Los amantes de juegos puzzle que no pierden un segundo en sacar el móvil en largas colas o durante trayectos en el transporte público, tienen un nuevo título al que echarle un vistazo. Tales of Kid Goblin: Puzzle Crush!!, desarrollado por WhiteSword Art Studio, viene con la idea de traernos un juego de estética retro 8-bits, para parecerse a los que vimos en los 80. El juego está disponible en dispositivos Android, y en un futuro cercano, también para iOS y Steam.

La historia, como ocurre con la mayoría de juegos de antaño, es bastante sencilla y tampoco se profundiza mucho en ella. El malvado mago Zenom ha robado la gema de los duendes, raptado a la princesa Cowa y exiliado a Kid Goblin en el reino perdido. Este deberá escapar de ahí, derrotar a Zenom y salvar el reino Blanco.

El gran periplo de Kid Goblin

En el juego nos encontraremos más de 70 niveles a superar. Para hacerlo deberemos pasar por encima de unas baldosas, y de esta forma desaparecerán. Una vez que hayan desaparecido todas debemos llegar a la meta.

El juego tiene buena curva de dificultad. Empezamos con niveles sencillos y con pocos elementos, pero a medida que avancemos se irán sumando más objetos y variables que tener en cuenta.

Interruptores que abren puentes, teletransportes, oscuridad, barreras, niveles con cuenta atrás, controles invertidos, baldosas invisibles, baldosas que desaparecen y aparecen, baldosas móviles, enemigos y objetos para eliminarlos como piedras o una espada y escudo.

Incluso dentro de los enemigos hay de distintas clases: enemigos inmóviles, enemigos móviles, enemigos voladores, enemigos que disparan e incluso bosses, los cuales van directos a perseguirte.

También contamos con aliados, Moyo y Zelda, dos perros que pueden ser jugables en algunos minijuegos, o ayudarnos en los niveles. Ellos se moverán dependiendo de cómo nos movamos nosotros (Moyo al contrario, y Zelda en la misma dirección), y gracias a ello, podrán activar interruptores, recoger monedas o mover obstáculos.

El juego está dividido en mazmorras, y cada una está compuesta por distintos niveles. Al desbloquear una mazmorra podemos jugar a cualquiera de sus niveles. Este es un gran punto a favor, ya que si nos atascamos en un nivel concreto, podemos obviarlo y jugar a los otros. Cada nivel tiene una moneda, y para avanzar, deberemos recogerlas ya que las mazmorras se desbloquean al llegar a un número determinado.

Más retos de lo esperado

Kid Goblin ha sabido exprimir cada uno de sus niveles. Estos son rejugables, ya que hay distintas formas de completarlos. Terminar el nivel no es suficiente, lo importante es recoger la moneda. Por eso mismo es posible que debamos repetir niveles hasta encontrar el camino que nos permite completarlos y recogerla.

Al obtenerla, podremos acceder a una nueva versión del nivel, en la cual la moneda tendrá forma de estrella y estará en otra localización, obligándonos a coger una nueva ruta más compleja.

Incluso, si terminamos un nivel con las dos monedas, aún nos quedará superar el récord de tiempo. Cada nivel tiene asignado un tiempo a batir, lo que incorpora una nueva capa de dificultad.

Tampoco debemos olvidar los minijuegos. Cada mazmorra tiene el suyo y pueden ser de esquivar obstáculos o incluso de formar imágenes.


De lo retro al móvil

Como hemos dicho, el juego pretende emular los títulos retro, y para ello hasta incluye un filtro opcional que produce la sensación de estar jugando con una vieja tele de tubo.

Los efectos de sonido y banda sonora, no son memorables, pero si correctos y acordes con esta estética que quieren perseguir.

En cuanto a los gráficos, son minimalistas, incluso en exceso. Los enemigos dan la sensación de ser todos similares, y las mazmorras, salvo un cambio de color, son idénticas. Todo el juego ocurre en escenarios similares salvo por la posición de baldosas y enemigos.

Aunque se persiga una estética antigua es un aspecto que podría estar mucho más trabajado.

Controlando a Kid Goblin

No tenemos habilidades, ni poderes. Tampoco podemos realizar movimientos sencillos de otros juegos como saltar; únicamente podemos movernos en las cuatro direcciones básicas.

Para ello, tenemos dos opciones: la primera y menos recomendable, es usar las flechas que encontramos en la parte inferior. Su inconveniente principal, es que a diferencia de una cruceta tradicional, aquí cada flecha se encuentra en una fila horizontal. La idea es utilizar la mano izquierda para ARRIBA y DERECHA; mientras que la mano derecha para IZQUIERDA y ABAJO.

La mayoría de jugadores están acostumbrados a usar los controles de dirección con una sola mano y no dividirlo en dos. Una cruceta tradicional tiene las direcciones pegadas entre si, para que usando el mismo dedo, puedas cambiar de una a otra.

La otra opción posible es ir clicando una mismo la casilla a la que uno quiere que se desplace Kid Goblin. El problema con esta alternativa es que debes estar desplazando tu mano constantemente por toda la pantalla. Esta opción puede ser muy molesta en las ocasiones que debes correr a toda velocidad, o cuando utilizas un teletransporte y apareces en el otro extremo de la pantalla.

Una solución sencilla hubiera sido crear una tercera opción que dejara un espacio en los laterales para añadir una cruceta convencional.

Aunque este problema probablemente se solucione con la versión de Steam, ya que esta incluirá la opción de usar las flechas direccionales del teclado.

  • 6.5/10
    Jugabilidad - 6.5/10
  • 3.5/10
    Gráficos - 3.5/10
  • 5/10
    Sonido - 5/10
  • 3.5/10
    Innovación - 3.5/10
  • 6/10
    Duración - 6/10
6/10

Resumen

¿Vale la pena? Sí. Es un juego entretenido y completarlo con todo es un logro. No es muy llamativo ni espectacular, tampoco tiene una historia memorable ni es original, pero tiene otros puntos fuertes.

Tienes que ser consciente de lo que te ofrece: muchos pequeños puzzles que te brindarán partidas rápidas pero entretenidas. Es perfecto para jugarlo durante trayectos o esperas. Algunos niveles son desafiantes, y es sencillo “picarte” y luchar hasta conseguir sacarlo.

Su mayor inconveniente reside en el control, pero una vez te acostumbras, no debería darte muchos problemas salvo quizá algún nivel concreto en el que tengas que ser veloz.

Es un juego estable, sin bugs, y se nota el trabajo diseñando niveles. Ofrece mucho estando disponible por menos de un euro, y si no te acaba de convencer, siempre puedes probar primero la demo gratuita.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre