Tras enfrentarse a distintos grupos de héroes en PC, Xbox y Play Station, los Señores del Infierno ultiman los detalles para desafiar a los jugadores de Switch. El próximo 2 de noviembre, el popular RPG de acción de Blizzard desembarcará en la consola híbrida de Nintendo. Esta edición traerá consigo todas las actualizaciones que ha recibido el juego hasta la fecha y algunas novedades exclusivas.

El pasado agosto, Blizzard confirmó que este año se abriría un nuevo frente en la batalla por Santuario. Diablo III Eternal Collection para Nintendo era una realidad. Y a falta de unas semanas para que salga, hemos tenido la oportunidad de probarlo. Blizzard ha querido aprovechar las características únicas de Switch para incorporar un modo cooperativo local de hasta cuatro jugadores. El juego ofrece distintas opciones: según el número de mandos todos en una misma consola, cada uno con la suya o uno en la televisión y los demás en modo portátil. Si queda algún hueco vacío siempre se puede unir un jugador online a la partida local.

El modo cooperativo es una función interesante y que a Switch le va como anillo al dedo. Su condición de portátil facilitará el reunirse en casa de amigos para jugar y que cada uno se lleve su propia consola o conectarse todos en la misma. Además, no hay que preocuparse por el rendimiento. Diablo tiene ya seis años y no es un portento gráfico, pero en algunos momentos de la partida sí que llegamos a ver muchas físicas y partículas que consumen muchos recursos. En el modo portátil el juego funciona a 60 fps a una resolución de 720p. En el dock los frames se mantienen y la resolución sube a 960p. Cabe destacar que durante nuestra prueba no hubo bajones de fps y el juego funcionó con total fluidez.

En cuanto a la jugabilidad, los controles son intuitivos y están bien situados, pero la experiencia es diferente de la de PC. Para intentar compensar la capacidad de movimiento que otorgan el teclado y el ratón, se le ha asignado al joystick derecho la habilidad de esquivar. Es algo que ya estaba en consolas y que no existe en la versión de ordenador. Aun así, son experiencias distintas y la jugabilidad cambia. En PC el juego es mucho más rápido, con más movimiento. En Switch es más pausado y lento, aunque no por ello peor.

Otro aspecto importante con respecto a la jugabilidad es el apuntado o la selección de objetivos. Si con el ratón estamos clicando casi todo el rato, con el mando dependemos del joystick izquierdo para apuntar y movernos. Durante nuestra prueba el control no nos pareció tan preciso como en PC, pero hay que tener en mente que son periféricos diferentes. No entorpeció la experiencia y con toda seguridad tras varias horas jugando nos hubiésemos terminado acostumbrando. Tampoco es que haya muchas opciones y desde luego no se puede reproducir el control de un ratón en un mando.

Blizzard ha hecho un buen trabajo con esta versión, en especial por la posibilidad de jugar en modo portátil y en cooperativo local. Funciona con gran fluidez y no pretende convertirse en un referente gráfico, sino que su atractivo está en el mundo de Diablo. Tanto el HUB como el inventario son idénticos a los de consola. Y como ayuda para dar caza a los Señores del Infierno, los jugadores de Switch contarán con un conjunto de transfiguración de Ganondorf, una mascota Cucco, un marco de retrato de la Trifuerza y las alas ecos de la máscara.

1+

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre