Ahora que Red Dead Redemption 2 está en el tintero es el momento de recordar qué es lo que hizo que el primer juego se ganara tanto la fama de la que presume a día de hoy y la que hace que muchos jugadores ya fijen su secuela como uno de los títulos más importantes del inminente E3 2018.

No por nada es una de las secuelas más esperadas, y no es para menos: Pocos días puede uno hablar de un juego cuya fama y calidad trasciende al nivel de Red Dead Redemption. No es el primer juego basado en el Oeste, pero no cabe duda de que es el más famoso. Hay motivos de sobra por los que su nombre aparece cuando se habla del mejor juego de la historia, pero, ¿se merece semejante éxito en la industria?

Eso es lo que voy a responder.

Red Dead Redemption salió en 2010 para Xbox 360 y PlayStation 3 de la mano de la reputada compañía Rockstar, pionera en el marco de los juegos de acción en mundo abierto, o sandbox.

Esta entrega podría considerarse sucesora de Red Dead Revolver, aunque la trama no está emparentada y el estilo sandbox no fue usado en la anterior entrega.

Red Dead Redemption recibió un gran aplauso por parte de la crítica, obteniendo una puntuación nada desdeñable de 95 sobre 100 en Metacritic.

La épica leyenda de John Marston

La historia se sitúa en el lejano oeste americano, donde nos encarnaremos en la piel de John Marston, un antiguo forajido que se ha visto forzado a emprender una peligrosa misión para detener a Bill Williamson, uno de sus antiguos camaradas.

A lo largo de su viaje, John Marston conocerá a pintorescos personajes: Bonnie MacFarlane, una fuerte granjera; el comisario Johnson; el legendario pistolero Landon Ricketts; Abraham Reyes, un líder revolucionario en contra de la dictadura del general Allende… Muchos le ayudarán en su aventura, otros supondrán un obstáculo en su camino y otros tantos le ofrecerán ayuda a cambio de ciertos trabajos. Gracias a este magnífico elenco de personajes, la aventura de John Marston no tendrá desperdicio en ni una sola misión. Y es que conozco pocos juegos de ambientación realista, si no ninguno, que hayan logrado tener unos personajes tan excelentes. Además, muchos de ellos estarán presentes en misiones opcionales, así que estas tampoco tendrán desperdicio.

Pero los personajes son solo la guinda de un suculento pastel. La historia de Red Dead Redemption nos lleva a la cruda realidad del lejano oeste. Forajidos, dictaduras y una fauna hambrienta. John Marston deberá sobrevivir en este terreno, tratando de acercarse a sus antiguos camaradas a cualquier precio, para lograr cumplir una misión más importante para él que su propia vida.

La historia que se cuenta en RDR, acompañada de una sobresaliente narración y de unas misiones opcionales con carismáticas subtramas son, simple y llanamente, de lo mejor. Eso sí, para los que no entiendan el inglés, leer los subtítulos mientras tienes que galopar a toda velocidad resulta cuanto menos incordioso.

De lleno en el Lejano Oeste

Por otro lado, los gráficos que forman el mundo no son menos reseñables. Llega un punto en que una mejora gráfica carece de importancia, al menos en mi opinión. Red Dead Redemption posee unos gráficos geniales, con una ambientación fantástica del lejano oeste y un realismo sobresaliente, especialmente tratándose de un juego de mundo abierto.

Si tenemos que sacar algún punto negativo, serían algunos movimientos con respecto al entorno, incontrolables, como el galope de un caballo por zonas montañosas. Pero, al menos para mí, la importancia de este hecho es bastante pequeña.

En cuanto a la banda sonora, como quizá suceda demasiado a menudo, se limita normalmente a ambientar. Lo hace bien, sin lugar a dudas, con temas frenéticos para las persecuciones y tranquilos para los paseos, siempre que haya música, que es principalmente en las escenas de acción.

Lo que sí tengo que destacar es la presencia de un par de temas vocales que sonarán en puntos importantes en la trama, logrando en esas partes una escenografía de diez. Escenas inolvidables, no cabe duda.

Es difícil imaginar unos temas que pudieran acompañar mejor al juego que los que ya hay, aunque les ocurre como suele pasar con este tipo de canciones, que son más difíciles de diferenciar entre sí y se pierden en la memoria.

Pero no por ello no voy a decir que la banda sonora de RDR es fantástica, claro.

Por último me queda hablar de la jugabilidad.

Juega como un forajido. Vive el Oeste

A estas alturas todos conocemos los juegos de estilo sandbox. Tenemos un gran mapa en el que tienen lugar todos los acontecimientos y por el que podemos movernos con total libertad (Aunque ciertas zonas se van abriendo a medida que avanza la historia). Un minimapa nos muestra la ubicación del lugar o lugares donde podemos realizar misiones para avanzar en la historia, así como aquellos lugares en los que hay misiones secundarias, tiendas, y muchas cosas más.

Antes de hablar del manejo de Marston, voy a decir brevemente qué podemos encontrar en el lejano oeste de RDR. En las misiones principales de la historia podremos enzarzarnos en un gran variedad de situaciones, desde intensos tiroteos, persecuciones a caballo o incursiones a guaridas enemigas hasta tranquilas tareas del día a día como llevar al ganado a pastar o acompañar al sheriff en su ronda de vigilancia. Aunque la tendencia es acabar liándose a tiros, la variedad de situaciones en las que nos pone RDR es digna de mención, y nos lleva a todas las situaciones de vida del lejano Oeste.

Además, por todo el mundo habrá otras cosas que hacer: Podremos buscar y capturar criminales para cobrar por sus cabezas, realizar patrullas nocturnas, domar caballos salvajes, entrar en una taberna a emborracharnos y desplumar a otros infelices jugando a las cartas… y todo eso en un mundo lleno de vida, fauna y flora natural, caminos que recorrer a caballo, en carreta o en tren… El mundo de RDR no tiene desperdicio.

En cuanto al control… quizá sea el único aspecto del juego que no es absolutamente maravilloso. No malentendáis: El control de RDR es bueno, pero no perfecto. Algunos aspectos podrían pulirse, como el movimiento en carrera, el cuerpo a cuerpo, los movimientos del caballo cabalgando sobre terrenos irregulares… RDR es tan bueno que algo así se hace notar, pero es muy poco probable que esto dañe a nuestra experiencia.

Puede que aún se pueda decir más sobre el juego, pero, ¿acaso es necesario? Un mundo fantástico, una historia y personajes maravillosos, una ambientación gráfica y sonora impecable y mil cosas que hacer.

Red Dead Redemption es un juego sobresaliente, sin duda uno de los mejores juegos que jamás he jugado. Esta vez no voy a recomendarlo a un público en concreto, solo voy a concluir en una palabra: JUÉGALO.

Si deseas leer más artículos del autor, incluyendo este texto, visita Diario de Tellus.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre