El estreno de Yume Nikki en Steam llamó la atención de muchísimos fans de todo el mundo, que no tenían noticias de KIKIYAMA, el desarrollador, desde hacía más de 10 años. Ahora que el juego está disponible en la plataforma de Valve (de manera completamente gratuita), todos los usuarios pueden disfrutar de una de las grandes obras maestras de RPG Maker, un título que dejó un gran legado y que es una prueba más de que los videojuegos son arte. 

Yume Nikki es un título relativamente poco conocido: fue desarrollado por un misterioso usuario japonés que lo lanzó de manera completamente gratuita en 2004. Sin embargo, gracias al boca a boca, el juego consiguió hacerse con una sólida base de fans en Internet, sobre todo entre los asiduos a los títulos hechos con RPG Maker, hasta el punto de que produjo una auténtica explosión de dibujos, cómics e incluso otros juegos gratuitos inspirados o derivados de Yume Nikki.

Esta obra única es de estilo surrealista y resulta difícil no solo clasificarla dentro de un género, sino encontrar un videojuego igual. Este título es de lo más original que puede encontrarse cualquier usuario, yendo mucho más allá incluso de los juegos independientes más extravagantes.

El autor declaró que tuvo una novia muy tímida e introvertida durante unos pocos años, y que algo de tiempo después de haber cortado con ella, la chica se suicidó. Esa noticia le impactó, y sumándole a ello sus vivencias oníricas personales, decidió hacer Yume Nikki.

Siempre quedarán los sueños

Madotsuki es una chica que no quiere salir de su habitación para nada. Simplemente, no tiene ganas de hacerlo. Prefiere pasar el tiempo sola en su cuarto, jugando con su Famicom a un videojuego llamado Nasu.

Sin embargo, lo que de verdad le gusta hacer es dormir y… soñar. La joven escribe todo lo que experimenta durante ese tiempo durmiendo en su diario, y así no podrá olvidarlo.

Y no hay mucho más que explicar. Yume Nikki significa, literalmente, “diario de sueños” en japonés. Nosotros, como jugadores, debemos explorar el subconsciente de Madotsuki a través de sus sueños… y conocer más sobre ella, si somos capaces de entender los mensajes que hay ocultos en su particular mundo onírico.

En Yume Nikki exploramos la psicología humana a través de los sueños y es complicado dejar a alguien indiferente: cada usuario es capaz de sacarle una interpretación distinta. Y de hecho, el propio KIKIYAMA lo dejó claro: no hay una “correcta” o simplemente “mejor” que otra. Cada jugador debe llegar a sus propias conclusiones.

Horas de descanso

Los escenarios de Yume Nikki son gigantescos. Probablemente tenga los mapas más grandes realizados hasta el momento en RPG Maker. También, la variedad de diseños en los mapeados es muy grande: KIKIYAMA demuestra tener una imaginación desbordante. No es exagerado decir que este juego es arte surrealista convertido en obra digital.

El jugador querrá explorar esos enormes mapas porque siempre tienen algo que mostrar y formas de sorprendernos con sus mensajes ocultos. Que por cierto: en el juego prácticamente no hay texto. No existen los diálogos ni un hilo conductor de la historia: el propio usuario debe entender los mensajes visuales que se le muestran e interpretarlos a su manera. También la libertad de juego es absoluta: ni siquiera el metroidvania más abierto ofrece tantas opciones de exploración desde el principio como Yume Nikki.

A la sobresaliente ambientación del juego también contribuye no solo su apartado visual único, sino su magnífica banda sonora, que tiene un estilo muy distinto e inquietante en relación a lo que estamos acostumbrados a escuchar en nuestro medio.

El esquema jugable es simple, pero efectivo: Empezamos en la habitación de Madotsuki, y desde ella podemos meternos en la cama y empezar a soñar. Cuando nos cansemos, podemos pulsar la tecla 9 para que la chica se pellizque el moflete y despierte. Una vez lo hayamos hecho, podemos guardar nuestro progreso desde el escritorio, en el que está el cuaderno de la joven. Tras eso, tenemos la posibilidad de repetir el proceso todas las veces que sean necesarias.

Aunque el objetivo del juego es algo difuso, lo que debe hacer el jugador es interactuar con los elementos que encuentre en los sueños para obtener todos los Efectos. Algunos no tienen una utilidad práctica, pero otros permiten que accedamos a lugares más profundos del subconsciente de Madotsuki.

Perderse por Yume Nikki durante las casi 10 horas que puede durar en total es una experiencia única e irrepetible, y por ello también muy difícil de describir: hay que conocerla y experimentarla por uno mismo. Esta obra es tan diferente de las demás y tiene tanta personalidad que llega hasta el punto de que su género es difícil de clasificar. De hecho, casi parece que crea un estilo de juego.

  • 9.2/10
    Jugabilidad - 9.2/10
  • 9.1/10
    Gráficos - 9.1/10
  • 9.5/10
    Sonido - 9.5/10
  • 10/10
    Innovación - 10/10
  • 8/10
    Duración - 8/10
9.5/10

Resumen

No es exagerado afirmar que Yume Nikki debería poder ser jugado en un museo de arte moderno. De hecho, casi parece un delito que no se encuentre presente en al menos la mitad de ellos.

Este título de RPG Maker es enorme paso para que cada vez acepte más gente que los videojuegos son arte. Resulta una experiencia única desde el principio hasta el final, y es uno de esos pocos juegos que de verdad nunca dejan a nadie indiferente.

Quizá por su complejidad y por los temas que se sugieren en él no sea un juego para todo el mundo, tal y como ocurre con el arte surrealista. Es una obra para aquellos que quieran disfrutar de una experiencia única y sorprenderse, siempre y cuando tengan la mente abierta y quieran algo distinto a lo que están acostumbrados, incluyendo las experiencias independientes más curiosas.

0

Inicio Foros Yume Nikki — Duerme y no despiertes

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Ramón Oliver hace 8 meses, 1 semana.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.