Es 1986 en California. Un grupo de amigos descubre una misteriosa piedra rosa que permite viajar entre dos reinos. La pandilla vivirá el verano de sus vidas… 

Con esta premisa Fourattic nos introduce en Crossing Souls, el que hasta ahora es su primer título, que después de pasar por Kickstarter llegó en un primer lugar a Playstation 4 y PC. Y Ahora toca el turno de Nintendo, con una Switch que parece ser la plataforma ideal para lo indie y a la que esta nostálgica aventura parece irle como anillo al dedo.

Nostalgia pura

Desde las primeras pinceladas de su pixel-art, hasta sus sintetizadores (de los cuales “hablaremos” luego) Crossing Souls derrocha nostalgia.

Nostalgia de una época dorada para muchos, con algunos de los mejores y también más bochornosos -para qué negarlo- elementos de la cultura pop. En esta aventura de acción, con elementos de beat em’ up, plataformas y hasta algunos tintes de RPG, tomaremos el mando de un heterogéneo grupo de amigos, que servirá entre otras cosas para hacernos con el uso de diferentes habilidades, así como de combustible de su narrativa para las interrelaciones que iremos descubriendo poco a poco.

La historia nos sumerge en una aventura clásica, que parece estar por encima de las posibilidades de nuestro audaz equipo. No obstante, el sentido de pertenencia del grupo y la amistad fortalecerán psicológicamente a nuestros héroes por azar, a modo de permitirnos percibir cierta progresión a nivel emocional de cara al desenlace de la aventura. Y es que Crossing Souls guarda entre sus callejones pixelados y sus referencias, y diálogos cliché, una gran historia de superación. Sin embargo, no hablaremos más de ella por el momento, de forma que vosotros podáis disfrutarla.

Una aventura rimbombante y fantástica

Si antes decíamos que nuestra aventura ponía a los protagonistas en una situación por encima de sus posibilidades y a nosotros como cómplices de esa épica, es precisamente porque lo que comenzará como una travesura de niños terminará en un tren de combate entre seres paranormales, una conspiración interdimensional y un antagonista principal sediento de poder y destrucción.

Mientras avanzamos en Crossing Souls, la narrativa del título nos muestra ambas caras, la inocencia y lo intrépido de este grupo de chicos de un suburbio americano con ansias de descubrir todas las posibilidades de la vida y la juventud, así como la miseria y ambición más ruin de personajes oscuros e inescrupulosos -quizá demasiado oscuros-. Sin entrar en ningún spoiler, no serán pocas las veces que el guion gire hacia un tono más adulto, un tanto disonante con la puesta en escena colorida y casi risueña del juego.

La nostalgia y sus limitaciones

En el apartado netamente jugable el título de Fourattic combina el beat em’ up clásico de los 16 bit, con las plataformas y elementos de rol, esto último en tanto y en cuanto deberemos aprovechar las fortalezas de cada miembro del grupo (de un total de cinco) para sortear obstáculos y enemigos.

Si bien jugablemente no es un fracaso, debo decir que se trata de su aspecto más débil, ya que aunque recurra a revivir la sensación de alguno de los clásicos de los 8 o 16 bits, su ejecución no siempre está a la altura de esta obra en general, además de no aportar novedad alguna a las ya antes vistas escenas de combate con múltiples enemigos -que no ofrecen casi resistencia- que solo requerirán esquivar y atacar en repetidas ocasiones, como también la clásica “devolución de proyectiles” a un enemigo en concreto para sortear sus defensas. Quizá por esa capa tan “clásica” que recubre a Crossing Souls, es que sus mecánicas no arriesgan más y lo convierten en un mix de buenos elementos que ya vimos en varias ocasiones.

La emoción como pilar

Si en el apartado jugable y sus mecánicas podíamos encontrarle pegas a este Crossing Souls, en el factor narrativo y en cómo se relacionan nuestros personajes, es donde más brilla el título, sí es cierto que hay diálogos trillados y que podrían pertenecer a una de tantas series televisivas americanas de aquellos tiempos (finales de los 80 y principios de los 90) pero es precisamente ahí donde radica su talento, ya que Crossing Souls nos muestra una cara muy  cheese (o cursi para los hispanohablantes.) Y si esto podía resultar una pega o algo criticable, en mi humilde opinión, es una de sus mejores virtudes. Admitámoslo, los 80 fueron cursis, evidentes y sobreactuados; y Crossing Souls captura eso y lo trae ante nosotros 30 años después, como si siempre hubiese estado ahí.

Por otra parte, los estereotipos de los miembros del grupo no son nada que no hayamos visto antes, el líder aventurero, el sabelotodo, el buscapleitos, el fortachón de buen corazón y la chica que no quiere ser salvada por ningún príncipe.

Sí, todos están aquí, e incluso sus diálogos podemos verlos venir a kilómetros, pero… ¿es acaso un error usar los elementos que definieron la cultura popular de aquella generación, si queremos contar una historia que transcurre precisamente en aquel entonces? En lo personal no lo creo: Crossing Souls puede ser evidente y trillado en su narrativa, pero también enternecedor y muy reconocible, además de mantener el carisma y la identidad de sus personajes, aún a pesar de las señas reconocibles a otros referentes del cine o la televisión de aquellas épocas.

Un apartado musical a la altura y un poco más también

En el apartado sonoro, Crossing Souls cumple y poco más. No obstante, su repertorio musical es soberbio firmado por los artistas Chris Köbke y TimeCop1983. Melodías hechas con mucho cariño y que no solo acompañan de forma excepcional la obra de Fourattic, sino que elevan el nivel de la producción. El trabajo de estos autores está disponible en Spotify, y si escucháis este ejemplo podréis sacar vuestras propias conclusiones.

Crossing Souls está disponible en PS4, PC y Nintendo Switch. Si tenéis curiosidad sobre el juego, echadle un vistazo a la entrevista que Bitjuegos le realizó a Fourattic, compañía detrás del videojuego.

La versión analizada es la de Nintendo Switch.

  • 7.5/10
    Jugabilidad - 7.5/10
  • 8.5/10
    Gráficos - 8.5/10
  • 8.8/10
    Sonido - 8.8/10
  • 6/10
    Innovación - 6/10
  • 8/10
    Duración - 8/10
  • 8.5/10
    Historia - 8.5/10
7.9/10

Resumen

Crossing Souls nos trae toda la inspiración de las aventuras juveniles de los 80 y sin duda es un título esencial para los amantes de lo retro y una obra que merecía su lugar en el catálogo de Nintendo Switch.

Posee una historia con algunos giros inesperados y relaciones que van volviéndose más “reales” y profundas a medida que avanza el título, que nos deja una gran enseñanza sobre el compañerismo y la amistad.

De poseer un apartado jugable más inspirado, sin duda estaríamos ante un candidato a indie del año. No obstante, sus inspiraciones parecen jugarle en contra en algunos aspectos, al repetir al pie de la letra un guion ya escrito por viejos clásicos como TMNT: Turtles in Time o la mítica saga Zelda.

Con sus defectos y virtudes, los españoles de Fourattic nos entregan un título que se disfruta de principio a fin, con un ritmo bien conseguido y personajes carismáticos y reconocibles.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre