Se apaga el semáforo y arranca Forza Motorsport 7, el título de conducción de Microsoft Studios y Turn 10 para Xbox One y Windows 10. Los desarrolladores nos prometen que en esta edición tenemos más de 700 coches, uno de los mayores catálogos que se haya visto nunca en un juego de conducción. Es cierto que podemos conseguir todos los coches que queramos, pero hacerse con todos puede convertirse en un quebradero de cabeza por el nuevo sistema de progresión y de cajas de premios.

Empezamos el modo carrera compitiendo en nuestro primer campeonato y realizando un evento de exhibición, con lo que conseguimos nuestros dos primeros vehículos de forma gratuita. Parece sencillo. Tenemos monedas que hemos ganado durante estas primeras carreras y queremos gastárnoslo en un coche que nos guste. Turn 10 ha implementado en Forza Motorsport 7 un nuevo sistema de colección de coches: cada vehículo tiene un valor en puntos de coleccionador, y así como sumemos estaremos en un nivel u otro. Hasta que no tengamos varios coches del nivel 1, no podremos comprar los del 2. Lo aceptamos y compramos coches baratos para seguir progresando en el modo carrera hasta que desbloqueamos el siguiente nivel de coleccionador.

Ahora sí deberíamos poder comprar mejores coches. Pero no cualquiera de los 700 que nos dice Turn 10. Vamos al catálogo y una parte de los vehículos están bloqueados. Algunos de ellos sólo se pueden conseguir mediante eventos especiales (llamados ForzaThon, heredado de Forza Horizon), ganando títulos, subiendo niveles o abriendo cajas de premios. Las cajas de premios son una de las grandes novedades de este Forza 7: en ellas podemos obtener mods (que nos servirán para obtener créditos o puntos de experiencia adicionales cumpliendo requisitos en carrera), trajes de piloto, emblemas y coches. Si bien es cierto que no es posible obtener cajas de premios con dinero real de momento, parece que esta será una opción que se habilitará en el futuro.

Poco a poco

Otra forma de conseguir coches es subiendo de nivel, ya que por cada 25.000 puntos de experiencia que consigamos, subiremos un nivel y obtendremos 20.000 monedas además de poder elegir entre créditos extra, un descuento en un vehículo o un traje de piloto. El nivel de las recompensas es variable en función de nuestro nivel de coleccionador, por lo que a más coches que tengamos, mejores serán los premios al subir de nivel. El progreso en el juego es más lento que en títulos anteriores y nos lleva más tiempo conseguir coches.

Otra de las novedades es el sistema de homologación, que restringe las características de los coches para igualar el rendimiento en el circuito. Si bien parece una buena idea sobre el papel, especialmente en el multijugador, resulta algo restrictivo. Uno de los alicientes de títulos anteriores de la saga era comprar un coche y mejorar sus piezas para hacerlo competir con vehículos de rendimiento más alto. Esto ahora es más difícil por las restricciones de homologación tanto en el modo carrera como en multijugador. Solo podemos probar nuestros tuneos en juego libre.

En el multijugador se ha suprimido la división por clases y ahora las salas online se dividen en tipos de coches. Por ejemplo, Track Toys o Hot Hatchbacks. Esto no sería nada malo si no fuera porque de las más de 30 divisiones que existen en Forza 7, solo seis tienen salas en el online.

Lo mejor de Forza Motorsport 7

¿Es todo tan caótico como parece? En absoluto. Cuando arrancamos el motor dejan de sonar todos esos pitidos sobre microtransacciones y limitaciones y el juego brilla a su máximo esplendor. En lo que de verdad importa, en las carreras, Forza Motorsport 7 rinde de forma magistral. La jugabilidad es casi calcada a la de Forza 6, exquisita. El manejo con mando, uno de los puntos clave para ganar al jugador casual, está muy bien logrado, algo que no sorprende teniendo en cuenta la experiencia de títulos anteriores. El clima dinámico, a pesar de no estar presente en todos los circuitos, crea una experiencia visual maravillosa y se han añadido detalles, como el traqueteo del limpiaparabrisas que produce la vibración del coche, que aumentan la inmersión en carrera.

Todos estos cambios en la saga, especialmente el sistema de homologación y las cajas de premios, parecen orientadas a un publico más casual, en un intento de consolidar a los jugadores conseguidos en Forza Horizon 3. Para la inmensa mayoría de usuarios estos cambios no supondrán ningún problema, pues su principal objetivo no será cambiar piezas de un coche, pero a los más veteranos en las carreras se les da la espalda quitándole la libertad que tenían en títulos anteriores para hacer lo que sea con su coche favorito.

En conclusión, Forza Motorsport 7 ha dado un giro hacia el jugador casual encarrilando la experiencia de juego hacia unos límites dictados por Turn 10, lejos de la libertad de títulos anteriores. El juego sigue comportándose a las mil maravillas dentro del circuito, donde pasaremos más horas, y la experiencia de juego es una de las mejores en el género. La política de microtransacciones que parece seguir Turn 10 ha generado controversia en la salida de Forza 7, pero el tiempo dirá si es un acierto o una salida de pista.

Forza Motorsport 7 ya está disponible en Xbox One y Windows 10.

El juego ha sido analizado en su versión de Xbox One.

0

Inicio Foros Forza Motorsport 7 – Parc fermé

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Alejandro González hace 1 mes, 2 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.