Nos encontramos ante un llamativo título indie desarrollado por Vlambeer y distribuido por Devolver Digital. El juego tiene como pilar central una curiosa mecánica: ¡Morimos cada 60 segundos! Con ello presente, debemos recorrer el mundo y resolver los puzles tan rápido como podamos. Una aventurilla que sin duda nos recordará a los The Legend of Zelda clásicos pero que afrontaremos de forma muy distinta gracias al hándicap de la cuenta atrás. Tic-Tac Tic-Tac.

La historia es bastante simple. Nuestro protagonista encuentra una espada en la playa, y al recogerla le cae una terrible maldición: ¡Morirá cada 60 segundos! Revive en su vivienda cada vez, pero con una esperanza de vida de otros 60 segundos. La única opción que tiene es llegar hasta la fábrica de donde salió la espada y acabar con la maldición.

En esta epopeya, nuestro protagonista conocerá todo tipo de personajes, aunque desgraciadamente ninguno de ellos es realmente memorable. Quizá es porque no se profundiza en ninguno de ellos, y solo tienen entre 2 y 3 lineas de diálogo. Una lástima, ya que más de uno tenía potencial para ser algo más.

Mundo Monocromático

El juego recuerda a uno de la vieja escuela, concretamente a juegos de la Game Boy con un mundo pixelado y dividido en “pantallas”. La idea de este mundo puede asemejarse a títulos como los The Legend of Zelda clásicos. La forma de explorarlo también guarda similitud, ya que al conseguir ciertos objetos obtenemos una habilidad que nos abre nuevas formas de avanzar.

Apuesta por una estética propia, monocromática y llamativa para destacar entre los demás. Solo utiliza los colores blanco y negro: esta elección monocromática es para darle más personalidad, dotarlo de una característica única, pero es necesario algo más, y aquí entra su estilo a lo Hora de Aventuras. El diseño de sus personajes, tal y como vemos en el arte oficial, están claramente influenciados por la mítica serie de televisión.

Con estos elementos parece crear algo propio, aunque no lo consigue del todo.
El píxel art puede llegar a ser una maravilla, pero en este caso, no está tan bien trabajado como para transmitir la estética que pretendían alcanzar. Y si añadimos la ausencia de color, más de uno calificará estos gráficos de “sosos”.

La música es otra pieza clave para ambientar el mundo. Cada zona tiene la suya propia, pero ninguna de aquí es destacable y memorable. Sí que recuerda a la música utilizada en los juegos de la era Game Boy, pero simplemente es eso, aceptable.

¡Te doy 1 minuto!

La jugabilidad es el punto fuerte del juego, lo más interesante, sin duda. Jugamos en todo momento a contrarreloj, sabiendo que en un minuto vamos a morir y empezar desde el último punto guardado. Esto nos obliga a explorar y superar los puzles a toda velocidad, con la muerte pisándonos los talones.

Los puzles están diseñados con esta mentalidad. Por lo tanto, la dificultad radica en obstáculos y artimañas que nos hacen perder valiosos segundos, enigmas y laberintos que deben superarse en un abrir y cerrar de ojos, o en eliminar enemigos a la velocidad del rayo.

Crear un juego que se base enteramente en el tiempo en contra es una idea muy interesante, aunque hemos de recordar que no es completamente nueva. The Legend of Zelda: Majora’s Mask (2000), ya jugaba con esta idea, pero su competidor más similar es Half Minute Hero (2009). Este último parte de la misma premisa: resolver puzles en pocos segundos para avanzar.

Pero a pesar de estos referentes, Minit es único y da un nuevo paso. De hecho, ofrece un mundo por explorar. En Half Minute Hero, saltábamos de puzzle en puzzle, mientras que en Minit podemos recorrer su mundo libremente. Le da una vuelta a la exploración, ya que la dificulta mediante la prisa que mete al jugador. Es una forma curiosa de “esconder” secretos. Al obligarte a correr, te quita tiempo de fijarte en detalles y pueden ocultar elementos que en un juego habitual no pasan tan desapercibidos.

Pese a estos puntos positivos, encontramos también de negativos. La mayoría de los puzles no son complicados, radican en llegar y ser veloz. Fallas el primer intento por tiempo, y desconocimiento del puzzle, pero a la siguiente, posiblemente lo saques sin mucha complicación.

Por suerte, contamos con el “Segundo Intento”, un nuevo modo que aparece al pasarnos el juego. En primer lugar, contamos con un solo corazón, lo que se traduce en que cualquier golpe de un enemigo nos eliminará al instante. A continuación tenemos la espada, que ahora está rota y cuenta con menos rango. Algunos puzles estarán modificados, pero lo más destacable, es que ahora en lugar de contar con 60 segundos, dispondremos solamente de 40.

3,2,1…TIEMPO

Irónicamente, el tiempo, concretamente la duración, es uno de los puntos que echarán atrás a más de uno. En poco más de dos horas posiblemente te lo hayas pasado.

El segundo modo cambia algún puzle, pero sigue utilizando el mismo mapa y los principales elementos siguen igual. Existe un tercer modo, pero es el mismo que el primero con otro personaje y sin tiempo.

Estas modalidades pueden añadir alguna hora, al igual que encontrar todos los secretos y completarlo al 100%. Pero no añadirán mucho más y acabarás con la sensación de que ha sido una aventura efímera.

0

Inicio Foros Análisis de Minit — Tienes 60 segundos

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Jordi Muntaner hace 4 meses, 1 semana.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.