Volvemos a los clásicos de los clásicos. Hoy vamos a hablar de The Secret of Monkey Island (1990), una de las aventuras gráficas más importantes de todos los tiempos, un título que tras el legendario Maniac Mansion (1987) revolucionó el género y el mundo de los videojuegos de PC. Su humor para todas las edades, enrevesados puzles y carismáticos personajes lo convierten en uno de los juegos más recordados por los jugadores veteranos. Hoy os presentamos la primera aventura del pirata Guybrush Threepwood.

Una de las cosas que más se recuerdan de LucasArts es su capacidad de llevar guiones con calidad cinematográfica al mundo de los videojuegos… ¡hace más de 25 años!

A finales de los 80 y a lo largo de los 90, esa compañía derivada de la famosa LucasFilm (que fue comprada por Disney para obtener licencias como Star Wars of Indiana Jones), creó no solo este inmortal Secret of Monkey Island, videojuego que a menudo aparece como uno de los mejores títulos del género en numerosas listas y prestigiosas publicaciones, sino múltiples e increíbles aventuras gráficas que han pasado a la historia, como Grim Fandango (1998), Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1992), The Dig (1995), Full Throttle (1995) o Day of the Tentacle (1993), entre muchas otras.

The Secret of Monkey Island es una obra centrada en el humor, y logra, todavía hoy, hacer reír al jugador solamente con la lectura de sus diálogos. Incoherencias, roturas del cuarto muro y personajes entrañables desfilan de principio a fin en este título que tantos jugadores mayores siguen recordando con cariño. Hoy vamos a hablaros de una de las grandes obras de Ron Gilbert y el resto de LucasArts, padres de las aventuras gráficas y principales responsables de la fama de estos juegos de PC desde finales de los 80 hasta principios del siglo XXI.

Yo soy cola, tú pegamento

Guybrush Threepwood es un joven aspirante a pirata que acaba de llegar a Mêlée Island™, situada en mitad del Caribe. Una vez allí, para convertirse en uno de ellos, decide hacer todo lo posible para atraer la atención de unos bucaneros importantes que se encuentran en el SCUMM Bar.

Esos respetados piratas le proponen tres pruebas a Guybrush para que demuestre su valía: debe derrotar al Sword Master de Mêlée Island™, robar un misterioso ídolo de la mansión del gobernador y encontrar el legendario tesoro escondido de la isla.

Así, haciendo uso de su ingenio, e interactuando con todo tipo de interesantes personajes, Guybrush tendrá que realizar todo tipo de artimañas para cumplir su sueño: convertirse en pirata.

En The Secret of Monkey Island exploraremos a fondo varios extensos mapeados y tendremos que superar varios enigmas hasta que consigamos, poco a poco, ir acercándonos a nuestro objetivo.

El ambiente caribeño y la presencia de elementos como el vudú o los piratas zombi de esta aventura gráfica hará que más de uno encuentre similitudes con filmes como Piratas del Caribe. Esto ocurre así porque Ron Gilbert se inspiró en el mismo libro que los responsables de Piratas del Caribe: On Stranger Tides (En costas extrañas en español, lanzada en 1987), novela de Tim Powers. Sin embargo, The Secret of Monkey Island se enfoca en el humor, y eso lleva a que veamos una idiotez detrás de otra, personajes graciosísimos, y, sobre todo, muchísimos anacronismos, entre los que se encuentran máquinas expendedoras, actitudes y comportamientos modernos, carteles luminosos, paquetes de cereales…

¿Qué tal ha envejecido?

La evolución respecto a Maniac Mansion, Loom y otros títulos del género creados por LucasArts es más que evidente. De hecho, podríamos decir que se dio un paso importante con The Secret of Monkey Island dentro del sistema SCUMM. Los objetos se distinguen muy bien y son fácilmente identificables y reconocibles, cosa no tan común en títulos anteriores.

En las aventuras gráficas más antiguas, era habitual que el jugador se atascase por culpa del entorno gráfico, que dificultaba la localización de los objetos necesarios para avanzar. El detalle alcanzado en este juego hace que ese problema no exista, y ya solamente cuenta en ese caso la agudeza visual del jugador, que ya no tiene por qué ser hiperdetallista.

De hecho, a pesar de que se nota que The Secret of Monkey Island es un videojuego antiguo, es muy cómodo para los estándares de hoy.

Los puzles también son bastante lógicos y coherentes, y es imposible que encontremos puntos de no retorno o que nos atasquemos para siempre por una mala decisión.

Sin embargo, es verdad que el sistema SCUMM se ha quedado algo anticuado. En su día fue una verdadera revolución, pero hoy puede sentirse algo farragoso. El sistema se adaptó muy bien a este título, aunque sobran los botones de “Apagar” y “Encender”, que en Maniac Mansion tenían sentido… pero aquí no utilizaremos ni una sola vez. Aún con todo, aunque hoy se utilizase un sistema más simple, no llega a ser incómodo.

Al fin y al cabo, jugar es realmente fácil: el sistema es el clásico y puro point and click, sin más. Un pequeño punto negativo del paso del tiempo es la ausencia de voces e incluso la existencia de algunas zonas completamente en silencio. Una buena aventura gráfica moderna puede ganar mucho con un buen doblaje, sobre todo si está centrada en el humor. Aún así, la prueba del buen trabajo de LucasArts en su día es que las situaciones son igual de cómicas aunque estén completamente en silencio.

De hecho, lo que está claro es que a pesar de que se vea hoy algo antiguo, The Secret of Monkey Island sigue siendo uno de los títulos más divertidos que podemos encontrarnos. Aunque haga más de 25 años que salió, por su humor no pasa el tiempo, y es capaz de hacer reír tanto hoy como cuando nació. No extraña que crítica y público estén de acuerdo a la hora de catalogar The Secret of Monkey Island como una de las grandes obras maestras del género. No solamente marcó tendencia y fue uno de los padres de las aventuras gráficas, sino que es un trabajo impecable en todos los sentidos, y se nota incluso en la actualidad.

¿Dónde y cómo puedo jugarlo?

The Secret of Monkey Island es, en esencia, un juego de PC. Por ello, es de fácil acceso y no es complicado encontrarlo con su traducción original al español. La versión original es abandonware, por lo que conseguirla de forma gratuita en Internet es una tarea muy sencilla. Tras la compra de LucasArts por parte de Disney, el videojuego ha sido abandonado y olvidado por su empresa matriz. Las ediciones para otras plataformas de la época son más difíciles de encontrar, por lo que lo suyo es dejarse de complicaciones y jugarlo directamente en un ordenador Windows.

Otra opción para jugar a este título está en su remasterización, lanzada en 2009 para muchísimas plataformas (incluyendo consolas), que puede conseguirse por menos de 10 euros en numerosas tiendas digitales. Esa reedición tiene la posibilidad de ser disfrutada tanto con un esquema como con gráficos nuevos. Además, está doblada (en inglés, eso sí).

The Secret of Monkey Island es un gran videojuego y un título fácil de conseguir, por lo que no hay excusa para no disfrutar de este gran clásico de nuestro medio.

0

Inicio Foros Un vistazo al pasado: The Secret of Monkey Island

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Ramón Oliver hace 1 mes.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.