Nintendo ha disparado la última bala de 2017 dedicada a defender y darle valor a una ya sólida Nintendo Switch. ¿Acaso The Legend of Zelda Breath of the Wild y Super Mario Odyssey no eran suficientes? ¡Pues no! Monolith Soft ha querido poner toda la carne en el asador y ofrecernos uno de esos JRPG inolvidables que solo ellos y un pequeño puñado de desarrolladores más en Japón saben hacer.

Sabemos que Monolith Soft no es un estudio normal, ya que son los autores de títulos tan increíbles como Xenogears (1998), el primer Xenoblade Chronicles (2011) o Baten Kaitos (2005). Por esa razón, en Bitjuegos teníamos muchas ganas de enfrascarnos en esta aventura y hablaros de uno de los juegos más importantes de este año, que aunque haya entrado por la puerta de atrás y sin hacer tanto ruido como el JRPG clave de 2017, Persona 5, es relevante, promete cosas llamativas y tiene a unos creadores detrás con un currículum envidiable.

Por ahora, Xenoblade Chronicles 2 acumula unos muy respetables 84 puntos en Metacritic. En Bitjuegos os traeremos un análisis de esta obra en cuanto hayamos podido exprimirla a fondo. ¿Listos para un viaje al Elíseo en compañía de Rex y Pyra?

Una espada con alma

Estamos en un mundo dominado por un inmenso mar de nubes y agua (¿quién dijo Baten Kaitos?). Los humanos sobreviven a lomos de los titanes desde que, según la leyenda, fueron expulsados por un dios, el Arquitecto, del Elíseo, el Árbol del Mundo en el que todos podían vivir en paz. Poco a poco, estos titanes están muriendo, por lo que llegará un momento en el que nadie tendrá lugares en los que vivir…

La historia del juego nos presenta enseguida a Rex, un joven buceador inocente y de buen corazón que se dedica a buscar tesoros en el mar para sobrevivir y mandarle dinero a su familia. En poco tiempo recibirá un importante encargo y en dicha misión conocerá a un grupo de mercenarios formado por Pilotos y sus respectivos Blades. Como bien sabe, los Pilotos y los Blades luchan juntos gracias a un nexo forjado entre ellos que les permite colaborar y alcanzar hazañas que no podrían realizar estando solos.

Tras una serie de acontecimientos, Rex conocerá a la Blade Pyra, la Égida, y se convertirá en su Piloto tras hacer un pacto con ella. Pyra protegerá a Rex con su vida y él le ayudará a encontrar y alcanzar el legendario Elíseo, a pesar de que sea un lugar contado en las leyendas y cuya existencia nadie pueda asegurar.

De esta forma, los dos jóvenes se embarcarán en una aventura para llegar al Elíseo. Pero las cosas no van a ser fáciles…

El regreso de Monolith Soft y Tetsuya Takahashi

Las dudas que teníamos todos cuando se anunció Xenoblade Chronicles 2 son comprensibles, y lo cierto es que en Bitjuegos todavía somos cautos. Sin embargo, lo que hemos visto hasta el momento nos ha dejado muy buen sabor de boca. ¿Que a qué nos referimos? Los que hayan jugado al Xenoblade Chronicles original, en Wii, recordarán que fue uno de los mejores JRPG en muchos años.

Cuando hablamos del Xenoblade Chronicles original recordamos un videojuego espectacular en todos los sentidos, con una jugabilidad muy bien afinada, una banda sonora y un doblaje cercanos a la perfección, una duración casi ilimitada y una historia inolvidable. En Monolith Soft, conscientes de las críticas lógicas que se llevó su último videojuego, el casi experimental Xenoblade Chronicles X, han decidido escuchar a los fans y centrarse en un título más tradicional y más parecido al Xenoblade de Wii.

En esta secuela lanzada para Nintendo Switch (que es independiente y por ello puede jugarse sin haber probado siquiera los anteriores juegos, por si alguien lo dudaba) se ha apostado por volver a centrarse en contar una historia con largas escenas (tan bien dirigidas como en el Xenoblade de Wii, todo sea dicho). Monolith Soft ha querido centrarse en la creación de personajes y buscar un equilibrio jugable más sencillo que el que vimos en X, que no dejaba claras algunas cosas e incluso obligaba al usuario a explorar porciones de mapa y subir de nivel para avanzar en una historia que los propios desarrolladores calificaban de secundaria.

Sin embargo, quizá por presiones de Nintendo o por razones puramente comerciales, Xenoblade Chronicles 2 se nota y se siente mucho más “mainstream” que Xenoblade Chronicles. No solo el nombre podría ser otro (Nintendo se empeña en que sus IP tengan potencial para convertirse en sagas), sino que los personajes parecen directamente sacados de un manga shonen. Los protagonistas se notan más inmaduros y jóvenes y en general el videojuego se siente mucho más “teenager”, apostando por un estilo visual más parecido a un anime clásico (como se hace en la saga Tales of). Pensamos que habría sido importante haber buscado un apartado artístico diferente, como el mostrado en el propio Xenogears (o Xenoblade Chronicles X, que cogió el legado) o incluso en Baten Kaitos, Xenosaga o el Xenoblade Chronicles original.

El “poder de la amistad” parece coger una relevancia mayor de la que nos gustaría y tiene toda la pinta de que la historia no va a ser tan profunda y filosófica como en videojuegos pasados de la desarrolladora. No nos malinterpretéis: tampoco decimos que Xenoblade Chronicles 2 tenga que referenciar a Friedrich Nietzsche, pero la base de los personajes principales es claramente tópica y ya la hemos visto en multitud de series, cómics y películas, sobre todo de origen nipón.

Lo que sí celebramos y aplaudimos con las orejas es el regreso de los compositores del Xenoblade Chronicles original, capitaneados por el maestro Yasunori Mitsuda, autor de la banda sonora de juegos como Chrono Trigger (1995), Chrono Cross (1999) o el ya mencionado Xenogears. Lo poco que hemos escuchado está a la altura de esos nombres, y resulta emocionante pensar en el contenido total de la banda sonora.

Libertad en un JRPG clásico

El testigo de lo que representa ya la saga Xenoblade se recoge en este juego: el equipo de Tetsuya Takahashi ha apostado por ofrecernos un enorme mundo abierto claramente inspirado en los escenarios sanbox del RPG occidental, evitando la estructura lineal por la que a menudo optan los estudios japoneses.

En poco tiempo podremos aceptar misiones de NPC, comprender sus rutinas, explorar los mapeados en busca de objetos y secretos… como ocurría en Xenoblade Chronicles, hay una enorme cantidad de cosas por hacer. Todo ello probablemente alargue mucho la vida del juego más allá de la historia principal, aspecto que podremos confirmaros o no cuando hayamos dedicado más tiempo al programa.

El sistema de combate es muy parecido al del Xenoblade Chronicles de Wii, aunque hay algunos cambios relacionados con los atajos de botones y la mecánica relativa al vínculo entre los Pilotos y sus Blades. De nuevo, podremos controlar a distintos personajes, y deducimos que manejar a un equipo u otro será clave en cada enfrentamiento.

Por todo ello, aunque haya un claro hilo conductor con una historia que debemos seguir, en poco tiempo tendremos libertad para desviarnos y disfrutar de los extensos mapeados que ha desarrollado Monolith Soft con bastante libertad.

¿Y qué más? Cuando hayamos exprimido Xenoblade Chronicles 2, tendréis el análisis del juego. En cualquier caso, ya podéis haceros con él en cualquier tienda: desde el viernes 1 de diciembre el juego está disponible en todo el mundo.

0

Inicio Foros Primeras horas con Xenoblade Chronicles 2: La última joya de Nintendo de 2017

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Ramón Oliver hace 2 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.