Tras descender por las minas de Chasm durante varias horas, a continuación os comentamos qué nos ha parecido el título de Bit Kid Inc. que combina elementos de plataformas, rol y metroidvania.

En Chasm, encarnamos a un soldado novato al que se le encarga investigar una serie de misteriosas desapariciones ocurridas en unas minas cercanas a su guarnición. De inmediato nos adentraremos en las profundidades de las minas y enfrentaremos de diferentes tipos de enemigos, con menor y mayor nivel de dificultad. Es una obra que atrapa en su apartado visual, pero que no termina de dar el salto de calidad para convertirse en un título memorable.

Armas, saltos y enemigos

Tal y como nos acostumbra el género (o la mezcla que intenta emular Chasm), vamos a disponer de un arsenal variado, vamos a tener varias fases de plataformeo y vamos a enfrentarnos a un buen número de enemigos, que si bien presentan cierta variedad en su aspecto y mecánicas, tienden a repetirse en exceso tras las primeras horas de juego.

En relación a su diseño de niveles, encontraremos en ese aspecto uno de los principales puntos fuertes del juego, ya que la exploración a través del sistema de cuevas para desvelar secretos que nos permitan progresar o acceder a diferentes zonas, será sin duda el hilo principal del que tirará el título. 

En relación al protagonista, podremos equiparle para la aventura con un arma principal, un arma secundaria (que consumirá un medidor de magia) y un set de diferentes piezas de armadura que podremos obtener durante la travesía o comprar en el NPC designado para tal fin. Del arsenal disponible podremos optar por dagas, espadas o látigos entre otros, y si bien existe un número interesante de alternativas, estas no parecen tener un impacto en las mecánicas de juego de forma muy notoria, por lo que una vez que demos con el látigo y su gran alcance, pocas ganas quedarán de seleccionar otra alternativa.

La estética al rescate

Sumado a un diseño de niveles que, como mencionábamos, presenta algunos momentos destacables para el jugador, el apartado artístico de Chasm también hace lo propio, en buscar de dar identidad a un título que bebe de la nostalgia y el encanto del tan utilizado pixel-art para obras del sub-género metroidvania. Esto por momentos nos entrega un diseño de personajes muy agradable y un sensación de homenaje continuo a clásicos como Symphony of The Night o incluso más atrás en el tiempo como el clásico Principe de Persia, aunque lamentablemente, toca decir que solo se trata de un envase bonito que no conserva en su interior una obra que sepa llenar la copa de la nostalgia ni el homenaje de la mejor manera.

La nostalgia y el encanto no alcanzan

Sobre una premisa estética con algo de carisma y unas mecánicas simples y por momentos efectivas, Chasm apuntaba a formar parte del grupo de indies que desde un tiempo a esta parte no para de darnos gratas sorpresas, pero no obstante la continua reutilización de sus propios recursos y la poca inspiración por jugar con su potencial, terminan por jugarle en contra a la obra de Bit Kid Inc. Esto es debido a que el título en un primer momento nos permite experimentar la sensación de estar ante otro clásico de los metroidvanias, pero diluye todo su potencial en cuestión de horas.

Mecánicas simples pero repetitivas, tanto en el personaje principal como en los enemigos, que a cierto momento del juego ya parecen más una burda nueva skin del enemigo al que enfrentamos horas atrás y una leve modificación del daño que nos realizan en sus ataques, para “simular” un escalamiento en la dificultad del título, que ya para ese momento ha agotado su curva de aprendizaje, y como estocada final un planteo de jefes finales insulso y libre de cualquier intención de desafío para con el jugador. El título parece hacer todo lo posible para agotar la ilusión del usuario dentro de un plazo más breve que el de su primer experiencia completa, ya que considerar una segunda vuelta a Chasm, esto ya sería una tarea para personas muy arriesgadas o de una tolerancia al tedio inusitada.

Chasm se encuentra disponible en Playstation 4, PS Vita y PC.

  • 7/10
    Jugabilidad - 7/10
  • 7/10
    Gráficos - 7/10
  • 5/10
    Sonido - 5/10
  • 2/10
    Innovación - 2/10
  • 5/10
    Duración - 5/10
  • 5/10
    Historia - 5/10
5.2/10

Resumen

Con una historia que no parece llevarnos a ninguna parte interesante y unas mecánicas efectivas pero limitadas, Chasm dinamita su potencial en un santiamén. Solo se mantiene como una propuesta para aquellos jugadores arriesgados y/o amantes incondicionales del género. Es una pena que no sepa aprovechar “el viento de cola” de otros grandes exponentes de la oferta indie actual y se quede tímidamente en su abismo.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Comenta!
Introduce tu nombre