El legado que ha dejado Super Smash Bros. Melee (2001) en el mundo de los videojuegos solo es comparable a títulos de lucha de la talla de Street Fighter II (1991). Sin embargo, hay una gran diferencia entre estas dos obras: Melee no solo se sigue jugando hoy, sino que es incluso más popular ahora, en pleno 2018, que en su fecha de lanzamiento, hace ya diecisiete años. Pero… ¿cuál es el secreto de este videojuego?

Nintendo GameCube fue un auténtico fracaso comercial para Nintendo. A pesar de la fuerte inversión realizada por la compañía japonesa y su nutrido y variado catálogo de juegos, así como agresivas campañas comerciales, nunca terminó de despegar: sus ventas totales apenas superaron las 21 millones, según datos de VGChartz. Sin embargo, a pesar de ese duro golpe, los usuarios que pudieron disfrutar de ella la recuerdan por su catálogo, muy selecto y de mucha calidad.

Mientras PlayStation 2 revolucionaba el mundo de los videojuegos y barría a Sega y su Dreamcast, Nintendo estuvo muy cerca de seguir el mismo camino que el de su antigua rival. De no ser por algunos juegos, como este Super Smash Bros. Melee, las ventas de GameCube podrían haber sido mucho peores: no en vano, Melee es el videojuego más vendido de la consola, con más de 7 millones de unidades según datos de VGChartz. Estas cifras serían muy exitosas en un título lanzado en, por ejemplo, PlayStation 4 hoy en día, pero viendo los números totales de GameCube, esto implica que uno de cada tres usuarios de la consola compraron Melee.

Sin embargo, lo que desconcierta de verdad es el éxito del juego, incluso hoy. ¿Por qué Super Smash Bros. Melee sigue estando presente, año tras año, en el EVO? ¿Cómo puede la comunidad de un videojuego de lucha de casi 20 años de antigüedad continuar creciendo y generando dinero y expectación en el mundo de los e-Sports?

Hoy vamos a hablar de Super Smash Bros. Melee, el videojuego de Nintendo GameCube que nunca pasa de moda.

Una fiesta… convertida en batalla de titanes

La historia de Super Smash Bros. Melee es increíble. El videojuego de Nintendo fue creado como un party game, como un título pensado para el jugador casual. La idea de la compañía y de su director, Masahiro Sakurai, era crear un título con un fuerte componente aleatorio (como Mario Kart) y en el que las batallas de cuatro y con objetos con efectos exagerados fueran la tónica habitual.

Los escenarios también están hechos así. La mayor parte de las pantallas son auténticas locuras, con elementos que pueden matar a cualquier jugador en un instante. Sakurai y su equipo idearon Melee como un videojuego en el que, como si de Mario Party estuviéramos hablando, cuatro amigos se sentaran delante de un televisor, y, entre risas y empujones, se dieran tortas a lo loco y no le prestaran demasiada atención a lo que estaban haciendo.

Sin embargo, la gravedad, la mecánica y velocidad del juego son brutales, hasta el punto de que uno puede explotarlas para extraer y masterizar unas técnicas de juego especiales que acaban siendo esenciales para el éxito competitivo del videojuego. Lo curioso es que todas esas técnicas no solo no fueron previstas por los desarrolladores, sino que directamente su existencia son un completo accidente. Eso significa que el metagame de Super Smash Bros. Melee no fue creado, sino inventado por la comunidad de jugadores.

Actualmente, es uno de los títulos de lucha más exigentes que existen en su vertiente competitiva. No solo es necesario tener unos reflejos y una habilidad altísima, sino que hay que analizar a fondo a los personajes, las opciones y los movimientos del oponente en cada match: es un juego de adaptabilidad. Su mecánica única, basada en porcentajes, permite que las batallas sean frenéticas, que los personajes se muevan libremente por el escenario (como en un título de plataformas) y que un jugador pueda morir en apenas unos segundos si su rival juega bien sus cartas.

¡Ah! ¿Y la premisa de Smash? ¿De verdad hace falta que os la expliquemos? Es muy sencilla y se ha mantenido en el tiempo hasta nuestros días: en este videojuego podemos escoger a una selección de los personajes más populares de Nintendo, como Link, Mario, Pikachu, Kirby o Donkey Kong para disfrutar de combates locos entre ellos. Un sueño fan hecho realidad, y desde luego la premisa que lo hizo triunfar en su día.

¿Qué tal ha envejecido?

Super Smash Bros. Melee no ha envejecido en absoluto, con salvedad de su apartado gráfico, que evidentemente es de la época. Para ser uno de los primeros títulos de GameCube, Melee lucía realmente bien. Los luchadores tienen un montón de movimientos distintos y los saben lucir de forma bastante satisfactoria.

A pesar de la vertiente competitiva de Smash Bros. (que ya es profesional), cualquiera puede jugar y divertirse con él tras aprender los controles en cinco minutos. Para dominarlo hacen falta muchas horas de juego, pero todo el mundo puede disfrutar de este título sin tener nada de experiencia.

Básicamente, a pesar de que las diferencias entre los que saben manejarlo mejor y peor son bastante notables, puede ser disfrutado en plan party game utilizando objetos, escenarios locos y batallas a cuatro jugadores. Nadie ha quedado discriminado.

De hecho, curiosamente, Melee ha envejecido bastante mejor que Super Smash Bros. Brawl (2008), título que hoy se siente tosco, lento e incluso aburrido, razón por la que el clásico de Wii ya no se ve en ningún torneo, con salvedad de Project M, un mod de Brawl… cuyo objetivo fue convertirlo en Melee 2.0.

Melee es un título de lucha muy técnico, con bastantes secretos jugables que descubrir y una profundidad excepcional: si nos gustan los juegos tan exigentes con nosotros a la larga, no nos defraudará. Y eso se sentía tanto en 2001, como hoy, en 2018. El perfeccionamiento de su sistema de combate es uno de los motivos por los que todavía es uno de los títulos más jugados competitivamente del mundo.

En este sentido, lo único que podemos reseñar en relación al paso del tiempo es que no podemos personalizar los controles (como en Brawl o Smash 4) y que Super Smash Bros. Melee es un juego muy desbalanceado: las diferencias entre los mejores luchadores y los peores del plantel son enormes. A pesar de ello, hay una buena cantidad de personajes viables en el competitivo. También hemos de recordar que el juego no posee buffering (mecánica que nos permite iniciar el siguiente movimiento mientras terminamos el anterior), cosa que hoy en día se nota, sobre todo si hablamos de jugadores asiduos de Smash 4.

La banda sonora también se mantiene sensacional y posee canciones inolvidables de la historia de los videojuegos.

¿Dónde y cómo puedo jugarlo?

Con el paso del tiempo, Super Smash Bros. Melee se ha ido convirtiendo, progresivamente, en un videojuego cada vez menos accesible. Aún con todo, encontrarlo en una tienda de segunda mano de Internet no debería ser especialmente difícil por menos de 30 euros. Para jugarlo necesitaremos una Nintendo GameCube o una Wii retrocompatible, así como su respectivo mando de GameCube y una Memory Card de la consola, en caso de que no tengamos una.

¿Más opciones? Pues… ninguna. La única forma de jugar a Melee hoy en día de forma legal y sin emulación es mediante el disco original, ya que todavía ningún título de GameCube ha sido relanzado. Al menos, gracias al adaptador de mandos de GameCube de Wii U lanzado para Super Smash Bros. for Wii U es posible conectar dicho adaptador a un PC con Dolphin.

Es posible que Nintendo acabe anunciando títulos de Nintendo GameCube en Nintendo Switch, opción muy demandada por millones de usuarios en todo el mundo. Sin embargo, por ahora no hay nada oficial. Solo resta esperar… o disfrutarlo en una GameCube o Wii originales con su disco oficial.

0

Inicio Foros Un vistazo al pasado: Super Smash Bros. Melee

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Ramón Oliver hace 2 meses, 2 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.