El género metroidvania está viviendo una segunda edad dorada gracias a los múltiples estudios independientes que se aventuran a desarrollar títulos de este tipo. Aprovechando su relanzamiento para Nintendo Switch tras su paso por PC, PlayStation 4 y Xbox One, os traemos el análisis de Momodora: Reverie Under the Moonlight, hasta ahora el título más ambicioso de su saga.

El carismático Axiom Verge. El enrevesado La-Mulana 2. El ya inmortal Hollow Knight. ¿Sigo? No hace falta, ¿verdad?

La cantidad de buenas obras recientes que recogen el testigo de Castlevania y Metroid parece no tener fin. Muchos estudios independientes se están animando a lanzar grandes juegos del estilo para satisfacer las ansias de exploración y aventura de millones de fans. En esta ocasión vamos a hablaros de Momodora: Reverie Under the Moonlight, el último de una relativamente desconocida saga de ya cuatro títulos.

Sin embargo, no os preocupéis: Reverie Under the Moonlight es una precuela, por lo que podréis disfrutarla al máximo sin haber jugado a los títulos anteriores. Cabe decir también que la historia no es particularmente importante en este título, aunque sea innegablemente interesante. También os interesará saber que ha llegado en español de forma oficial.

Una terrible maldición

En este título de Bombservice tomaremos el rol de Kaho, una joven sacerdotisa con la misión de detener una maldición que está corrompiendo su tierra. Para ello, emprende un viaje hasta ciudad Karst, la capital del país, en la que planea hablar con la reina para encontrar una solución. Una vez en la urbe descubre que la situación es incluso peor de lo que parecía, por lo que deberá enfrentarse a terribles monstruos para poder adentrarse en el castillo…

La historia no es lo más importante de Momodora: Reverie Under the Moonlight, pero nutre de carisma a algunos personajes con los que nos toparemos y le da interés a un trasfondo más que llamativo. Nuestra sacerdotisa, Kaho, se abrirá paso utilizando un arco, así como un arma tan útil como curiosa: una hoja mágica. Sí, como las que hay en los árboles, pero con poderes. En poco tiempo descubriremos un sistema de combate sencillo, pero divertido, basado en esquivar, contraatacar y golpear en el momento justo.

A pesar de que no hay una enorme variedad de enemigos, estos sabrán ponernos las cosas difíciles a lo largo y ancho del mapeado. Y es que la dificultad de Momodora: Reverie Under the Moonlight está por encima de la media, aunque nunca llegue a ser desesperante: a pesar de que nos encontramos en un metroidvania, la muerte nos espera en cada esquina. Imitando elementos de muchos títulos de plataformas puros, nos encontraremos elementos como pinchos de muerte instantánea, enemigos colocados a mala idea y monstruos que nos pondrán las cosas considerablemente difíciles. Nuestra barra de vida, que es muy escasa, nos obligará a estar atentos, ya que unos pocos golpes nos harán encontrarnos con la parca.

¿Qué se consigue con todo esto? Que en Momodora: Reverie Under the Moonlight estemos todo el rato avanzando con tensión. El buen diseño de niveles permite que en todo momento nos sintamos amenazados, y cada punto de guardado que nos encontremos nos permitirá respirar con alivio unos segundos. Kaho es poderosa, sí, pero también frágil, por lo que pensar antes de actuar y movernos con cuidado será clave para llegar con éxito al final de la aventura.

Antes de lo que esperabas

Al buen diseño de niveles se suma una cuidada atmósfera, que es posible gracias a una banda sonora que acompaña y un estilo gráfico píxel art bonito y detallado. En Momodora: Reverie Under the Moonlight se utilizan bien los efectos de sonido y los silencios para crear ambiente y trasladarnos a su mundo.

Sin embargo, a pesar de ser un metroidvania, la sensación de progresión y obtención de habilidades es pequeña. Conseguiremos unas pocas, sí, pero desde el principio partimos con técnicas que podrían haber sido desbloqueables (como el arco o el doble salto), por lo que la exploración (que es completamente no lineal) se centra más en la obtención de objetos que habilidades. Aparte de los ítems que nos potencian y podemos equiparnos, deberemos obtener unos cuantos al derrotar a una serie de jefes para alcanzar la zona final (sí, como en Super Metroid, el de 1994).

La exploración no lineal está muy lograda: podemos elegir el orden en el que exploramos cada zona y superamos diferentes retos. Sin embargo, incomprensiblemente, algunas habitaciones están diseñadas para ser superadas en un único sentido, por lo que si “entramos por atrás”, nos encontraremos a los enemigos de espaldas y todas las trampas y mecanismos serán fácilmente superables. Eso denota una falta de pulido por parte de Bombservice, ya que esta situación no se da en pocas ocasiones, y empaña ligeramente un metroidvania muy divertido, profundo y con un sistema de combate que nos obliga a planear cuidadosamente nuestras acciones.

Por lo demás, es un título que probablemente anime a ser rejugado, ya que logra atrapar con mucha facilidad. Que por cierto, justo cuando eso ocurre, se termina. Es habitual llegar a su final en menos de cinco horas de juego, justo cuando parece que Momodora: Reverie Under the Moonlight acaba de empezar. Aún con eso, vale la pena recorrerlo y disfrutarlo, y si uno tiene poco tiempo para jugar, es una obra ideal, ya que puede terminarse en un par de tardes.

La versión analizada es la de Nintendo Switch

  • 8.3/10
    Jugabilidad - 8.3/10
  • 8/10
    Gráficos - 8/10
  • 7.7/10
    Sonido - 7.7/10
  • 6/10
    Innovación - 6/10
  • 4/10
    Duración - 4/10
7.8/10

Resumen

Momodora: Reverie Under the Moonlight es un metroidvania corto, pero también intenso. Aunque alcancemos su final en menos de cinco horas, disfrutaremos de un buen diseño de niveles, un sistema de combate divertido y una dificultad por encima de la media en el género.

Es verdad que tiene algún que otro error y que no es un título especialmente innovador, pero tiene una atmósfera cuidada y un trasfondo interesante. Si tenemos poco tiempo para jugar es una apuesta segura: cada minuto invertido en él se disfruta. Garantizado.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre