PlayStation 3 contiene una gran cantidad de JRPG interesantes, razón por la que de su generación es probablemente la mejor consola para los amantes del género. El “pequeño” problema es que la mayoría de estos juegos nos llegan en un perfecto inglés, como ocurre en el caso de este título, lo que puede echar para atrás a aquellos que no tengan suficiente conocimiento del idioma.

Además de la estética anime propia de gran parte de los JRPG, Valkyria Chronicles es un SRPG o RPG táctico, como Fire Emblem, Final Fantasy Tactics o X-Com, aunque guarda mucha más semejanza con este último.

Valkyria Chronicles es un RPG táctico con algo de acción en tiempo real que llegó de la mano de Sega en exclusiva para PlayStation 3, pero que años después salió también en PC.

La historia está basada en la Segunda Guerra Mundial europea, versionada a un mundo imaginario con una tecnología más avanzada, unos diseños ficticios de armaduras e incluso algunos toques de fantasía.

La crónica de la Guerra de Galia

Welkin, hijo de un famoso general de una guerra pasada, se encuentra de visita en el pequeño pueblo fronterizo de Bruhl, en Galia. En ese momento, la Alianza Imperial, liderada por Maximillian, que ya estaba enfrentada con la Federación Atlántica, irrumpe en Galia. Junto a Alicia Melchiott, líder de la defensa de Bruhl, y su hermanastra pequeña Isara, comenzará su odisea hacia la capital de Galia y hacia la resistencia contra el poderoso imperio invasor.

La historia se centrará en la resistencia contra el imperio invasor, desde la perspectiva de Welkin y Alicia como protagonistas. Welkin recibirá el mando del Escuadrón 7 y se unirá a la resistencia. Pero, ¿cómo puede un pequeño país como Galia resistir el ataque de una de las grandes potencias del mundo? Para agravar la situación, en la Alianza Imperial se encuentra Selvaria, que esconde un peligroso secreto.

La historia está en la media del género, la clásica trama RPG con sus personajes, sus revelaciones, sus subtramas… Y aunque está basada en la Segunda Guerra Mundial, solo lo está en algunos puntos ambientales (el mapa está claramente inspirado en Europa), aunque la mezcla va más allá. En aspectos de trama, la situación de guerra, los dos grandes imperios enfrentados (que sí están claramente basados en los bandos de la guerra) o los Darcsen, un grupo social víctima del racismo, sí están inspirados en ella, pero la historia en sí, su ambientación, sus personajes… son originales de Valkyria Chronicles.

¿Y es de calidad? Pues el desarrollo no está mal, los personajes están bien, tiene sus escenas… En sí no es una historia maravillosa, sino que está en la media del género, pero el hecho de ambientarse en una situación diferente le da aire propio, así que es disfrutable. Transmite bastante bien algunos mensajes aprovechando su temática, como el honor, los prejuicios o la paz, o uno muy interesante que es la belleza dentro de la propia guerra, aunque se enfocan sobre todo en escenas individuales más que en el conjunto global de la obra.
En cuanto a los personajes, los principales son simpáticos, pero no especialmente originales. Welkin, el protagonista buenazo algo despistado; Alicia, la chica fuerte con férreos ideales; o en el bando enemigo Maximillian, el emperador autoritario (esta vez, no ridículamente malvado como de costumbre), etc.

Son algo tópicos, pero funcionan. A eso hay que sumar a todos los personajes que forman el Escuadrón 7. Algunos aparecen activamente en la historia (unos seis o siete), pero otros están para “rellenar” los huecos jugables. Esto no es negativo, en absoluto. Los personajes que reclutes en el cuartel tienen cada uno de ellos su propia personalidad, sus propias frases… Es relativamente sencillo coger cariño a alguno de ellos, y como además tenemos una biblioteca en la que podemos leer sus biografías, enriquecen ese pequeño plantel.

Así, a modo de resumen, Valkyria Chronicles no es una épica historia que nos pondrá los pelos de punta, pero tiene suficiente carisma, un buen plantel de personajes y suficiente calidad e interés como para engancharnos.

Emoción y drama, la banda sonora de la guerra

Voy a dejar la jugabilidad para el final y enfocarme en la ambientación.

En el aspecto musical, tenemos principalmente dos tipos de temas: unos temas bélicos y otros que evocan a la paz y la nostalgia.

El tema principal, aunque corto, es fantástico, y luego tenemos varios temas de batalla para el bando enemigo y para tu propio bando, salvo en batallas concretas en las que solo suena uno como en batallas contra jefes. Hay una versión más larga, que también se usa, y que igualmente está muy bien.

Los temas ajenos a las batallas son genéricos a menudo, aunque hay algunos, generalmente los más “bonitos”, que suenan muy bien.

El problema de los temas de batalla es que el mejor de los temas es probablemente el primero, y el resto palidecen a su lado. Es… una pena, porque el compositor, Hitoshi Sakimoto, ya demostró su habilidad en juegos como Final Fantasy XII, pero en Valkyria Chronicles no acaba de despegar. El primer tema de batalla es excelente, el tema principal también, y hay otros temas también. No cabe duda de que la banda sonora del juego es buena, pero tampoco de que pudo ser mucho mejor.

Combinación gráfica bélica moderna y medieval

Por otro lado, uno de los aspectos más interesantes del juego son sus gráficos.

A estas alturas, los fans de los JRPG ya habrán jugado varios juegos con gráficos cell-shading, así que nadie se va a sorprender al verlos aquí. Son de calidad, pero no llegan al nivel de juegos como Ni no Kuni.

No, interesa sobre todo el diseño gráfico. El estilo usa el cell-shading pero con un toque de acuarela, evocando muy bien la temática de la guerra.

En cuanto a las ciudades y los ejércitos, se mezcla de una forma curiosa una ambientación del siglo pasado con una medieval. Las armaduras de los soldados son a veces algo más actuales que las de la guerra mundial, y otras veces parecen armaduras medievales. Los tanques y otros vehículos son inventados y tienen diseños originales, a menudo con diseños futuristas que no pierden ese toque de nostalgia y antigüedad.

También está la nobleza medieval, los castillos, las murallas, los templos… La mezcla de Valkyria Chronicles funciona muy bien, lo que unido con su calidad gráfica, da un resultado visual más que notable.

Estrategia y acción: Llega vivo al final de la batalla

Es más difícil definir la jugabilidad porque sus parecidos con otras obras no son tan cercanos como de costumbre. De todos los juegos que conozco, el más parecido es X-Com.

Valkyria Chronicles consiste en batallas por turnos en entornos tridimensionales. Tenemos un número de turnos que podemos usar de diferentes maneras. Mover a un personaje normal gasta un turno, otros gastan más de uno, ciertas habilidades especiales también gastan… así hasta gastarlos todos o acabar el turno y reservarlos para el siguiente. Eso son detalles tácticos en los que no merece la pena centrarse en una visión superficial del juego.

Vamos a lo que son las acciones en sí: Controlamos al personaje que queramos de los que tengamos desplegados en el mapa y nos desplazamos por el mismo una distancia limitada (variable según el personaje y su clase). Podemos apuntar a nuestros enemigos y dispararles, escondernos y ponernos en guardia para disparar si el enemigo se cruza en nuestro camino, o simplemente recorrer el mapa para reubicarnos (francotiradores subiendo a tejados, exploradores ocultándose en el bosque.. ).

La base es totalmente estratégica y depende de estadísticas y porcentajes, pero mientras manejamos un personaje el control se parece al de un shooter en tercera persona, aunque con una cantidad de disparos muy limitada. También hay algo de acción en el sentido de que tendremos que buscar la ruta segura y evitar los disparos de los enemigos que estén en guardia.

Las seis clases de soldados de tu batallón

Para formar nuestra estrategia disponemos de un plantel de personajes bastante grande con características propias, divididos en seis clases: los Scout (exploradores), cubren las mayores distancias, aunque son frágiles; los Schocktrooper (tropas de choque), mucho más potentes que los exploradores pero con menor movilidad; los Lancer (lanceros), que utilizan potentes armas con muy baja puntería, lo que les hace vulnerables a las unidades de infantería pero les permite ser la mejor arma contra tanques; los Engineers (ingenieros), cuya principal función es reparar y mantener provisionados los tanques aliados; los Sniper (francotiradores), mortales de lejos pero muy débiles a distancias cortas; y los comandantes de tanque, que, como su nombre indica, conducen poderosos tanques.

Con todas estas clases tenemos que formar nuestra estrategia para salir airosos de cada batalla. Y el juego nos empujará a formarlas por que la variedad de misiones es considerablemente alta. Rara vez consistirá simplemente en acabar con los enemigos sin ninguna dificultad añadida. Ya sea algún tipo peculiar de terreno, enemigo o requisito.

Con ello, las batallas son tácticas y muy interesantes, y además tienen personalidad propia. Las situaciones especiales, los combates contra jefes… nos ponen en gran variedad de situaciones y nos obliga a utilizar nuestras habilidades como estratega para evitar perder a nadie en batalla. ¿Perder a alguien? No es tan fácil como en X-Com o Fire Emblem, pero cuando una de nuestras unidades llega a los 0 puntos de vida, queda herido en el escenario de combate. Si llegamos a su ubicación, el médico podrá rescatarlo. Si el enemigo llega antes, será el fin de esa unidad, a menos que sea un personaje relevante en la historia (A menos que sea Welkin, en cuyo caso el combate se da por finalizado de inmediato).

Más allá de las batallas

Entre las batallas, tendremos a nuestra disposición el libro de la crónica y el cuartel general. En el libro podremos escoger la misión de la historia que queremos hacer o participar en una escaramuza en algún mapa repetido, pero también acceder al archivo con información sobre los personajes, y más cosas.

En el cuartel general escogeremos qué unidades llevar a la batalla y las equiparemos a nuestro gusto, y también las entrenaremos para que suban de nivel (con puntos obtenidos como premio al ganar una batalla).

También hay que tener en cuenta que se puede rejugar el juego manteniendo los datos que teníamos al finalizar la primera partida, pero no podremos jugar a una dificultad mayor a menos que paguemos por ello. Sí, el modo difícil es un DLC.

Pero al margen de eso último, no cabe duda de que Valkyria Chronicles es un juego muy interesante, con un estilo propio algo apegado al clásico cell-shading anime, una jugabilidad única que encantará a los amantes de los RPG tácticos, y una historia no maravillosa pero sí suficientemente interesante.

Los amantes de los RPG tácticos no deberían pensárselo dos veces, así como los amantes de los JRPG en general, porque Valkyria Chronicles es un juego excelente para cualquiera que quiera encontrar algo diferente en el extenso catálogo de PlayStation 3.

Si deseas leer más artículos del autor, incluyendo este texto, visita Diario de Tellus.

0

Inicio Foros El rincón de Tellus — Valkyria Chronicles, una guerra inolvidable

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Daninokuni hace 2 semanas, 5 días.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.