Sabíamos que Cayde-6 iba a morir. Que Uldren Sov le dispararía con el As de Picas y luego huiría con los ocho barones repudiados que le habían ayudado. Bungie nos lo había advertido con la intención de despertar nuestra sed de venganza. Querían una expansión con un tono más maduro y se decantaron por una aventura al estilo western. Los Renegados es todo lo que debió ser la secuela de Destiny hace un año.

Destiny 2 llegó el año pasado como una apuesta más elaborada y pulida que su primer juego. Pero aun así, sus puntos débiles hicieron que la nueva entrega de esta aventura espacial flaqueara. Era un buen juego al que le faltaba contenido que incitara a los jugadores a querer volver. Los DLC, La maldición de Osiris y El Estratega tampoco ayudaron mucho. ¿Qué ha ocurrido con Los Renegados? Bungie parece que ha aprendido de sus errores y ha puesto toda la carne en el asador.

Uno de los aspectos interesantes de esta nueva expansión recae en que por primera vez no tenemos que salvar a la galaxia. Nuestra misión es dar caza a los asesinos de Cayde-6 y recuperar el As de Picas, su icónico cañón de mano. Aunque la historia también nos incita a querer descubrir qué le ha ocurrido al príncipe de los insomnes. Un western espacial lleno de misterios que esconden mucho más de lo que aparentan a simple vista.

De guardián a justiciero

La nueva campaña nos lleva directamente al Arrecife. Petra Venj nos ha llamado junto a Cayde para sofocar un motín en la Prisión de los Antiguos. Por desgracia, las cosas no salen según lo planeado. Los Barones repudiados, un grupo de caídos corruptos de alto rango, y el príncipe de los insomnes, Uldren Sov pretenden fugarse tras desatar el caos. Y en un intento por evitar que escapen, el líder de la Vanguardia de cazadores se ve obligado a enfrentarse en solitario a los enemigos. Para cuando nosotros llegamos ya es demasiado tarde.

Con una increíble primera misión caótica, Bungie nos introduce de lleno en Los Renegados. El asesinato de Cayde tiene consecuencias para nosotros, para la vanguardia y para todo el mundo de Destiny. Es cierto que durante La Guerra Roja perdimos al Oráculo, pero ni de lejos su muerte tuvo la repercusión que ha tenido la del cómico exo. Tras regresar a la Torre con el cuerpo de Cayde, hablamos con Zavala e Ikora. El comandante de la Vanguardia y la líder de los hechiceros discrepan acerca de lo que deben hacer. Bungie ha creado un cisma que pueden aprovechar en el futuro para seguir con esta línea más madura que le han dado a su juego. Es entonces cuando nuestro personaje habla por primera vez y decide tomarse la justicia por su mano.

El gunplay en Los Renegados se mantiene igual, con la diferencia de que han recuperado el sistema de armas del primer Destiny. Es decir, ya no están divididas en cinética, energética y destructiva. Ahora tenemos primaria, secundaria y destructiva. Si hace un año las escopetas, por ejemplo, habían quedado relegadas a la última casilla, estas vuelven a estar disponibles en las dos primeras. La munición también ha cambiado. Ahora depende del arma y no del hueco que esta ocupa. Es decir, un cañón de mano equipado en la antigua casilla energética utilizará la misma munición que un rifle de pulsos que llevemos en la primaria.

En cuanto a la historia, Bungie ha querido otorgarnos una cierta libertad a la hora de elegir. Y es que nos ofrecerán la posibilidad de elegir cuando queremos dar caza a seis de los ocho barones. Una vez desbloqueado el primer mapa en el que tiene lugar la mayor parte de la campaña, la Costa Enredada, nos aparecerán las aventuras. El único límite será el nivel de poder recomendado. Cabe destacar, que llegados a este punto la historia ha perdido un cierto empuje narrativo para darnos margen a reubicarnos y reequiparnos. El otro lugar que podremos descubrir es la Ciudad Onírica, una zona descrita como destino de endgame.

Un nuevo juego que descubrir

A pesar de que no podríamos estar más satisfechos con las novedades que incorpora al juego Los Renegados, es inevitable pensar que esto es lo que debería haber sido Destiny 2 desde el principio. El juego ha pasado de tener un escaso contenido que poco entretenía una vez llegabas al máximo de poder, a ofrecer un sinfín de actividades que nos invitan a volver una y otra vez.

Para aumentar nuestro nivel luz, tendremos que completar los distintos desafíos que nos recompensarán con engramas destructivos. Aunque no tendremos acceso a estos hasta que completemos la historia y lleguemos al 50. Recordad que en Destiny la luz mide nuestro poder. En la expansión ha subido del 400, que se podía conseguir durante el Solsticio de Héroes, al 600.

Hay mucho por hacer en Los Renegados, sobre todo cuando lleguemos a la Ciudad Onírica. Bungie ha descrito este nuevo emplazamiento como un destino de fin de juego. Se trata de uno de los lugares más secretos de los insomnes. Además de los conocidos eventos, patrullas y sectores perdidos, también podremos completar los contratos que nos ofrece Petra Venj. El mapa estará repleto de misterios por descubrir. Según la compañía, la ciudad irá cambiando con las semanas para ofrecernos nuevos desafíos. Hasta el momento no ha sido así, por lo que tendremos que esperar un poco más. Por ahora, el único cambio en la Ciudad Onírica ha sido la llegada de la raid que ayer abrió sus puertas.

Una de las actividades que podremos disfrutar en este mapa es El Pozo Ciego. Un reto de varios niveles de dificultad que nos enfrenta a oleadas de enemigos. Similar al protocolo escalada de El Estratega, pero con un funcionamiento más adaptado al poder de los guardianes. Este desafío promete ofrecer interesantes recompensas. Por ahora se sabe que a partir del nivel 2 los jugadores pueden conseguir el objeto que se necesita para desbloquear las nuevas súper. Sobre las ramas de habilidades para subclase que nos ofrece la expansión, cabe destacar que para obtener la primera recibiremos una misión de Ikora. Pero pensad muy bien que súper queréis.

De los modos de juego es importante destacar la novedad de Gambito. El objetivo es acabar con un jefe antes que el equipo contrario. Cada escuadra, formada por cuatro jugadores, aparece en un mapa en el que tiene que derrotar a enemigos controlados por la IA. Dichos enemigos soltarán una motas que debemos recopilar y meter en nuestro banco. Una vez lleguemos a las 75 invocaremos a nuestro primordial y habrá que derrotarlo. Aunque parezca simple, no será así ni de lejos. El juego incorpora mecánicas como invadir al mapa enemigo para evitar que ingresen sus motas en el banco o enviarles bloqueadores para retrasarles. Como en el resto de actividades, tendremos contratos para completar.

En el apartado de equipamiento, es importante destacar las ventajas aleatorias con las que ahora cuentan las armas y armaduras de año 2. Es un sistema que aportará una gran rejugabilidad y que nos permitirá adaptar nuestro equipamiento a nuestro modo de juego. Los Renegados también ha llegado con un sistema de modificadores y obras maestra completamente nuevo y poderoso. Y mención especial al arco que llega para ofrecernos una nueva forma de enfrentarnos a los enemigos.

Siempre te recordaremos, Cayde

Bungie ha querido darle a su juego un toque más oscuro y maduro. En cierto sentido lo ha logrado, aunque para ello haya tenido que matar a su personaje más querido. La historia de Los Renegados está muy bien trabajada, a pesar de los altibajos. Cuenta con algunas misiones memorables, pero otras pasan sin pena ni gloria. No todos los enfrentamientos con los Barones son igual de entretenidos ni satisfactorios. Alguno incluso llega a ser absurdo o tedioso. Se profundiza en algunos aspectos y se pasa muy por encima de otros. Habría sido interesante conocer un poco más a los Barones antes de acabar con ellos. La muerte de Cayde-6 se justifica con la historia y hay que reconocer que el carismático exo no se va sin dar un último espectáculo.

Los Renegados viene cargado de novedades que hacía mucho tiempo que la comunidad pedía. Las ventajas aleatorias son un acierto, igual que el nuevo sistema de obras maestra y de modificadores. No obstante, la compañía ha cometido dos fallos en este apartado. El primero no es nuevo y el segundo algo ilógico. A las armaduras de año 2 no se les pueden cambiar las estadísticas. Si tienes un casco regenerativo de hechiceros, no podrás cambiarlo a pesado. Sorprende que esto sea así, cuando fue una de las cosas que solucionaron durante el primer año de Destiny 2. En cuanto al otro fallo: las armas y armaduras de año 1 ya no sirven de nada. No tienen ventajas aleatorias ni se benefician del nuevo sistema de obras maestra. Esperemos que Bungie lo arregle pronto y se quede todo en una simple anécdota.

Sobre la Ciudad Onírica, es un lugar hermoso y muy cuidado en el que siempre hay algo nuevo que descubrir o recovecos que explorar. De momento cumple con la promesa de ser un destino de endgame. Sin embargo, habrá que esperar un poco más para saber si de verdad es capaz de enganchar a los jugadores o por el contrario se volverá repetitivo y aburrido. A decir verdad, por ahora hemos pasado mucho más tiempo en la Ciudad Onírica que en cualquier otro destino. La Costa Enredada no tiene tanto que ofrecer. Aunque también hemos jugado mucho a Gambito. Y es que se agradece la incorporación de un nuevo modo de juego que aporta frescura. Pero hay que experimentarlo por uno mismo para entenderlo.

Bungie lo ha hecho muy bien con la expansión. Ha salvado un barco que estaba a punto de hundirse. El sistema de armas es más adaptable, las súper darán mucho juego, las colecciones y los triunfos son un gran acierto y los desafíos valen mucho la pena. Sólo faltan algunos retoques y mantener un ritmo constantes de eventos que ofrezcan novedades interesantes.

0
Review
Jugabilidad
9/10
Gráficos
8.4/10
Sonido
9.5/10
Innovación
8.5/10
Duración
8/10
Historia
8.4/10

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre