terminó de hacerme disfrutar, pero por lo menos intentaron innovar y ofrecer un personaje mucho más humano. La segunda parte, sin embargo, logró pulir y dar muchísimos pasos hacia delante. Lara había crecido un poquito de un juego a otro, dando la impresión de que comenzaba a manejarse mejor en entornos hostiles; seguía siendo una joven valiente pero poco acostumbrada a la vida de arqueóloga-pistolera. La trama era muy interesante, las tumbas opcionales divertidas, las localizaciones eran preciosas…

La oscuridad se cierne sobre Lara

Y llegó la última parte… el broche que cierra una trilogía de la que debemos despedirnos: Shadow of The Tomb Raider. El propio título ya nos cuenta que será un videojuego más oscuro, en el que aparentemente descubriremos ese punto de inflexión que convierte a Lara en ese personaje que tan bien conocemos, mucho más duro.

La historia comienza en México, donde Lara y su inseparable amigo Jonah intentan detener a la Trinidad y lo que sea que estén tramando. Lara roba un artefacto para evitar que la secta se haga con él, dando comienzo el apocalipsis. Se desatan desastres naturales provocando la muerte y destrucción de poblaciones enteras.

Disfrutando del caos.

La culpa por lo ocurrido corroe a Lara durante gran parte del juego, complicando la relación con Jonah, leal hasta las trancas pero consciente de los fallos de Croft. La impulsividad que forma parte de ella le juega malas pasadas a lo largo de este título.

El objetivo será detener el apocalipsis. Contarán con pocas pistas sobre cómo hacerlo, pero perseverarán para no perder las huellas de los oscuros pasos de la Trinidad, quienes sin querer irán dejando algunas pistas.

La transformación de Croft

Con toda la culpa que Lara lleva en su corazón, y todo lo que ve a lo largo del juego, sus acciones hacia la Trinidad van “oscureciéndose”; se transforma en una persona más violenta a la hora de enfrentarse a un enemigo sin escrúpulos. La sed de venganza aparece en una protagonista que, aún conservando esa dulzura del inicio de la trilogía, se vuelve más firme. Las cinemáticas son buenas, especialmente las que nos muestran ese lado oscuro de Croft, que ponen los pelos de punta. Si bien es cierto que podrían haber sido algo más escalofriantes, sobre todo por el potencial que tenían entre manos. Veremos a Lara sufrir, llorar, sentir miedo por lo temible de su aventura y porque las personas que la acompañan en este apocalipsis no sufran sus graves consecuencias. Ese lado humano es uno de los focos del juego, mostrando un personaje con matices y contradicciones como cualquier persona.

A explorar se ha dicho

Las mecánicas del juego son muy similares al anterior, añadiendo algunas habilidades a una Lara que ya era de armas tomar. Seguiremos utilizando a nuestro mejor amigo, el piolet, que nos salvará de más de una caída mortal. La sensación de aventura y de descubrir lo desconocido, que nos permite llegar a lugares inexplorados, sigue estando presente de una forma magnífica. Visitamos parajes increíbles, que hacen que el jugador quiera quedarse a disfrutar del paisaje. Los colores utilizados en esta entrega son algo más oscuros, con varios escenarios nocturnos, también podemos disfrutar de lugares de una luminosidad mágica, el resultado es un ambiente muy equilibrado.

Lara en una de sus exploraciones a lugares inhóspitos.

Habrá campamentos donde mejorar las habilidades de Lara, armas y atuendos. Estas zonas nos permitirán realizar viajes rápidos que interesan sobre todo al jugador más completista.

No todo en este apocalipsis es perfecto

Aunque la historia sea interesante, no marca tanto como la que desarrolla el Rise of The Tomb Raider, desinflándose en alguna ocasión y perdiendo un poco de fuerza en cuanto a la manera de narrarla. En el tramo final la intensidad de la historia se recupera, dándonos escenas inolvidables con una fuerte carga emocional.

Las tumbas opcionales no están tan inspiradas como en la anterior entrega, llevando a que en ocasiones intentar completarlas dé algo de pereza. La sencillez de la mayoría de tumbas provoca que la sensación de reto en este tramo no resulte tan motivadora.

Envolvente oscuridad

Nos acompaña una banda sonora variada con piezas que provocan tensión, miedo, sensación de velocidad en los momentos más trepidantes, y que también sabe relajarnos con temas más tranquilos principalmente cuando manejamos a Lara en su infancia. Además de ser preciosa, acompaña perfectamente cada acontecimiento. Cuenta con unos gráficos de calidad indudable que nos hacen disfrutar de cada escenario como si fuese real, aunque podrían haber mejorado ligeramente alguna expresión facial.

He aquí una escena agobiante, a las que ya nos tienen acostumbrados.

La carga de una familia

Lara vuelve a cuestionarse, dudar y reflexionar sobre su familia. La muerte de su padre, los secretos que éste guardaba, el poco tiempo que pasaba con ella,… pero también sobre esa madre que muere demasiado pronto y de la que no tiene tantos recuerdos. La joven Croft parece estar siempre detrás de los pasos de su padre, sin encontrar su propio camino. ¿Llegará a encontrar su destino? Por suerte, en este episodio se resuelven algunas dudas sobre su familia, permitiendo que cierre algunos temas que siempre la han obsesionado.

Los capítulos de la infancia son aire fresco frente a la exploración de tumbas, muy agradables de jugar y que ayudan a conocer a esa pequeña Lara tan entrañable.

 

  • 8.5/10
    Jugabilidad - 8.5/10
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 9/10
    Sonido - 9/10
  • 8/10
    Innovación - 8/10
  • 9/10
    Duración - 9/10
  • 7.5/10
    Historia - 7.5/10
8/10

Resumen

Shadow of the Tomb Raider es un buen broche para cerrar una trilogía innovadora, con algún fallo narrativo pero que logra solucionar al reequilibrar la historia, dejando un buen sabor de boca. Es un juego divertido, humano y que remueve emocionalmente.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre