Maldita Castilla llega a Nintendo Switch tras su paso por PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation Vita y Nintendo 3DS. Locomalito y Gryzor87 nos traen un título de estilo retro, claramente inspirado por el clásico Ghosts ‘n Goblins que salió a mediados de los 80 en máquinas arcade. El caballero castellano Don Ramiro recorrerá las embrujadas tierras de Tolomera del Rey en una aventura con acción, plataformas y mucha dificultad, para felicidad de los amantes de lo retro.

Tras el lanzamiento de Super Hydorah en la consola híbrida de Nintendo, Maldita Castilla EX debía ser el juego siguiente. Locomalito, un desarrollador español independiente, estaba harto de no ver una secuela que siguiera el estilo o la jugabilidad de uno de sus videojuegos favoritos, el clásico de Capcom Ghosts ‘n Goblins. Por ello, ¿qué hizo? ¡Crear su propio videojuego, por supuesto!

Maldita Castilla nació a finales de 2012 como videojuego gratuito de PC para luego expandirse y convertirse en un videojuego comercial junto a la colaboración del equipo barcelonés Abylight Studios. Gracias a su éxito inicial, ha podido ir dando el salto a otras plataformas y ha recibido actualizaciones que están presentes en esta edición para Nintendo Switch.

Nuestro protagonista, el caballero castellano Don Ramiro, tiene muchos elementos en común con el archiconocido Sir Arthur, y de hecho el arma básica de los dos es una espada que puede lanzarse a distancia. Saltar y atacar es lo único que podemos hacer, por lo que desde el principio solo contamos con nuestra habilidad, reflejos y visión de conjunto.

¡Por Dios y por Castilla!

Estamos en plena Edad Media, a principios del milenio pasado. Las lágrimas de una joven bruja han sido transformadas por un demonio en la llave para traer el mal a este mundo. El rey Alfonso VI de León ha llamado a sus caballeros más valientes y leales para dirigirse a las tierras malditas de Tolomera del Rey y terminar con esta terrible pesadilla.

Así, bajo la armadura de Don Ramiro, el más aguerrido de los caballeros del rey, deberemos eliminar a los muertos vivientes y a otras criaturas demoníacas que están sembrando el caos entre los pobres habitantes de Castilla.

¿Estamos en un Ghosts ‘n Goblins ambientado en España? Sí, tal cual. Sin embargo, las referencias geográficas no terminan en la ubicación en la que se desarrolla el juego. Múltiples enemigos y elementos de Maldita Castilla están inspirados por antiguos mitos españoles y en menor medida por otros del resto de Europa. Las influencias de obras como Amadís de Gaula o Don Quijote de la Mancha están a la orden del día y sacarán más de una sonrisa a todos aquellos jugadores que las conozcan.

También nuestro Don Ramiro es un caballero con una poderosa fe cristiana, por lo que lucha siempre no solo por su rey, sino “por Dios y por Castilla”, razón por la que varios objetos sagrados nos ayudarán en nuestra misión. Ítems que se sumarán a un extenso arsenal que podremos ir obteniendo a lo largo de las fases para enfrentarnos a más de 48 enemigos y 19 jefes finales a lo largo de ocho extensos (y difíciles) niveles.

Que hablando de dificultad: Maldita Castilla se las trae en muchísimas ocasiones, siendo fiel al espíritu arcade de Ghosts ‘n Goblins. Aún con todo, disponemos de continuaciones infinitas, por lo que cualquiera puede pasárselo con perseverancia. ¿Y ya está? Por supuesto que no: si continuamos la partida más de cuatro veces, el videojuego nos advertirá de que al hacerlo estaremos “vendiendo nuestra alma”. También, si queremos verlo todo, tendremos que superar el juego sin continuar ni una sola vez.

Es evidente: Maldita Castilla puede ser terminado por todos, pero solo los más habilidosos y dedicados serán recompensados con todo su contenido. Esto motiva a los jugadores a picarse para lograr superarlo sin “continues”, y, tras lograrlo, a intentar jugarlo en modo speedrun (Maldita Castilla cuenta con un cronómetro interno pensado expresamente para ello).

Gráficamente hablando, todo recuerda a Ghosts ‘n Goblins. Estética, enemigos, píxel art… pero eso no significa que se sienta antiguo, ni mucho menos: el juego funciona a 60 FPS estables y 1080p tanto en el televisor como en modo portátil. También podemos introducir cuando queramos un filtro similar al de las teles de tubo, opción que también permite Super Hydorah.

Y como no podría ser de otra forma, con la aportación musical de Gryzor87, la ambientación queda redonda. Los instrumentos y los efectos de sonido imitan a los de la máquina arcade de Ghosts ‘n Goblins original, pero las composiciones gozan de mucha personalidad y hay una repertorio de canciones muy completo repartido por todos los niveles.

Levántate y vuelve a luchar

Los ocho niveles que tendremos que recorrer a lo largo de nuestra aventura son muy largos y variados. En más de una ocasión sentiremos que hemos acabado un peligroso tramo (con jefazo final incluido) para volver a enfrentarnos a otro aún más infernal.

Siendo claros: como ocurre con Super Hydorah, Maldita Castilla no es un videojuego para todos los usuarios. Está enfocado a los amantes de lo retro, sobre todo a aquellos que crecieron jugando a Ghosts ‘n Goblins en SNES, en Mega Drive o en una máquina arcade. Aún con todo, tiene elementos suficientes como para que hasta el jugador menos habilidoso pueda llegar a su final con perseverancia suficiente.

Las continuaciones infinitas y que no se nos obligue a repetir tramos grandes tras caer son un plus para esos usuarios, y lo cierto es que tras llegar a su final una vez, cualquiera debería ser capaz de alcanzar la pantalla de créditos sin “vender el alma”. Eso, sumado el soporte al modo speedrun, le da un importante plus de rejugabilidad, ya que nos lo pasaremos en múltiples ocasiones si nos gusta.

Maldita Castilla se esfuerza por contentar a todos los jugadores, aunque se centre en los más amantes de lo retro de todos. Aunque le falte algo de personalidad (aún con la ambientación castellana es imposible que no nos acordemos todo el rato de Ghosts ‘n Goblins) es un plataformas muy sólido, divertido y al que le sienta como un guante la portabilidad.

Y sí, es un juego difícil. Pero siempre es justo, nunca llega a ser frustrante y nos trae constantemente recuerdos de épocas pasadas. Su fantástico diseño de niveles lo hacen muy divertido y un plataformas más que recomendable, aunque no ofrezca nada especialmente innovador.

La versión analizada ha sido la de Nintendo Switch.

  • 8.5/10
    Jugabilidad - 8.5/10
  • 8/10
    Gráficos - 8/10
  • 8/10
    Sonido - 8/10
  • 5/10
    Innovación - 5/10
  • 7/10
    Duración - 7/10
8.5/10

Resumen

Maldita Castilla quería ser una secuela no oficial de Ghosts ‘n Goblins, y es precisamente eso. Es una obra de estilo retro de considerable dificultad, acción directa y jugabilidad muy pulida, con un excelente diseño de niveles, espectaculares jefes finales y una banda sonora que nos recordará constantemente al clásico de Capcom.

Al igual que ocurre con Super Hydorah, no es un videojuego para todo el mundo, pero aquellos amantes de lo retro que le den una oportunidad no se arrepentirán. Es difícil, retante y muy rejugable, por lo que es diversión asegurada durante mucho tiempo. Los fans de Ghosts ‘n Goblins deberían estar jugándolo ya mismo.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre