El fin de semana pasado (5 y 6 de mayo de 2018) se realizó el evento retro gamer organizado por Retromaniacs en Barcelona, del cual ya os hablamos en esta noticia anterior.

El evento pretendía revivir los antiguos salones recreativos, y para poder llegar a más gente, la entrada al evento era gratuita.

En el evento podíamos encontrar máquinas arcade, ordenadores 8-Bits y pinballs. Tanto los ordenadores como los arcade contenían cientos de juegos de la época y podía jugarse gratuitamente a ellos. Para los pinballs había que pagar 50 céntimos por partida.

Además de los juegos retro, el evento ofrecía puestos de venta de videojuegos, charlas, torneos, e incluso música en directo relacionada con videojuegos, realizada por el grupo Belmont’s Revenge.

El sábado fue un día más lúdico, con torneos, conciertos y más horas de juego; mientras que el domingo fue más tranquilo, más técnico, centrado en conferencias y mesas redondas mostrando proyectos como el de recuperar máquinas recreativas españolas.

Hubo un ambiente animado y de compañerismo. La gente se concentraba en las máquinas de juego, observando, jugando o comentando. Civilizadamente se esperaba el turno para jugar o se pedía si se podían unir a la partida jugando a dobles o enfrentándose.

Tuvimos el placer de poder entrevistar a Elu Tortosa, presidente de Retromaniacs, que nos habló del evento, sus objetivos y planes de futuro.

¿Cuál fue la principal motivación para llevar a cabo un evento de este tipo?

La idea de llevar a cabo un evento de este estilo se basa en nuestra infancia. Cuando nosotros no teníamos consolas ni existía Internet, y nos juntábamos en los salones recreativos para jugar.

Íbamos a unos salones muy grandes que estaban llenos de máquinas de pinball, de marcianitos o videojuegos de todo tipo. Era un local social, conocías gente, te juntabas con amigos.

Y pensamos: es una pena, porque los salones recreativos como se vivieron en los años 80 y 90 ya no existen, ahora son boleras o salones mega grandes que no tienen nada de ese encanto de salón recreativo de barrio. Y qué mejor idea de revivir todo eso que montar un salón recreativo nosotros aunque sea por un día y medio.

Es decir, recrear un local o evento que se ha perdido.

Efectivamente, recuperar el espíritu de esos salones recreativos y sobre todo llegar a las nuevas generaciones. Tanto las nuevas como las que lo vivieron en su momento, darles la oportunidad de revivirlo, de que sintieran lo que experimentamos en aquella época.

Esta es la segunda edición. ¿Qué creéis que habéis mejorado con respecto al año anterior? 

Hemos intentado mejorar y sobre todo no saturar el evento de torneos, porque el año pasado había demasiados y la gente no podía disfrutarlo tanto porque estaba el torneo de turno funcionando.

Luego está el tema del concierto: el anterior duraba una hora y media. Se hacía demasiado largo. Entonces lo que hemos hecho ha sido trocearlo y hacer un concierto por la mañana de 45 minutos y otro por la tarde de 45 minutos más. Se ha hecho mucho más llevadero, a la gente le ha dejado con ganas de más y no como la hora y media seguida.

En esencia, tanto el del año pasado como el de este, tienen el mismo encanto. Si bien es cierto que en este hemos intentado optimizar aquello que estaba demasiado recargado y hemos querido centrar el evento en la experiencia de la persona que viene a visitarlo. Nos hemos preguntado: Si vienes a un evento como este… ¿Qué te quieres encontrar? Cómo te lo quieres encontrar?

¿Queréis convertirlo en una tradición y hacerlo cada año?

Ahora mismo en la asociación hay dos tendencias. Una consiste en seguir esta línea o incluso incrementarla, hacer algo incluso más potente y más grande. Por otro lado, hay una corriente que no quiere centrarse tanto en montar eventos.

Montar un evento implica mucho sacrificio y tienes que invertir muchísimo tiempo. Sí que es verdad que luego vale la pena, pero nos requiere mucho trabajo y somos gente que tiene familia, obligaciones, etcétera. Y ahí estamos en la duda.

Por un lado nos gustaría hacer algo más grande y mejor, pero por otro lado… sabemos que hacer algo más grande y mejor implicaría también más sacrificio y más efectivos. Al final esto no es una cosa que puede hacer una persona sola, aquí hay que hacerlo en equipo. Tienes que tener un equipo muy cohesionado con gente muy comprometida y no es fácil.

En caso de hacerlo, ¿qué querríais mejorar en estas futuras ediciones?

Para próximos eventos, estamos viendo que si tuviéramos un local más grande para diversificar los ambientes, creemos que nuestra oferta sería mucho mejor.

Ahora todo se hace en la misma sala, y claro, si hay gente que no le gusta la música alta, o no le gusta el ruido de los pinballs, o no le interesa una conferencia, que tenga la posibilidad de centrarse en lo que quiere.

¿Con que os quedáis como lo mejor y con qué como lo peor?

Empiezo por lo peor, las horas de trabajo y el sacrificio que supone organizar un evento de este estilo; esto es lo peor. ¿Qué es lo mejor? Que contrarresta lo peor. Las caras de las personas que vienen aquí.

Ves a un padre que le dice a su hijo: “Mira hijo, yo empecé con este ordenador ZX Spectrum con cintas a jugar a los videojuegos”  y ves a ese hombre que se le iluminan los ojos al ver esa máquina. O gente que te dice: “Yo jugaba al Street Fighter cuando era joven”… “Qué suerte que habéis traído esto”… “Gracias por hacer un evento como este”.

Esta es la balanza y por ahora la balanza se inclina hacia lo mejor.

Fotografías: Jordi Muntaner.

1+

Inicio Foros Evento Retromaniacs Arcandreu en Barcelona: Entrevista a Elu Tortosa, presidente de la asociación

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Jordi Muntaner hace 2 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.