La legendaria Super Nintendo Entertainment System es conocida por muchas cosas. Un elemento clave de la consola de 16 bits de Nintendo son sus magníficos RPG, algunos de ellos clásicos atemporales, como Chrono Trigger o Final Fantasy VI. Echando un vistazo al pasado rememoramos Terranigma, un título injustamente olvidado y poco conocido a pesar de su calidad, comparable a esos dos nombres tan grandes.

Empezamos hablando de Terranigma diciendo que es un juego que tendría que haber estado en SNES Mini, no solo por merecérselo por su calidad, sino porque pocos lo jugaron en su día por haber salido muy tarde (a Europa llegó en diciembre de 1996, con Nintendo 64 ya vendiéndose en muchos lugares del mundo y a tres meses de llegar) y no desembarcó nunca en América. Sumado esto a que fue un videojuego de Enix que no fue un pelotazo comercial, Square-Enix ha ignorado esta obra de manera consistente desde que salió, convirtiéndolo en un juego olvidado y del que solo se acuerdan aquellos afortunados que lo jugaron en su día y esos usuarios que lo conocieron años después gracias a Internet.

Terranigma se tradujo de forma oficial al español, como ocurrió con su predecesor espiritual, el también legendario y más conocido Illusion of Time. En Bitjuegos hemos querido dedicarle un artículo a este Action RPG, uno de los mejores de los 16 bits, porque más gente ha de conocerlo y poder disfrutarlo.

Su historia probablemente sea la mejor de los 16 bits, y jugablemente está tan afinado que supera claramente a videojuegos como A Link to the Past en ese aspecto, que fue la obra que muchas desarrolladoras intentaron copiar con escaso éxito. Gráficamente y musicalmente también es espectacular. En efecto: es uno de los mejores juegos de SNES. La aventura de Ark para resucitar al mundo y todo lo que ello conlleva es única.

El equilibrio de la Tierra

La Tierra tiene dos almas: el Mundo de la Luz y el Mundo de la Oscuridad. Desde que el planeta se creó hace 4600 millones de años, crecimiento y destrucción se han turnado en un ciclo eterno. La Luz trae progreso y el nacimiento de seres inteligentes. La Oscuridad trae las eras glaciales, el miedo y el desequilibrio. Se les han dado los nombres de Dios y Diablo.

En Terranigma, el jugador toma el papel de un joven llamado Ark para regenerar la Tierra (sí, la misma en la que vivimos nosotros). Los continentes, las plantas, los animales y los humanos deben renacer. El usuario también tendrá que guiar a la Humanidad para que funde impresionantes civilizaciones. Ark recorrerá todos los continentes, con todas sus gentes y culturas inmersas en un caos histórico y llevar a cabo su tarea.

La historia de Terranigma es una de las más originales y sorprendentes que se han visto en el género, a pesar de haber sido lanzada para SNES. De hecho, a pesar de parecer muy atrevida esta afirmación, pocos juegos hay con un guion superior a esta obra, incluso en la actualidad. Los guiños históricos y culturales también están a la orden del día y se consigue que todo encaje como un puzle en el juego.

Y sí, por si os lo preguntáis: España está incluida en el juego y de hecho es uno de los países más importantes y con mayor presencia en Terranigma.

Todo lo aprendido a lo largo de las experiencias en Action RPG en SNES se utiliza aquí para que Terranigma tenga el mejor apartado jugable posible. La mecánica es muy divertida y adictiva, y Ark dispone de muchísimos movimientos diferentes. La evolución es palpable, sobre todo si la comparamos con títulos como Zelda: A Link to the Past o el propio Illusion of Time, en los que los movimientos del protagonista son bastante limitados. Los combates de jefes, además, son espectaculares y tendremos que aplicar estrategias concretas y darlo todo para poder hacerles frente.

De la misma forma, Terranigma ofrece mucha libertad para explorar, aunque haya un claro hilo conductor. Y sí, el jugador puede ayudar a hacer progresar la civilización fomentando el crecimiento del comercio o de la agricultura, siempre utilizando la cabeza e intentando influir sobre los políticos, inventores y artistas de las ciudades más importantes.

El juego es bastante largo para la época: para terminarlo harán falta alrededor de 20 horas. Cabe destacar que en todas ellas se mantiene el nivel en todo momento.

¿Qué tal ha envejecido?

Terranigma es, probablemente, uno de los títulos que mejor han sabido aguantar el paso del tiempo en SNES. Gráficamente sigue siendo precioso: colaría como un trabajado juego indie de estilo pixel-art lanzado hoy. De hecho, poco se ha visto en SNES con una calidad similar o superior a la de este RPG; hay bastantes juegos de Game Boy Advance que no se ven nada mal con un nivel mucho más bajo en este sentido que Terranigma.

Además, la ambientación histórica está muy lograda. Todos los guiños históricos presentes a lo largo del juego hacen aumentar mucho su interés, y resulta curioso ver a personajes famosos de todas las épocas conviviendo al mismo tiempo, y no queda raro ver a Ark manejando lanzas y yendo por ciudades del siglo XVII o incluso del XX. De hecho, la sensación es muy natural.

El control se mantiene fresco, la curva de dificultad está perfectamente afinada y jugablemente no se nota antiguo en absoluto.

Lo mismo ocurre con la banda sonora: es muy variada y las partituras son de una calidad innegable. Aunque los instrumentos sean de SNES, son de lo mejor de la consola y las canciones no se notan antiguas. Miyoko Takaoka y Masanori Hikichi, artistas detrás de esta genial banda sonora, lograron captar a la perfección el ambiente de todas y cada una de las zonas, y hay temas épicos, bonitos, misteriosos… vamos, todo lo que debe tener cualquier RPG que se precie. Más de 50 canciones forman la banda sonora y esa cifra habla por sí sola.

Parece que nos repetimos, pero queremos dejar claro que no tiene nada que envidiarle a, por ejemplo, Chrono Trigger. A pesar de que es poco conocido, y por si todavía no ha quedado claro, Terranigma es uno de los mejores juegos de Super Nintendo. Es un juego de culto que todo fan de los RPG debería jugar.

También es importante remarcar que está traducido al español, aunque dicha localización tenga algunos errores menores y faltas ortográficas.

¿Dónde y cómo puedo jugarlo?

Que un buen juego retro pasara casi desapercibido en su día es algo terrible porque volver a jugarlo más adelante se convierte en una tarea ardua. Terranigma no ha tenido ningún relanzamiento desde 1996, por lo que disfrutarlo hoy es complicado si no se recurre a métodos como la emulación.

No ha salido de nuevo en ninguna tienda virtual. Terranigma no ha sido relanzado ni siquiera en la Consola Virtual de Wii o en plataformas como Steam.

Jugarlo hoy en día en la plataforma original en español o incluso inglés sin ser uno de esos afortunados que lo consiguió en su día es casi imposible: es un videojuego muy difícil de encontrar y muy buscado, por lo que su precio en el mercado de segunda mano se dispara a precios por encima de los 300 euros si hablamos del cartucho suelto y en un estado mejorable. Si queremos el juego sin abrir y en español, las cantidades suben por las nubes.

Otra opción en este sentido es comprar un cartucho pirata de Terranigma (los hay hasta en versión NTSC), aunque en Bitjuegos os animamos a optar por NO darle dinero a una persona que haya relanzado este juego de manera no autorizada. La mejor idea, sin duda, es comprarlo original en alemán. Curiosamente, en Alemania el juego vendió mejor que en otros territorios, por lo que se comercializaron muchas copias y es más fácil obtenerlo ahí y en ese idioma. Si sabéis alemán, probablemente sea la mejor opción, ya que no debería ser difícil encontrar un cartucho original de Terranigma en ese idioma en una tienda de Internet por un precio que ronde los 30 o 40 euros. Si no sabéis alemán, como os hemos comentado, quizá la única opción actual sea emularlo.

0

Inicio Foros Un vistazo al pasado: Terranigma

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Ramón Oliver hace 1 mes.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.