Hacía muchos años que no recibíamos un WarioWare de corte clásico, uno centrado en lo que mejor sabe aportar esta saga: microjuegos. WarioWare Gold nace con la aspiración de ser el título de la serie definitivo, con más de 300 microjuegos disponibles, mezclando algunos totalmente nuevos y otros reimaginados de las dos entregas de Game Boy Advance, la de DS y la de Wii. ¿Lo logra? En este análisis te lo contamos.

WarioWare nació hace ya más de 15 años con una premisa muy original: ofrecernos secuencias rápidas de “minijuegos” de menos de cinco segundos en los que la clave es adivinar lo que tenemos que hacer antes de que se nos acabe el tiempo. Esta idea tan simple, que nació casi como un experimento, demostró ser todo un acierto y permitió que esta nueva franquicia se convirtiera en una de las más exitosas de Nintendo.

La historia de WarioWare no es más que un adorno para llamar la atención de los usuarios, ya que su principal atractivo está en los propios microjuegos, que a menudo tienen poco que ver con el personaje principal del juego, que no es otro que el mismísimo Wario, el rival de Mario. Su rapidez, dinámica y sencillez son la clave de su éxito, y todos estos ingredientes se encuentran en este WarioWare Gold, como ya ocurría con las viejas entregas de Nintendo DS, Wii y Game Boy Advance.

Con Nintendo Switch ya en el mercado, la portátil estereoscópica de Nintendo, Nintendo 3DS, está recibiendo sus últimos juegos. Sin embargo, como prueba este WarioWare, la Gran N no solo se sigue tomando en serio la consola, sino que sigue queriendo apostar por ella con las ganas suficientes como para que valga la pena continuar prestándole atención y que aquellos que la hayan dejado olvidada la desempolven de nuevo.

El dinero mueve el mundo

En la actualidad, la industria de los videojuegos es una verdadera máquina de hacer dinero. Los grandes lanzamientos triple A mueven auténticas fortunas, y por eso mismo no son pocos los que deciden invertir en este negocio tan lucrativo. El éxito de esta industria no ha pasado desapercibida a los ojos de Wario: aprovechándose de algunos amigos suyos para que programasen microjuegos para él, el antihéroe de Nintendo publicó los clásicos WarioWare, que se convirtieron en un éxito y un negocio redondo: son títulos de bajo coste fáciles de entender y de jugar.

Ahora Wario necesita dinero de nuevo, por lo que se fija en la expansión y el éxito de los e-Sports. Por ello, se le ocurre una idea maestra para forrarse otra vez: decide organizar un gran torneo de videojuegos con un jugoso premio. Tras volver a convencer a sus viejos amigos para que desarrollen títulos para él, Wario inicia una competición en la que nosotros, el jugador, tendremos que competir para ganar y obtener el premio.

Y esta es la historia. Wario quiere dinero, monta un torneo y nosotros participamos. Simple y sencillo. Se cambia la premisa de varios juegos anteriores, en las que éramos beta-testers, pero eso poco importa: en apenas unos minutos ya estaremos probando los microjuegos, que los de Intelligent Systems nos prometen que son los mejores de toda la serie.

Como en otras entregas de WarioWare, cuando empecemos una partida se nos irán presentando microjuegos, uno tras otro. Deberemos entender qué debemos hacer y superarlos en menos de cinco segundos. Finalmente nos aparecerá un minijuego relativamente complejo, y tras superarlo aumentará la dificultad. Finalmente, la partida se acelerará, dejándonos cada vez menos tiempo para ir superando los retos, hasta que terminemos fallando. Tal y como ocurre con títulos como Tetris, lo que estamos haciendo es ir retrasando el momento en el que perdemos.

Como es un juego que pretende ser un homenaje a la saga, nos encontramos todos los tipos de control en este WarioWare Gold: botones, pantalla táctil, micrófono y control por movimiento. Deberemos dominar todos los sistemas para vencer, y en algunos momentos estos se mezclarán y deberemos saber cómo jugar y superar los retos que se nos vayan presentando.

Alcanzar el final de la historia es muy fácil y rápido: en apenas tres o cuatro horas podemos hacerlo. Sin embargo, ahí es cuando comienza la verdadera experiencia WarioWare: en ese momento nos picaremos con nuestras propias puntuaciones e iremos desbloqueando los numerosos minijuegos extra que incluye la tarjeta, que tendremos que obtener con dinero del juego, capital que se consigue superando objetivos que WarioWare Gold nos presenta y alcanzando buenas plusmarcas.

Si Wario sabe que funciona, no lo cambia

En WarioWare Gold se encargan de dejarnos claro que Wario es un aprovechado y que intentará conseguir el máximo dinero posible con el mínimo esfuerzo. Eso siempre ha justificado los apartados visuales “cutres” de WarioWare, que tienen que dar la impresión de haber sido hechos por amateurs. Sin embargo, ese carácter recopilatorio y de homenaje lleva a que esos más de 300 microjuegos se agoten enseguida para un jugador veterano de la serie: la mayor parte de ellos son una especie de remake de los originales que ya vimos en GBA, DS y Wii. Algunos se reimaginan, otros se readaptan y otros simplemente reciben una mejora visual.

Eso representa un problema para aquel usuario que ya los ha jugado: sumando eso a su experiencia previa en la serie, este WarioWare Gold se le acabará muy pronto. Enseguida descubrirá cómo superar los retos y su carácter rejugable se reducirá para él, aún a pesar de los nuevos extras y los microjuegos completamente nuevos que trae este título.

Cabe destacar, sin embargo, el interés de Intelligent Systems por ofrecer rejugabilidad y nuevos modos. Que incluya todos los estilos (táctil, botones, micrófono y movimiento) es un acierto, así como las versiones “Ultra” y “Wario Deluxe”, que son un auténtico reto para los usuarios más experimentados. De la misma forma, es el WarioWare con más y mejores extras, ya que encontramos no solo minijuegos y curiosidades, sino un taller de doblaje para que grabemos con nuestra voz las escenas, secretos en forma de números de teléfono ocultos, una pequeña galería con la historia de Nintendo, alarmas para usarlas como despertador…

También es importante que remarquemos los más de 50 microjuegos presentes en WarioWare Gold que nos cuentan la historia de Nintendo, que han pasado de ser una curiosidad a un auténtico valor de interés para aquellos con curiosidad por conocer el legado de la marca. Por otra parte, las escenas que cuentan las historias individuales de los personajes son las más cuidadas de la serie, estando incluso por encima de las de Wii: todas ellas están muy bien dibujadas y animadas, completamente dobladas al español (a pesar de su baja calidad, aunque recordemos que se pueden poner las voces en inglés) e incluso puede decirse que la trama está algo más trabajada que de costumbre.

WarioWare Gold es un videojuego muy divertido, pero resulta ser, en muchas cosas, el ejemplo perfecto de “más de lo mismo pero más y mejor” que a veces se aplica en la filosofía de Nintendo. La idea de hacer un recopilatorio homenaje de la saga es buena, pero limita mucho su capacidad de innovación, más teniendo en cuenta que un nuevo WarioWare era algo necesario y que los fans pedían a gritos.

  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
  • 7.5/10
    Gráficos - 7.5/10
  • 7.6/10
    Sonido - 7.6/10
  • 3.7/10
    Innovación - 3.7/10
  • 8/10
    Duración - 8/10
7.5/10

Resumen

WarioWare Gold es justo lo que promete: una especie de “recopilatorio definitivo” de grandes microjuegos clásicos de la saga junto a otros nuevos que suman más de 300 experiencias de unos pocos segundos. Sin embargo, esa característica se convierte en un problema para el jugador más veterano, que ya conocerá más de la mitad del contenido que este videojuego le puede ofrecer. Aún así, es muy recomendable para un fan de la serie por sus nuevas opciones, grandes curiosidades y rejugabilidad, que evidentemente será más limitada para aquellos con experiencia.

Si este fuera un juego completamente nuevo, estaríamos ante una pieza clave de la saga. Sin embargo, este “Gold” no brilla lo suficiente como para medirse de tú a tú con los mejores WarioWare, que siguen siendo Inc (GBA, 2003), Touched! (DS, 2004) y Smooth Moves (Wii, 2006). Aún con todo, hay que reconocer el buen trabajo hecho por Intelligent Systems: es un videojuego que sienta muy bien a Nintendo 3DS y el buen WarioWare que no terminaba de llegar a la consola. Además, es un título que, por primera vez, reúne todas las opciones de control de la serie. Ideal para aquellos que se inicien en la saga WarioWare y para aquellos incondicionales de la franquicia que llevaban tiempo esperando una nueva entrega: no les decepcionará.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre