Este 12 de marzo de 2018 se cumple un año desde el descubrimiento de Petscop, un videojuego que teóricamente se hizo para la primera Playstation en 1997 por el estudio Garalina, aunque nunca llegó a terminarse ni lanzarse al mercado.

Todo el material que se conoce sobre el juego son los gameplays subidos a un canal de YouTube, y que hoy mismo, al cumplirse el año, ha sacado un nuevo vídeo. Lo podéis ver a continuación, aunque recomendamos ver antes toda la historia.

¿Se tratará de un creepypasta real? ¿Es todo una ingeniosa trama bien elaborada? ¿Será una forma de dar a conocer unos crímenes reales?

En el juego tomamos el control de un personaje amarillo, con una camiseta verde y carente de manos, lo que le impide abrir puertas. Exploramos The Gift Plane, un lugar alegre y colorido que proporcionaba vivienda a unas “mascotas” (unas criaturas surrealistas aunque monas y coloridas). Pero el lugar ha cerrado y aún quedan 48 de ellas repartidas en 8 zonas. Nuestro objetivo es recogerlas resolviendo puzzles y explorando el lugar.

El juego está inacabado, solo se puede explorar una de las zonas y recoger algunas de estas mascotas. Nadie conocía la existencia de este juego, hasta que una persona que llamaremos Paul (ya que así nombró a su partida), subió un vídeo gameplay a YouTube para demostrarle a su amigo que el juego era real.

Parece que la historia iba a acabar aquí, quedándose como una curiosidad, el anecdótico caso de un chico que encontró la beta de un juego perdido; pero el juego tiene otra cara, mucho más oscura, turbia y perturbadora.

Junto al juego, Paul encontró una nota que le daba instrucciones de como activar “un truco”. Si pulsaba Start y una serie de direcciones en una habitación en concreto, se activaría. Paul así lo hizo y consiguió poder acceder a una nueva zona, Newmaker Plane.

Esta zona es la antítesis de la original: oscura, lúgubre, música tétrica y un ambiente turbio. Paul no tarda en encontrarse eventos y personajes perturbadores, además, en esta zona en lugar de recoger “mascotas”, recogemos niños, el primero de ellos, una niña pequeña que está llorando.

Este inquietante descubrimiento atrajo en masa a la gente, y cuantos más videos subía Paul, más intrigante y perturbador se volvía todo. Pero posiblemente lo más llamativo es la cantidad de conexiones y referencias al caso real de Candace Newmaker, una niña que sufrió maltratos y murió por asfixia durante una sesión intensa de un método de terapia. El caso tuvo una repercusión internacional.

La comunidad ha ido creciendo, analizando concienzudamente todo el material disponible, y elaborando teorías. Incluso canales de YouTube importantes se han interesado, como es el canal de DrossRotzank o el de The Game Theorists.

Todo apunta a que se trata de una elaborada broma y que el juego nunca se hizo en 1997. La inexistente información sobre el estudio Garalina apoya esta teoría. Hay quienes dicen que todo es obra del mismo Paul, otros que alguien que conocía personalmente a Paul hizo el juego y se lo mandó; incluso hay quien afirma que el juego se hizo para dar a conocer unos crímenes reales.

Pero fuera como fuera, esta historia no es un creepypasta corriente. Es un creepypasta que está ocurriendo en estos momentos, está sucediendo ahora, y podemos vivir la experiencia junto a la comunidad. 

Petscop ha marcado un antes y un después. Se ha convertido en un Creepypasta que hará historia. Habrá usado un videojuego para contar de forma ingeniosa e imaginativa una potente historia. Es como si hubiera trasladado el género del cine “Found Footage” al videojuego, y hubiera hecho una serie con ello.

Si no lo conocíais y os ha entrado curiosidad, podéis ver el primer vídeo de Petscop aquí:

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre