Si bien era un secreto a voces, la inmediata publicación de Unravel Two fue una de las sorpresas de la conferencia de Electronic Arts del E3 2018. Una vez finalizada dicha conferencia ya pudimos comenzar a disfrutar de Unravel Two, un título tan atractivo como continuista en relación a su predecesor pero con la inclusión de un acertado modo cooperativo.

En esta ocasión este juego de plataformas y puzzles desarrollado por la compañía sueca Coldwood Interactive y distribuido por EA Games nos presenta la posibilidad de disfrutar de un multijugador cooperativo, que si bien responde de mil maravillas a la temática del título, se lamenta que no posea de funciones online para jugar junto con algún amigo.

Unravel 2 es la aventura de los yarnys (esos seres antropomórficos hechos de hebras de lana), que se diferenciarán en diseño y color. El usuario tendrá la posibilidad de seleccionarlos de un grupo limitado de diseños y motivos para nuestra criatura.

El comienzo del juego nos permite adaptarnos a las mecánicas básicas, aunque se agradecería un mayor ritmo. La curva de aprendizaje es tan gentil como para que casi cualquiera que nunca haya tocado un mando en su vida pueda emprender la aventura sin mayores dificultades.

Sin embargo, al título le cuesta coger ritmo, ya que casi en buena parte de la primera hora de una obra que no supera las cincos horas de juego (sí, es una experiencia breve) nos la pasamos con la sensación de “tutorial continuo“, algo que si bien es entendible para el jugador casual al que puede apuntar el título, sin duda puede llegar a espantar al jugador más avezado.

Menos es más, excepto cuando no

Si bien la mencionada curva de aprendizaje es gentil con los jugadores casuales, las mecánicas del título comienzan a resentirse, ya que Unravel Two parece quedarse sin ideas demasiado pronto. Las acciones en las que basa sus “retos” y una simpleza exagerada en sus diseños de niveles, terminan por jugar en contra de un juego que nos deja con la sensación de haber podido dar más de sí mismo. No llegaremos al 40% de su avance (de su historia principal) para darnos cuenta de que venimos haciendo lo mismo desde hace un rato, resulta claro que Unravel Two no es el Dark Souls de los juegos de puzles. Realmente preferiría que optase por ser más arriesgado y no conserve la meseta apreciativa en la que parece “sentirse” cómodo.

Sin duda y haciendo honor al título de este análisis, donde brilla con luz propia es en esas situaciones casuales, estando en compañía de un segundo jugador, donde recogeremos anécdotas que nos sacarán más de una sonrisa cuando la coordinación falle.

Bonito sí, eso sin duda

Cabe mencionar que el apartado puramente técnico de Unravel Two es algo pobre. No ocurre lo mismo con su repertorio estético, que aún teniendo en cuenta el peso de la subjetividad y el puro gusto individual es realmente precioso. Unravel Two es muy bonito. Sus entornos, sus close-ups, la paleta de colores utilizada o incluso ese juego con la profundidad de campo nos dejan (como otros exponentes) una más que satisfactoria sensación 2.5D. De hecho, esto es algo en lo que Unravel Two parece hacerlo todo bien. Aún así, cabe destacar que posee alguna que otra “manchita” al toparse con objetos del entorno que deberemos usar y a veces se fusionan por demás con ese fondo.

Un buen cuento requiere buena música

Sin pegas y sin sorpresas, así es como se aprecia Unravel Two en el aspecto musical, con una relación directa con el entorno y estilo estético. Este es otro de los apartados destacados del título, quizá le juega en contra esa “meseta” en la que suele recostarse el ritmo del juego, para entregarnos melodías con mayor epicidad, pero sin duda no se le puede achacar que no está a la medida perfecta para lo que ofrece este Unravel Two.

  • 8/10
    Jugabilidad - 8/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 8.5/10
    Sonido - 8.5/10
  • 5/10
    Innovación - 5/10
  • 7/10
    Duración - 7/10
  • 7/10
    Historia - 7/10
7.3/10

Resumen

Unravel 2 fue un soplo de aire fresco en medio de la conferencia de EA del pasado E3 2018, pero no se queda en eso. De hecho, nos regala momentos muy entretenidos -en compañía- y es una continuación a la altura de las expectativas. No obstante, su falta de ambición parece jugarle en contra y dejarnos esa sensación como de golosina muy sabrosa pero que agota su fórmula demasiado pronto.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre