Los beat’em up fueron un género clave en los años 90, a pesar de que hoy han pasado completamente de moda, quizá tras evolucionar a otros géneros (como el hack and slash) o simplemente desaparecer. Aquellos que tuvieron una Sega Mega Drive recordarán Streets of Rage, un clásico del género lanzado en 1991 y por cuya jugabilidad no pasa el tiempo. Aprovechando el relanzamiento de Streets of Rage de manera gratuita en iOS y Android mediante el programa Sega Forever, os traemos este homenaje a uno de los mejores juegos de Mega Drive.

La legendaria batalla entre Sega y Nintendo durante la etapa de los 16 bits nos trajo grandes videojuegos que han pasado a la historia, y géneros como las plataformas, el beat’em up o los RPG tuvieron su edad dorada. Hoy vamos a dedicarle un homenaje a Streets of Rage, uno de los mejores títulos para ser jugados en compañía de otra persona y una obra con una calidad incuestionable en todos sus aspectos, incluyendo una banda sonora magnífica a manos de por aquel entonces un joven Yuzo Koshiro.

Y es que la banda sonora de Streets of Rage debería ser reconocida aparte: en sintonía con el estilo callejero cyberpunk del título, las canciones de Koshiro (tal vez el mejor compositor de la era 16 bits) se inspiran en la música que se escuchaba en los pubs y discotecas de finales de los 80 y principios de los 90.

El trabajo del por aquel entonces joven compositor invertido en Streets of Rage fue uno de los que le dio prestigio, y no es para menos: es una de las bandas sonoras más famosas de MegaDrive por la gran personalidad y calidad que tienen sus composiciones. Los jugadores no estaban acostumbrados a escuchar piezas de tanta calidad en una consola.

Su adictiva mecánica arcade y su modo para dos jugadores hacen que todavía hoy siga jugándose de manera relativamente habitual en muchas plataformas distintas, ya que ha sido relanzado en varias ocasiones.

Lucha callejera y botellas rotas

Hace algunos años había una ciudad próspera, en la que todo el mundo vivía feliz… hasta que, un día, un poderoso sindicato del crimen liderado por el malvado Mr. X se hizo con el control de toda la urbe. En muy poco tiempo, las fuerzas policiales e incluso el poder político han acabado en manos de esta mafia, y en la ciudad ha comenzado a desarrollarse una espiral de violencia brutal y un clima de inseguridad constante. Nadie parece estar a salvo de esta situación…

Sin embargo, no todo está perdido. Tres jóvenes oficiales de policía expertos en artes marciales han decidido acabar de una vez por todas con esta situación y devolver a la ciudad esa paz que antes la caracterizaba. Axel Stone, Blaze Fielding y Adam Hunter están dispuestos a arriesgarlo todo, incluyendo sus propias vidas… para intentar acabar con este malvado sindicato del crimen.

Fácil, directo y sencillo: como las historias de antes. Esta trama es solo una excusa para que nuestros personajes empiecen a pegarse con todo el barrio y nos enfrentemos a hordas de maleantes. El estilo callejero cyberpunk está muy logrado, y realmente nos sentiremos recorriendo las calles de una ciudad decadente, insegura y corrupta.

Estamos ante la violencia de los 90 en todo su esplendor. Así puede definirse de buenas a primeras el estilo jugable de Streets of Rage. Lo primero que hay que tener claro es que es un beat’em up clásico: nuestro objetivo es avanzar por un nivel lateral eliminando a todos y cada uno de los enemigos para llegar al final y derrotar al jefe. Sencillo y eficaz. Además, tendremos la posibilidad de agarrar objetos como botellas rotas, cuchillos o tubos de metal para inflingir más daño a nuestros enemigos. Este sistema es sencillo, fácil de aprender y muy divertido.

Cada uno de los tres personajes jugables tiene distintos atributos: a pesar de que todos son igual de competentes y una buena opción, hay algunas diferencias entre ellos: Adam es el más fuerte, Blaze es la más rápida y Axel está a medio camino entre los dos.

Acabarnos la historia principal nos requerirá varios intentos, pero cuando logremos hacerlo podremos terminarnos el juego fácilmente en una o dos horas. El modo multijugador nos animará a pasarnos el juego varias veces, sobre todo porque siempre es divertido ponerlo cuando vienen visitas: es acción a prueba de bomba para dos jugadores, y totalmente directa.

¿Qué tal ha envejecido?

Streets of Rage es un clásico de los videojuegos y uno de los beat’em up más famosos de Sega Mega Drive, y con razón. A pesar de que es un género que posee decenas de títulos en la era de los 16 bits, Streets of Rage destaca de manera considerable por su control sencillo, una muy buena curva de dificultad y una banda sonora realmente increíble.

Este videojuego ha envejecido realmente bien, y como se ha comentado previamente, por él no pasa el tiempo. Evidentemente, los gráficos son de otra época, y es cierto que hay recolores de enemigos, pero el control sigue siendo muy bueno y la música puede competir sin problemas con la de juegos actuales.

Es un título con el que pueden divertirse incluso los jugadores más casuales y además es sencillo de aprender y jugar. Sumando todo ello a que no es un videojuego especialmente difícil (aunque sí retante) es uno de esos títulos ideales para iniciarse en el mundo de los juegos retro. Streets of Rage es un juego perfecto para sacarlo cuando viene un amigo a jugar: es de los más divertidos para dos jugadores por su acción directa.

¿Dónde y cómo puedo jugarlo?

Como ocurre con muchos otros clásicos de Mega Drive, Streets of Rage es de muy fácil acceso hoy en día. Como os comentábamos, gracias al programa Sega Forever puede descargarse gratis en iOS y Android (eso sí, con anuncios). Si queremos disfrutarlo sin publicidad tendremos que pagar 2,29 euros. A causa de las limitaciones de las pantallas táctiles, creemos que lo suyo sería jugarlo con mando en un smartphone.

También está disponible en la consola virtual de Wii y en la de Nintendo 3DS (en este caso adaptado al 3D) y en PlayStation Network y Xbox Live Arcade por precios inferiores a los 10 euros. De la misma forma, podéis comprarlo en Steam por menos de 3 euros.

Por otra parte, si os interesa disfrutarlo en la consola original, también es posible hacerlo sin dificultades: como el juego fue un enorme éxito y se incluyó en varios recopilatorios, conseguir un cartucho original de Streets of Rage por un precio que oscile entre los 5 y 15 euros no debería ser muy difícil, ya sea por Internet o en tiendas de segunda mano. Tampoco hay que olvidar que, precisamente por el lanzamiento de muchas recopilaciones, es fácil encontrar Streets of Rage en muchas de ellas.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre